Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Martes, 28 Julio 2020

No se ha encontrado cura para COVID-19, como dice video viral con la doctora Stella Immanuel

Por Daniel Funke – PolitiFact

En un video que llegó a compartir Donald Trump y que luego fue eliminado por varias plataformas de redes sociales se asegura que la cura es "hidroxicloroquina, zinc y Zitromax" y otras afirmaciones sobre el coronavirus que van en contra de la evidencia al respecto.

Este artículo fue publicado originalmente por PolitiFact el 28 de julio de 2020. Este contenido es traducido aquí como parte de #CoronaVirusFacts, un esfuerzo global liderado por la International Fact-Checking Network, IFCN (de la cual Colombiacheck es miembro), para combatir la desinformación al respecto del brote de coronavirus en el mundo.

Millones de personas, incluido el presidente de los Estados Unidos, han visto o compartido un video en el que una doctora asegura equivocadamente que hay una cura para el coronavirus y que esta es una mezcla en la que la protagonista es la hidroxicloroquina.

El video muestra a varios doctores con batas blancas dando una rueda de prensa frente a la Corte Suprema de Estados Unidos en Washington, D.C. El video aún sobrevive en redes sociales, a pesar de haber sido bloqueado por Facebook, Twitter y Youtube. Fue publicado por Breitbart, un medio conservador [de Estados Unidos].

El evento del 27 de julio fue organizado por Tea Party Patriots [los Patriotas del Partido del Té], un grupo conservador respaldado por donaciones de miembros del partido Republicano, y a él asistió el representante a la Cámara republicano de Carolina del Sur Ralph Norman.

En el video, los miembros de un nuevo grupo llamado America's Frontline Doctors [Doctores de Primera Línea de Estados Unidos] hablan de varias teorías de conspiración sin sustento sobre la pandemia por coronavirus. Una de las afirmaciones más incorrectas fue hecha por la doctora Stella Immanuel, una médica de atención primaria y pastora de Houston, conocida por hacer afirmaciones médicas extravagantes, como creer en el ADN de alienígenas.

"El virus tiene cura. Se llama hidroxicloroquina, zinc y Zitromax [nombre comercial de la azitromicina, de la que ya hablamos en varios chequeos]", dijo Immanuel. "Sé que ustedes quieren hablar de tapabocas. ¿Hola? No necesitan tapabocas. Hay una cura".

Al 27 de julio, unos 150.000 estadounidenses habían muerto a causa del coronavirus. ¿Esas muertes se habrían podido prevenir con una droga que se usa para tratar el lupus y la artritis?

No. La afirmación de Immanuel tiene varias equivocaciones.

"El virus tiene una cura"

No hay por ahora una cura conocida para el COVID-19.

Según los Centros Para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos [CDC por sus siglas en inglés], no hay un tratamiento antiviral específico para el virus. Cuidados auxiliares, como el descanso, beber fluidos, o los medicamentos para la fiebre pueden calmar los síntomas.

[Como contó Colombiacheck en un chequeo y en sus varias actualizaciones, se llegó a pensar que la hidroxicloroquina podría ayudar a tratar pacientes de COVID-19. Sin embargo, la evidencia actual apunta a que este medicamento no sirve para tratar esta enfermedad].

"La cura es hidroxicloroquina, zinc y Zitromax"

A pesar de la evidencia anecdótica de Immanuel, no se ha probado que la hidroxicloroquina por sí sola, o en combinación con otros medicamentos sea un tratamiento (o una cura) para el COVID-19.

La Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos [FDA por sus siglas en inglés] no ha aprobado la hidroxicloroquina para la prevención o e tratamiento del COVID-19. A mediados de junio, la FDA quitó la autorización de emergencia al uso de hidroxicloroquina y del medicamento relacionado cloroquina para tratar pacientes hospitalizados con COVID-19.

"Ya no es razonable pensar que las formulaciones orales de la hidroxicloroquina y la cloroquina pueden ser efectivas para trata el COVID-19, ni es razonable pensar que los beneficios conocidos y potenciales de estos productos puedan ser mayores a sus riesgos conocidos y potenciales", escribió la jefe científica de la FDA Denise M. Hinton.

