Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Miércoles, 01 Abril 2020

Video italiano de 2015 no habla de coronavirus que causa Covid-19

Por Pablo Medina Uribe

Video de RAI en el que se discute un experimento con murciélagos y un coronavirus sí existe, pero el experimento fue llevado a cabo en Estados Unidos (no en China) y no tiene relación con el SARS-CoV-2, causante de la epidemia actual de Covid-19.

En un video que se ha vuelto viral en Facebook, un presentador español con un parche en su ojo izquierdo, muestra un video de la televisión italiana "de hace cinco años" en el que periodistas del canal público italiano RAI cuentan sobre un experimento con un virus. Según el informe, en el experimento se creó un coronavirus a partir de murciélagos y ratones para investigar el efecto de este tipo de virus en los humanos.

El video italiano es real y sí fue transmitido por el programa TGR Leonardo de la RAI en 2015. Pero tanto este programa como los científicos del estudio han aclarado que ese virus era diferente al coronavirus SARS-CoV-2, que está causando la pandemia global por la enfermedad Covid-19. Además, como ya contamos en otro chequeo, no hay evidencia de que el SARS-CoV-2 haya sido creado en un laboratorio.

Consultando con colegas en España, confirmamos que el presentador del video español es el autor José Javier Esparza, quien modera un programa del canal El Toro TV (antes conocido como Intereconomía) llamado El Gato Al Agua.

En el video viral, Esparza le da paso a un video de la RAI que, en efecto, fue transmitido en Italia el 16 de noviembre de 2015. Los subtítulos en español que se ven en el video viral corresponden a lo que se dice en italiano en el programa de TGR Leonardo, que se describe como un “noticiero científico”. Al dar los titulares de la noticia, el presentador dice: “científicos chinos crean un súpervirus pulmonar a partir de murciélagos y ratones. Solo sirve para motivos de estudio, pero hay muchas protestas. ¿Vale la pena arriesgarse?”.

Sin embargo, en su emisión del 26 de marzo de este año, TGR Leonardo abre su programa diciendo: "No tiene nada que ver con SARS-CoV-2. Habla Antonio Lanzavecchia, uno de los científicos que participó en el estudio de 2015. 'Nuestro coronavirus era diferente y no podía vivir por fuera del laboratorio'".

Aquí hay que aclarar qué es un coronavirus. Como ya contamos en un explicador, un coronavirus, como su nombre indica, es un tipo de virus con una especie de “corona” a su alrededor. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), es una gran familia de virus que causan enfermedades que van desde el resfriado común hasta enfermedades más graves como el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV) y el síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV). La pandemia actual, como mencionamos más arriba, es causada por otro coronavirus, el SARS-CoV-2.

En la entrevista de la semana pasada, Lanzavecchia, que es un inmunólogo italiano y el director del Instituto de Biomedicina Bellinzona (en Suiza), aclaró que “el virus actual es completamente diferente del virus del ‘SARS-1’ [el SARS-CoV] y también del virus que fue estudiado en 2015”.

El científico italiano también explicó que el propósito del estudio era, dado que para esa época ya había habido dos coronavirus (SARS en 2001 y MERS en 2010) que habían causado epidemias en humanos, investigar si era posible que hubiera otros tipos de coronavirus en murciélagos que pudieran, eventualmente infectar a los humanos. 

Para investigarlo, explica Lanzavecchia, en el laboratorio se simuló un virus (que, anotó, no era un “súpervirus”, como se dijo en la emisión de 2015, sino que ni siquiera podía sobrevivir por fuera de un laboratorio) y se comprobó que “potencialmente” podría infectar a humanos. El científico recalcó que ese “potencialmente” no quiere decir que haya infectado a algún humano y, de hecho, recordó que no hay ninguna evidencia de que lo haya hecho o de que, en efecto, pudiera hacerlo. 

Por otra parte, la emisión de 2015 también se equivocó al decir que este era un estudio de “científicos chinos”. Como mencionaron nuestros colegas españoles de Newtral y Maldita, TGR Leonardo reportó la historia originalmente tras la publicación de un artículo sobre el estudio en la revista científica Nature el 9 de noviembre de 2015. En ese artículo sólo se incluyen a dos autores chinos y se dice que parte del experimento se llevó a cabo en el Laboratorio Baric. Esto hace referencia al laboratorio de Ralph Baric, científico estadounidense que lideró el estudio (como lo aseguran tanto Nature como Lanzavecchia), en la Universidad de Carolina del Norte, UNC, en Chapel Hill, Estados Unidos. 

El 12 de noviembre de 2015, tres días de la publicación del estudio, Nature publicó una nota en su página para discutirlo. Allí, resumieron las conclusiones del estudio diciendo que “según los autores, los resultados refuerzan las sospechas de que coronavirus de murciélagos capaces de infectar directamente a humanos (en vez de primero tener que evolucionar en un anfitrión animal intermedio) puedan ser más comunes de lo que se pensaba anteriormente”.

