Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Jueves, 06 Agosto 2020

Video mezcla teorías conspirativas sobre COVID-19 e invita a la automedicación

Por Mónica Ospino Orozco - RedCheq

Ni el Covid–19 es una bacteria amplificada por la tecnología 5G, ni con la vacuna se implantará un chip. Y no, no se automedique como sugiere este video.

Un nuevo video plagado de desinformaciones y engañosas recetas de medicamentos contra el COVID-19 está rondando en Facebook desde hace varios días y ya más de 24.000 personas lo han compartido. Por eso en Colombiacheck le pusimos la lupa y encontramos que las afirmaciones allí registradas son falsas. 

Este video se nutre de varias de las teorías conspirativas que ya llevan meses circulando y que en otras ocasiones ya incluso hemos verificado como falsas. Aquí está el detalle de las desinformaciones que contiene ese popular video, que ya ha sido verificado, además, por otros medios especializados en fact-checking. 

1. “El COVID-19 no es un virus, es una bacteria amplificada con la radiación electromagnética de la 5G”.

Falso

El Sars–CoV-2, causante de la enfermedad COVID-19 es un virus, y de acuerdo con la definición de la Organización Mundial de la Salud, OMS: “Los coronavirus son una extensa familia de virus que pueden causar enfermedades tanto en animales como en humanos. En los humanos, se sabe que varios coronavirus causan infecciones respiratorias que pueden ir desde el resfriado común hasta enfermedades más graves como el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS) y el síndrome respiratorio agudo severo (SARS). El coronavirus que se ha descubierto más recientemente causa la enfermedad por coronavirus COVID-19”.

Por otra parte y como ya lo verificamos en este chequeo titulado ‘La tecnología 5G no es la causa de nuevo coronavirus’, “Carlos Lezama, ingeniero electrónico con maestría en Ingeniería Electrónica de la Universidad de Connecticut le dijo a Colombiacheck que “no hay ningún hallazgo que relacione este tipo de tecnologías con los virus. Además, la Unión Internacional de Telecomunicaciones sí establece una normatividad para el límite de radiación no ionizante a la que se pueden exponer las personas y que, cuando se supera, puede ser peligroso para la salud humana, pero esos efectos que se han encontrado no están relacionados con los virus, sino con ciertos tipos de cáncer”.   

2. “En Italia mandaron al carajo el protocolo de la OMS porque tras más de 100 autopsias encontraron que las venas estaban dilatadas y la sangre coagulada y todas las venas y arterias llenas de trombos”. 

Falso

Si bien en Italia, tras las terribles cifras de muertes ocurridas en el marco del pico de la pandemia en esa nación europea (entre marzo y abril) se hicieron autopsias con propósitos investigativos, nuestros colegas españoles de Maldita Ciencia también ya habían verificado esta afirmación y en su chequeo explicaron que aunque “es cierto que, durante los últimos meses, una investigación italiana ha llevado a cabo 38 pruebas post mortem de los pulmones de pacientes infectados por COVID-19 en los hospitales Luigi Sacco, en Milán, y Papa Giovanni XXIII, en Bérgamo, los resultados de estos análisis no concluyen lo que dice la cadena, ni mucho menos afirman haber hallado la cura”. 

Por otra parte, nuestros colegas en Venezuela de Efecto Cocuyo también habían verificado la afirmación sobre la supuesta trombosis que causa el COVID-19. Luego de su extensa indagación entre expertos médicos y científicos concluyeron que: “No es cierto que el COVID-19 no pueda derivar en una neumonía si no se trata de una trombosis, sino que según su cuadro clínico un paciente puede presentar una o ambas complicaciones con el desarrollo de la enfermedad. Es decir, alguien podría tener neumonía sin trombosis, trombosis sin neumonía o ambas”.

Sin embargo, recientemente en este artículo de revista científica The Lancet se publicaron los resultados de las 38 autopsias hechas por los italianos en el norte de ese país y encontraron que en efecto había evidencia de trombosis. "El patrón predominante de lesiones pulmonares en pacientes con COVID-19 es el daño alveolar difuso. Son frecuentes la formación de membranas hialinas y la hiperplasia atípica de neumocitos. Es importante destacar que la presencia de trombos en los vasos arteriales pequeños es compatible con la coagulopatía, que parece ser común en pacientes con COVID-19 y debería ser uno de los principales objetivos del tratamiento" con la claridad de que ese tratamiento es solo aplicable en los casos graves o críticos.

 3. “La plandemia es para vacunar y poner el chip a través de las vacunas y asesinar y controlar a la población mundial”.