La OMS y los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos también han parado sus estudios sobre hidroxicloroquina. Entre los problemas de seguridad asociados a tratar pacientes de COVID-19 con hidroxicloroquina están problemas de ritmo cardíaco, lesiones renales y problemas hepáticos.

Aunque algunos estudios han mostrado que esta droga puede ayudar a aliviar síntomas asociados a COVID-19, la evidencia no es concluyente. Pocos estudios han sido aceptados en revistas científicas con revisión de pares. Y aún se necesitan estudios grandes y aleatorios (el modelo de referencia para los estudios clínicos) para confirmar los hallazgos de los estudios que se han realizado desde que comenzó la pandemia.

En el video, Immanuel cita un estudio de 2005 que encontró que la cloroquina (y no la hidroxicloroquina) era "efectiva para inhibir la infección y la transmisión del SARS CoV", el nombre oficial del Síndrome Agudo Respiratorio. Pero el medicamento no fue probado en humanos, los autores escribieron que se necesitaba más investigación antes de llegar a conclusiones y el SARS CoV es diferente del SARS-CoV-2 [el virus que causa el COVID-19].

"No necesitas un tapabocas"

Funcionarios de la salud recomiendan que todos usen un tapabocas en público. [En Colombiacheck explicamos por qué en este chequeo].

La razón tiene que ver con cómo se transmite el coronavirus. Cuando una persona infectada tose o estornuda, expide gotículas respiratorias que contienen el virus. Estas gotículas pueden luego llegar a las bocas o narices de otras personas cercanas.

Puesto que es posible que algunas personas contagiadas con el coronavirus no muestren síntomas [como explicamos en un explicador sobre asintomáticos], las autoridades de la salud pública recomiendan que todo el mundo se cubra el rostro cuando esté en público, incluso si se sienten bien.

 

"La transmisión de COVID-19 puede ser reducida cuando se usan tapabocas sobre las caras, además de otras medidas preventivas, como el distanciamiento social, el lavado de manos frecuente y lavar y desinfectar frecuentemente las superficies que se tocan", según el CDC.

El veredicto

En un video viral, Immanuel dice que hay una cura para el COVID-19, que la hidroxicloroquina puede tratarlo y que la gente no necesita usar tapabocas para prevenir la transmisión del virus.

Todas esas afirmaciones son desacertadas. No se conoce una cura para el COVID-19, no se ha probado que la hidroxicloroquina sea un tratamiento que funciones y las autoridades de salud pública aconsejan que todo el mundo use tapabocas en público.

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Jueves, 09 Abril 2020

Falta mucho trecho para saber si la ivermectina cura la Covid-19

Por José Felipe Sarmiento

La información según la cual este medicamento “destruye el virus en 48 horas” se refiere a pruebas de laboratorio, no a ensayos clínicos en humanos. Su uso aprobado es como antiparasitario.

Se dice en las redes que un medicamento llamado ivermectina es la cura que permitiría detener la pandemia de Covid-19 porque “mata en 48 horas” al coronavirus que la causa, llamado SARS-CoV-2. El rumor se basa en los titulares que ha generado un estudio elaborado en Australia.

Varios trinos dicen que la ivermectina mata el coronavirus de la covid-19Publicación de Facebook que promueve la ivermectina para tratar covid-19

Esa interpretación es cuestionable y peligrosa porque exagera los alcances de lo que dice la investigación. Desde el título, el artículo aclara que esa droga inhibe la capacidad del virus para replicarse ‘in vitro’, es decir en células cultivadas en laboratorio. No se ha comprobado su efectividad en pacientes contagiados de la nueva enfermedad respiratoria.

Precisamente, “el siguiente paso” frente a un posible tratamiento contra el Covid-19 basado en ivermectina es “descifrar si la dosis que podemos usar en humanos va a ser efectiva”. Así lo hizo saber la bioquímica Kylie Wagstaff, una de las autoras del documento, desde el primer comunicado que emitió la Universidad Monash, donde trabaja, sobre el hallazgo del experimento (la capacidad del medicamento para controlar la reproducción del virus hasta hacerlo desaparecer de las muestras en un lapso de 24 a 48 horas).

