Pasar al contenido principal

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Lunes, 08 Junio 2020

Sí, Buenaventura tiene la tasa de letalidad más alta del país por COVID-19

Por Mónica Ospino Orozco - RedCheq

La secretaria de salud del Valle del Cauca manifestó su preocupación por la situación de contagios en Buenaventura. Contrastamos sus declaraciones y aunque confunde algunos conceptos, encontramos que la funcionaria tiene razón.

“Lo de Buenaventura es dramático, tenemos un índice de positividad de las pruebas del 25 por ciento, tenemos la letalidad más alta del país. Uno cuenta la letalidad, es decir, la tasa de mortalidad, por el número de habitantes y el número de personas fallecidas. En este instante Buenaventura ocupa el primer lugar en tasa de contagios sin control y en tasa de letalidad, es decir, las personas que enferman por Covid y mueren”.

Esto afirmó la secretaria de salud del Valle del Cauca, María Cristina Lesmes, el pasado jueves 28 de mayo en una entrevista para varios medios y que el diario El País subió a su página de Facebook .

En efecto, la situación de contagio y fallecimientos en el principal puerto sobre el Pacífico es dramática a la luz de las cifras, pues de acuerdo con el más reciente reporte del Instituto Nacional de Salud, INS, al 5 de junio de 2020, en Buenaventura (Valle del Cauca) ya hay 596 contagiados con COVID-19 y de ellos, 38 fallecidos.

El INS fija, de acuerdo con sus análisis estadísticos, la tasa de letalidad en Buenaventura en 6,38 por ciento, porcentaje que supera a ciudades como Bogotá que tiene una letalidad del 2,42 o Cali en donde la tasa de letalidad es del 4,44 por ciento. 

Y es que en Colombia la tasa de contagios ha seguido su propio patrón, como ya lo evidenciamos en Colombiacheck con este explicador sobre los datos de la mortalidad en el país.

 Sin embargo, la otra parte de la afirmación de la secretaria Lesmes, da lugar a confusiones, pues ella afirma que “uno cuenta la letalidad, es decir, la tasa de mortalidad, por el número de habitantes y el número de personas fallecidas”.

Pero para la epidemióloga y docente de la Universidad Javeriana de Cali, Diana María Caicedo, “la letalidad es el número de casos entre la población que sufre la enfermedad COVID-19. Las limitaciones para conocer su verdadero valor es que no se sabe con certeza cuántas personas han estado contagiadas por el virus SARS-CoV-19, dado a que no se le hace muestra a toda la población y ya se conoce que hay un alto porcentaje de asintomáticos (aproximadamente 80 por ciento) que no están siendo identificados por el sistema en su totalidad. Entonces la letalidad que se está estimando, a la que creo se refiere [Lesmes], es la proporción de muertes entre los casos confirmados por COVID-19, es decir los casos que se conocen. Lo otro es que mortalidad no es lo mismo que letalidad. La mortalidad es el número de muertes sobre la población total de un territorio”.

En ello coincide la también epidemióloga y periodista Tania Valbuena, quien al analizar los datos del INS actualizados en el boletín epidemiológico No. 21 siente la misma preocupación que la secretaria María Cristina Lesmes sobre el dramatismo de la situación en Buenaventura, pero disiente en la definición que la funcionaria hace de tasas de mortalidad y letalidad.

“La tasa de mortalidad es un estimador del riesgo absoluto de morir. Es decir, la mortalidad hace referencia a las defunciones entre la población total (sana o enferma). En ocasiones se sospecha que una enfermedad determinada está causando un elevado o inusual número de muertes. Es de interés conocer cuántas de las personas enfermas mueren, es decir, la proporción de casos fatales entre el total de casos. En una situación epidémica, a este cálculo se le llama tasa de letalidad y es particularmente importante para evaluar la severidad de una epidemia”, dijo Valbuena. 

Entonces, para dejarlo más claro:

Letalidad: Cuántas de las personas enfermas de una patología particular mueren. 

Esta sería la fórmula de cálculo en el caso de Buenaventura:

Mortalidad: Riesgo absoluto de morir de las personas sanas o enfermas en un periodo de tiempo y en un lugar particular.

La fórmula de cálculo sería: 

*Según el Dane.

La secretaria Lesmes confundió los dos términos pues quería decir que  Buenaventura tiene la tasa de letalidad más alta del país, pero habló de mortalidad. Pues de acuerdo con la epidemióloga Valbuena, “en una situación epidémica, a este cálculo se le llama tasa de letalidad y es particularmente importante para evaluar la severidad de una epidemia”. 

Casos de especial atención

En este momento hay tres casos de especial atención para el Instituto Nacional de Salud: los distritos de Santa Marta en el Magdalena, Buenaventura en el Valle del Cauca y el departamento de Nariño. En estas tres zonas del país la preocupación reside en que los contagios han ido creciendo con rapidez y la tasa de letalidad es más alta que la del país, que hoy está en 3,1 por ciento.