Es decir, como dice Lanzavecchia en su entrevista: “quizás este estudio nos podría haber servido de advertencia de esta posibilidad de infección [de coronavirus en humanos]. Pero la naturaleza ya nos había demostrado dos veces que estos virus pueden infectar al hombre”.

En esa misma nota de Nature, sin embargo, se ha estado compartiendo como supuesta prueba de que el SARS-CoV-2 fue creada en un laboratorio. Por eso, Nature tuvo que agregar esta aclaración, en marzo de este año, al comienzo del texto:

“Estamos al tanto de que este artículo está siendo usado como base para teorías infundadas de que el nuevo coronavirus que está causando el Covid-19 fue manufacturado. No hay ninguna evidencia de que esto sea verdadero; los científicos creen que la fuente más probable del coronavirus es un animal”.

Como hemos contado en otros chequeos, se ha sospechado de varios animales como el origen del coronavirus actual, el SARS-CoV-2, como los pangolines y los murciélagos. Pero, por ahora, no se ha llegado a evidencias concluyentes. 

Lanzavecchia también concluye que “la pregunta es ‘¿cuál es la relación entre el virus estudiado en 2015 en el laboratorio de Baric y el actual [SARS-CoV-2]?' Y la respuesta es muy fácil: son dos virus completamente diferentes. Las secuencias, los análisis demuestran que son virus diferentes, que tienen orígenes diferentes y que es probable que el virus actual haya surgido de los murciélagos, pero de una cepa diferente a la que fue estudiada en el laboratorio”.

Así que, dado que El Gato Al Agua comparte un video verdadero pero dice equivocadamente de que se trata de "una investigación china" y, además, omite la aclaración importante de que el virus discutido en 2015 no es el mismo que el que ha causado una pandemia global, calificamos su información como cuestionable.

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Viernes, 20 Marzo 2020

Covid-19 sí tiene síntomas similares a la gripa, pero es mucho más contagiosa

Por José Felipe Sarmiento

Frase del MinSalud es correcta: coronavirus puede producir síntomas parecidos a los de la gripa, pero Covid-19 es más peligroso por su grado de contagio.

Durante una entrevista el pasado 10 de marzo en la emisión de la mañana de Noticias RCN, el ministro de Salud, Fernando Ruiz, dijo que la enfermedad causada por el virus SARS-CoV-2, bautizada como Covid-19, “es como una gripa normal, pero con mayor compromiso pulmonar” y enseguida explicó que este último es la razón por la que puede derivar en afecciones más severas, como la neumonía.

No es el único espacio en el que el Gobierno ha hecho pronunciamientos similares. La página sobre la pandemia en el portal del ministerio dice que los coronavirus, como familia, “causan Infección Respiratoria Aguda (IRA), es decir gripa, que puede llegar a ser leve, moderada o grave”.

El pasado 8 de marzo, dos días después de que se confirmó el primer caso en Colombia, un comunicado de Presidencia también señaló que “los síntomas del coronavirus son similares a los de una gripa”. Quien hizo esa comparación ese día fue la directora del Instituto Nacional de Salud (INS), Martha Ospina, como quedó registrado en la cuenta de Twitter de MinSalud y en medios.

El símil, sin embargo, ha sido puesto en duda por las medidas que se han tomado en todo el mundo para contener el virus.

Como contamos en otro chequeo, incluso han circulado cuadros comparativos para diferenciar esta enfermedad de la gripa y el resfriado. Pero estos son cuestionables porque “no existen síntomas que puedan diferenciar de forma confiable el Covid-19 de otras infecciones respiratorias víricas”. Esta fue la explicación que le dio el infectólogo Mario Bárcena al portal de verificación español Newtral, de donde tomamos esa nota como parte de la alianza internacional #DatosCoronavirus.

En efecto, tras hablar con varios expertos, Colombiacheck califica la afirmación de Ruiz como ‘verdadera pero…’ porque, en términos generales, tiene razón en que hay un parecido. Lo que pasa es que el “compromiso pulmonar” del que habla no se presenta en todos los casos. El verdadero problema, según los especialistas, es que se trata de una enfermedad muy contagiosa, que puede colapsar el sistema de salud aunque afecte de forma grave a un porcentaje aparentemente bajo de personas.

Los parecidos

Justamente los síntomas son lo más parecido entre una gripa “normal” y la infección por coronavirus. “Son exactamente iguales a los resfriados comunes, como tos, moco, molestia en la garganta”, le dijo el médico infectólogo Carlos Álvarez a la revista Semana, entre otros medios.