Como lo detallamos en un explicador, la consecución de un medicamento es un proceso largo. No solo debe servir en muestras aisladas sino que también debe probarse primero en animales y luego en personas enfermas, para descartar posibles efectos secundarios y determinar las dosis adecuadas, así como la mejor forma de administrarlas. Aunque pueda parecer que en este caso hay camino adelantado por ser una droga que ya se usa en humanos, esto es insuficiente porque su función es otra y, hasta ahora, no ha demostrado utilidad como antiviral.

Según los antecedentes que da el texto académico, se han probado efectos de la ivermectina contra diferentes virus, desde el que provoca el sida hasta el causante del zika, pero casi siempre en laboratorio. Solo menciona un experimento exitoso en animales, que aumentó la supervivencia de ratones con pseudorrabia, y un ensayo fallido en personas publicado en 2018, que se enfocó en tratar el dengue de pacientes en Tailandia: “encontró que una sola dosis diaria era segura pero no producía beneficios clínicos”, resume.

Por ahora, la ivermectina solo se usa en humanos como antiparasitario. En los datos del Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima), hay nueve registros de medicamentos vigentes con esta sustancia como base, otros cuatro en trámite de renovación y 13 vencidos. Las indicaciones de la gran mayoría son contra piojos, sarna, ácaros o infecciones producidas por gusanos en los intestinos u otros órganos. También hay una crema para las lesiones de la piel por rosácea.

Esto coincide con la información que da la enciclopedia médica digital MedLinePlus sobre los usos del fármaco en tabletas o loción. También concuerda con las enfermedades que aparecen relacionadas al buscarlo en la versión en línea de los Manuales MSD.

Incluso las aplicaciones en veterinaria son similares. La ivermectina se usa sobre todo en ganado bovino y porcino, aunque también en caballos y perros, entre otros mamíferos. En los registros del Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) están aprobadas diferentes presentaciones y dosis, según la especie, para tratar enfermedades provocadas por parásitos que van desde gusanos gastrointestinales hasta insectos como las garrapatas o los nuches (larvas de una especie de mosca).

En las mismas redes sociales donde se regó la desinformación sobre esta supuesta cura al Covid-19, varios profesionales de la salud también han hecho las claridades necesarias sobre los alcances del estudio australiano. Por ejemplo, la farmacéutica y biotecnóloga Sandra Pitta Álvarez, que trabaja en el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) de Argentina, calificó de “irresponsables” algunos titulares de prensa al respecto y recordó que las drogas que funcionan en laboratorio no siempre tienen los mismos resultados en seres vivos.

El médico infectólogo Carlos Arturo Álvarez Moreno, profesor de la Universidad Nacional de Colombia con doctorado en Ciencias Biológicas, escribió que la investigación sobre la ivermectina contra el Covid-19 “no significa que se recomiende su uso mañana, pero sí es una esperanza”. Por su parte, el internista mexicano Ramiro Esparza Pérez señaló que son hallazgos “muy preliminares”.

“Ojalá no se repita la historia de la hidroxicloroquina”, agregó el segundo. Este otro medicamento también ha sido promovido como posible tratamiento contra la nueva enfermedad, a pesar de que tampoco hay evidencia científica suficiente para sustentarlo, como concluimos en otro chequeo. Las afirmaciones cuestionables sobre la efectividad de esa y otras medicinas contra el coronavirus SARS-CoV-2 incluso han afectado la disponibilidad de los fármacos para quienes sí los necesitan por tener enfermedades para las que su uso sí está aprobado.

Por eso, el rumor de que la ivermectina puede curar el covid-19 es igual de cuestionable y peligroso. Hay un experimento de laboratorio con resultados y antecedentes que permiten apuntar en esa dirección, pero falta mucho camino para saber si funciona en seres humanos.

Especial mentiras y verdades sobre el coronavirus