De acuerdo con el Boletín Epidemiológico No. 21, en Santa Marta, la tasa de letalidad por COVID-19 es 6,3 por ciento; en Buenaventura es de 6,38 mientras que en Nariño es de 4,7 por ciento.

Es por eso que en el puerto sobre el Pacífico, la Alcaldía Distrital endureció las medidas para todo el mes de junio; cada fin de semana, de jueves a domingo habrá ley seca en todo el municipio y sus corregimientos, medida que estará vigente hasta los lunes cuando éste sea festivo. 

Adicionalmente, la secretaria de salud de Buenaventura, Francy Esther Candelo, ha intensificando la búsqueda de pacientes sospechosos por COVID-19, inicialmente en los sectores con mayor incidencia del virus. “La actividad en las calles de ir casa a casa le permitirá obtener mayor información y diagnóstico para la toma de decisiones” y se ha confirmado que se estarán realizando al menos 500 muestras diarias.

Con estas evidencias, concluimos que las afirmaciones de Lesmes son verdaderas, pero inexactas en los detalles.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Jueves, 18 Junio 2020

No, termómetros ‘láser’ no dañan la retina

Por Adolfo Ochoa Moyano

En audios de Whatsapp y videos en Facebook aseguran que el láser de los aparatos puede afectar los ojos. Expertos en oftalmología contradicen esas versiones.

En audios de Whatsapp y en un video que rota por Facebook circula una alerta sobre los supuestos daños que pueden causar a los ojos los termómetros infrarrojos que se usan para medir la temperatura de las personas en lugares como supermercados y bancos, durante de la emergencia causada por el coronavirus. 

“No permitan que les tomen la temperatura con una pistola de termómetro láser directamente a la cara, porque si el rayo láser les toca los ojos podría provocarles un problema en la retina”, dice uno de los audios.

En otro, se asegura que el láser del termómetro “penetra hasta la retina” y eso puede causar lesiones como “pérdidas de la visión” porque “el mecanismo emite radiación en el infrarrojo medio y lejano, de entre 400 y 1100 nanómetros, (la cual) es absorbida en la superficie del ojo, puede producir quemaduras en los tejidos externos del ojo e incluso abrasión en la córnea”.

Para verificar esta información, le preguntamos al oftalmólogo y retinólogo de la Clínica Oftalmológica de Cali, Hugo Ocampo, y nos afirmó que es imposible que esas lesiones ocurran mientras se toma la temperatura. 

“Los aparatos recogen radiación, no la emiten. Lo que hace el termómetro infrarrojo es captar la temperatura corporal que produce radiación infrarroja y el sensor la mide”,  dijo Ocampo, quien también es docente de la Universidad del Valle y quien grabó un video desmintiendo estas versiones.

El retinólogo agregó que el láser rojo que es visible desde el termómetro no es el que recoge la información, sino que sirve para dirigir el aparato hacia dónde se quiere tomar la temperatura. En otras palabras, es una suerte de apuntador. 

“El láser rojo se usa es como una guía para apuntar, no quema, no emite calor. Es lo mismo que se usa en las operaciones de los ojos, lo que se hace con el láser rojo es marcar, pero el que hace el trabajo no es visible siquiera”, agregó Ocampo.

“No tiene fundamento que se diga que ese láser puede provocar cortes o abrasiones. Para hacer cortes se necesitan láser de alto poder de energía y con una longitud de onda diferente. Eso es imposible con un termómetro que mide la temperatura corporal”,  concluyó el especialista.

Sobre el funcionamiento técnico de los termómetros, encontramos distintos manuales de uso de compañías fabricantes que validan la explicación del médico Ocampo. 

En esta guía del producto, por ejemplo, explican que el aparato capta energía, no la produce.  “Un termómetro de infrarrojos mide la temperatura superficial de un objeto. La lentilla óptica del aparato capta la energía emitida, reflejada y transmitida por el objeto. Esta energía se recoge y concentra hacia un detector”, se puede leer en el manual. 

Pero aunque los termómetros de medición corporal no afectan la salud humana, existen termómetros de uso industrial empleados en agricultura y ganadería que sí podrían causar afectación.

La desinformación del supuesto daño en la retina causado por los termómetros ha circulado en otros países de América Latina, como Perú, donde nuestros colegas de Ojo Público, que hacen parte de la alianza Latam Chequea, publicaron la verificación Es Engañoso que ‘termómetro laser’ usado para detectar síntomas de COVID-19 pueda dañar la retina.

En la nota consultaron a Magali Buendía, integrante del Consejo Directivo de la Sociedad Peruana de Oftalmología, quien coincidió en que los termómetros infrarrojos de uso médico no emiten radiación láser. Además, explicó que “la confusión es porque hay ciertos termómetros infrarrojos de uso no médico, [que en realidad son] de uso industrial, y usan punteros para enfocar objetos a distancia a los que se quiere tomar la temperatura”.

Así que tras consultar con expertos y revisar información sobre los termómetros, calificamos como falsos los videos y audios que dicen que el termómetro ‘láser’ daña la retina.