Por supuesto, no es el único que hace esa afirmación. La Escuela Médica de la Universidad de Harvard también señala ese parecido en su página de actualización permanente sobre el coronavirus de la actual pandemia, igual que la epidemióloga Lisa Lockerd Maragakis, profesora de la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, en el portal de esta institución.

El médico Francisco Sarmiento, también epidemiólogo con máster en salud pública, dice que “se puede categorizar” al coronavirus como una gripa, aunque aclara que “siempre hay un nivel de detalle” entre los diferentes tipos de gripas y de coronavirus. De acuerdo con las fuentes consultadas por Colombiacheck, el ‘pero’ a la afirmación del ministro es que trató de hacer la diferenciación con un enfoque desacertado.

El internista y neumólogo Gonzalo Prada considera que centrar la comparación en el “compromiso pulmonar”, como lo hizo Ruiz, es un error. Reconoce que síntomas como la fiebre y el malestar general son similares en ambos casos, pero señala que la afectación de los pulmones “es variable de acuerdo a cada organismo”, o sea que puede presentarse en unos pacientes y en otros no; cuando lo hace, “es muy grave”.

La epidemióloga Sonia Alejandra Milanés comparte que la diferencia “no es tanto el compromiso pulmonar”. La especialista explica que el desarrollo de neumonía a partir de la infección con Covid-19, en la mayoría de los casos, es antecedido por una condición que predispone a que el paciente llegue a ese punto. Algunos factores son la edad por encima de los 60 años, tener otras enfermedades, como hipertensión o diabetes, o estar bajo un tratamiento que debilita las defensas del cuerpo, como el que tienen que hacer quienes han recibido trasplantes.

Además, Prada destaca que la influenza (gripa) también puede complicarse y dañar los pulmones en algunos pacientes. Así, más que la diferencia entre ambos tipos de enfermedades, es otro punto en común. Pero este sí las aparta de otra confusión, que es con el resfriado común, porque este “no presenta esas condiciones”.

El rector de la Universidad de los Andes, Alejandro Gaviria, que fue ministro de Salud y tuvo a Ruiz como viceministro, también asegura que los síntomas son el principal parecido entre la “gripa normal” y el nuevo coronavirus. Otras similitudes señaladas por el exfuncionario son algunos medios de transmisión de la enfermedad y los métodos de prevención (lavado de manos con agua y jabón, aislamiento social, etc.). En esto coinciden, en su mayoría, las demás fuentes consultadas por Colombiacheck, en particular las publicaciones de instituciones académicas estadounidenses ya citadas.

¿Entonces por qué tanto alboroto?

La diferencia clave entre el SARS-CoV-2, que ha causado la pandemia de Covid-19, y diferentes virus gripales tiene más que ver con su novedad y su alto grado de contagio.

Las diferencias

El diario estadounidense The New York Times resumió bien el problema en un artículo del pasado 2 de marzo: aunque la tasa de mortalidad exacta de la Covid-19 todavía es desconocida y, según las estimaciones científicas, podría ser similar a la de una gripe estacional severa, “incluso una enfermedad con una tasa de mortalidad relativamente baja puede tener un costo enorme si un gran número de personas la contraen”.

Según Prada, “el riesgo es el mismo”. La diferencia en este caso es que “la propagación ha sido muy rápida y ha producido muchas muertes en poco tiempo, pero la influenza también mata”. El neumólogo incluso recuerda que el año pasado tuvo tres pacientes jóvenes que murieron hospitalizados por esta causa. El exministro Gaviria también hace énfasis en que la gripa produce muchas muertes y el problema en este caso es el contagio.

“El problema es que, como nadie tiene inmunidad contra este nuevo virus, los volúmenes de personas que se enferman son mucho más altos”, explica el epidemiólgo Sarmiento. Si todos se contagian al mismo tiempo, esto es lo que puede hacer inmanejable la cantidad de enfermos para el sistema de salud, en especial los que requieren hospitalización, aunque estos sean, en teoría, alrededor de 5 por ciento (las cifras aún no están claras).

Aquí hay que recordar que la mayoría de las personas infectadas es asintomática, como 
explicó Ruiz en el noticiero. La proporción estimada es de 80 por ciento de los casos. Sin embargo, esto no evita que esas personas puedan contagiar a otras y, según los expertos, la tasa de transmisión de este virus podría ser muy superior a una gripa normal.

Por supuesto, la falta de inmunidad también tiene que ver con la inexistencia de una vacuna, que a su vez se debe a la novedad del virus. Por el contrario, sí hay una vacuna contra la influenza.

Estas diferencias son más claras que la planteada por el ministro. Sin embargo, la comparación que hace de la Covid-19 con la gripa es acertada en términos generales. Por eso Colombiacheck califica la afirmación como ‘verdadera pero…’.
 

Especial mentiras y verdades del coronavirus