Falso

En primer lugar, el término plandemia se hizo viral hace unos meses cuando la médica viróloga y activista anti vacunas, Judy Mikovits, apareció en un video, que posteriormente fue borrado eliminado, en Facebook, YouTube y Vimeo por contener información falsa sobre el nuevo coronavirus, tal como quedó bien detallado en este chequeo titulado ‘Los argumentos falsos e imprecisos de la ‘viróloga’ de ‘plandemic’

Ahora, en relación con la vacuna y el supuesto chip que nos sería implantado, es otro argumento falso que también ya verificamos, por ejemplo, con esta nota, en la que queda claro que “esta hipótesis se basa en una combinación de falsedades y de hechos verdaderos, pero inconexos. Nuestros colegas verificadores de La Silla Vacía le pusieron la lupa a esta desinformación y escribieron: “Esa teoría conspirativa mezcla dos elementos diferentes: la financiación de vacunas de la Fundación Gates y las investigaciones que se llevan a cabo sobre identidad digital”. Nada tiene que ver con implantación de chips a la población. 

No se automedique

El video invita a la automedicación y devela una serie de recetas que de acuerdo con sus autores evitarían las complicaciones del COVID-19, con especial énfasis en el consumo de aspirina y algunos antibióticos como la azitromicina.

De nuevo, automedicarse no es lo recomendado por médicos y profesionales de la salud, por las consecuencias que podrían derivarse para la salud y el bienestar, al consumir productos farmacológicos sin receta.

“Cero automedicación, mi recomendación siempre es que si se siente mal vaya a donde el médico que le mire qué es lo que tiene. Todas estas recetas son riesgosas porque no se sabe qué antecedentes tienen las personas. Ponerse a creer en recetas médicas salidas de un video no es serio ni responsable. Ahora, el tratamiento del COVID-19 es personalizado, depende de los síntomas que desarrolle cada persona y del criterio médico luego de analizar cada situación. Si no tiene síntomas no tome nada; eso quiere decir que sus defensas están bien”, le dijo a Colombiacheck el médico intensivista, director de la UCI de la Clínica Colombia de Cali, Jorge Salazar.

El video además recomienda tomar aspirina de 100 miligramos, paracetamol, té de limón e incluso el antibiótico azitromicina cada ocho horas. “Todas esas recetas son riesgosas, el acetaminofén causa daño hepático si se consume sin control. No se automedique porque se puede hacer mucho daño. Vea, el organismo está hecho para que él mismo se autorregule si usted no deja que el cuerpo haga esa función y se pone a tomar cosas le está cambiando las condiciones y después las consecuencias pueden ser graves”, insistió Salazar. 

En este sentido, por ejemplo, la Administración Federal de Drogas y Alimentos de EE.UU (FDA, por sus siglas en inglés) advierte en este artículo que “la cantidad de aspirina a ingerir es importante. Por su salud y su seguridad, es fundamental que la dosis y la frecuencia con la que la tome sean las correctas para usted. Su profesional de la salud puede decirle qué dosis y qué frecuencia serán las de más provecho, con el mínimo de efectos secundarios”.

Con todas esta evidencias, lo claro es que este nuevo video desinforma y además recomienda prácticas riesgosas para la salud humana, por lo que calificamos de falso su contenido.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Viernes, 26 Febrero 2021

Usar tapabocas no provoca que respiremos nuestro propio dióxido de carbono

Por Laura Rodríguez Salamanca

En Latinoamérica y España circula una imagen con esta desinformación. Pero los tapabocas están hechos para retener partículas, no gases. No obstruyen la respiración.

Por lo menos desde mayo de 2020 circulan publicaciones de redes sociales en Latinoamérica y España con una imagen de un tapabocas quirúrgico acompañado de varias supuestas razones por las que se desaconseja su uso. 

El principal argumento que se enuncia es que usando la mascarilla “respiras tu propio CO2 [dióxido de carbono]”, frase que está en letras grandes. Pero en la imagen también se presentan otras razones como que el tapabocas “impide correctamente la respiración”, “impide la oxigenación pulmonar”, “provoca hiperventilación”, “produce el síndrome de hipercapnia (...) por el exceso de dióxido de carbono en la sangre” e “intoxicación por micropartículas del material”.  

Todas afirmaciones falsas. También hay otras frases que no son verificables porque corresponden a opiniones, como que el tapabocas “provoca mutismo” y “produce falta de libertad física y psicológica”.

imagen_tapabocas_co2_falso 

Esta desinformación ha tenido más de 30.000 interacciones en Facebook, de acuerdo con CrowdTangle, una herramienta de monitoreo de redes sociales a la que tenemos acceso por nuestra alianza con Facebook contra la desinformación. 

Encontramos publicaciones con la imagen en páginas de esta red social como Ecorevolución, Alerta Nacional, Mensajes Cristianos de Ánimo, Chemtrails Murcia, Política para disidentes, Despertar ciudadano y La mentira llamada coronavirus. También ha circulado en Twitter

La desinformación fue chequeada previamente por varios de nuestros colegas: AFP Factual y Fast Check, en Chile; Animal Político, en México; Salud con Lupa, en Perú, y Maldita Ciencia, en España. Todos la calificaron como falsa o engañosa. 

Lo única frase parcialmente cierta de la imagen es que “los tapabocas producen sensación de asfixia”. Como explicó Maldita Ciencia en un artículo que republicamos en julio de 2020, “la sensación de ahogo que de vez en cuando podamos sentir puede ser debida a la propia incomodidad, a la ansiedad, al calor, o a la sensación de claustrofobia”. Pero esto no significa que los tapabocas generen realmente asfixia. 

“Es más bien una sensación de falta de aire, pero es porque no estamos acostumbrados. En las industrias el uso de cubrebocas médico o las N95 se usan en jornadas enteras de trabajo y no hay problema”, le dijo a AFP Factual Daniel Pahua, académico de Salud Pública de la Universidad Autónoma de México.

Los tapabocas no obstruyen la respiración

No es cierto que los tapabocas o mascarillas impidan que respiremos correctamente, generen que respiremos nuestro propio dióxido de carbono (CO2) y mucho menos que produzcan el síndrome de hipercapnia, que es un aumento de la presión parcial del dióxido de carbono (CO2) en la sangre

La razón es que, como le dijo a Colombiacheck para un chequeo anterior Camille Webb, médica infectóloga del Instituto de Medicina Tropical Alexander von Humboldt de la Universidad Peruana Cayetano Heredia, “tanto la [mascarilla] quirúrgica, como la de tela, como la N95 dejan pasar el dióxido de carbono”.

“Los cubrebocas tienen el filtro suficiente para que ingrese el oxígeno y salga el dióxido de carbono al respirar”, escribió Salud con Lupa

Así mismo, de acuerdo con los Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades de Estados Unidos, “el CO2 se libera por completo en el aire a través de la mascarilla de tela cuando se exhala o habla” porque “las moléculas de CO2 son lo suficientemente pequeñas como para pasar fácilmente a través de mascarillas de tela de cualquier material”. 

Las gotas respiratorias portadoras del COVID-19 son un poco más grandes que las del CO2 y no pueden pasar con la misma facilidad a través de los tapabocas usados adecuadamente. Por eso usarlas ayuda a reducir la posibilidad de contagio del virus, aclaran los CDC. 

Así mismo, como le dijo Anai Romero, médica de la Universidad de Guadalajara, a Animal Político, “hay que recordar que estas mascarillas están hechas para filtrar partículas y no gases”. Entonces, de nuevo, no hay posibilidad de que los tapabocas almacenen dióxido de carbono. 

El material no intoxica

El otro argumento que se expone en contra del uso de los tapabocas es que estos pueden generar “intoxicación por micropartículas del material”. Pero nuestros colegas de AFP Factual consultaron a varios expertos que descartaron la posibilidad de que esto ocurra con las mascarillas de material certificado.

“Hay dos tipos de mascarillas: las certificadas que cumplen con los requerimientos y certificados ISO. Esas no deberían dar ningún problema. Si pensamos en las mascarillas caseras, podrían usar un material que dé problemas, pero por esas no puedo hacerme responsable”, le dijo al medio Emilio Herrera, docente del programa de fisiopatología de la Universidad de Chile. 

Por su parte, Carlos Pinto, epidemiólogo del Instituto Nacional de Salud de Colombia, dijo que los cubrebocas “generalmente son fabricados con tela no tejida de polipropileno y poliéster y/o pellón de grosor medio. Es poco probable que de este tipo de materiales se desprendan partículas tóxicas para el ser humano”.

María Elisa Calle, experta en Epidemiología y Salud Pública y profesora de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid, coincidió con estas posiciones al ser consultada por Maldita Ciencia. “Tampoco nos intoxicamos con micropartículas, que no se desprenden de la mascarilla”, anotó el medio sobre este asunto. 

Colombiacheck ha revisado varias desinformaciones relacionadas con los cubrebocas (1, 2 y 3). Se ha dicho que hay riesgo de que causen infartos o cáncer, que ocasionó la propagación de un hongo infeccioso en Florida (Estados Unidos) e, incluso, que es un invento árabe para someter mujeres. Todo es mentira. 

Lo cierto es que su uso reduce la posibilidad de contagiarse de COVID-19. Así lo explican los CDC en su guía para el uso de las mascarillas:

Cuando usa una mascarilla, usted se protege y protege a los demás. Las mascarillas son más efectivas cuando todos las usan. (...)

Las mascarillas son una barrera simple para ayudar a evitar que sus gotitas respiratorias lleguen a otras personas. Hay estudios que demuestran que las mascarillas reducen la dispersión de las gotitas cuando cubren la zona de la nariz y la boca. 

Así las cosas, reiteramos que calificamos como falsa la imagen con la que se desaconseja el uso del tapabocas porque supuestamente produce que “respires tu propio CO2”, entre otras razones. Los tapabocas retienen partículas, no gases. No afectan la respiración.