Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Lunes, 05 Octubre 2020

“Apoyando a los más de 13.500 excombatientes y además cambiando sus vidas pero cambiando las con un sentido de propósito legal con garantías de no repetición”

Por Sania Salazar

Este es uno de los chequeos al discurso del Presidente Iván Duque en la versión número 75 de la Asamblea General de la ONU.

Según la Agencia para la Reincorporación y la Normalización, ARN, a corte de agosto de 2020, las personas en proceso de reincorporación eran 13.125, de los 13.934 exguerrilleros de las Farc que acreditó la Oficina del Alto Comisionado para la Paz.

Los reincorporados recibían una asignación única de normalización al inicio del proceso de dos millones de pesos, una renta básica mensual del 90% del salario mínimo y un apoyo económico de 8 millones de pesos por una vez por persona para iniciar un proyecto productivo individual o colectivo.

Si bien la implementación del Acuerdo Final continúa desarrollándose en el actual Gobierno bajo el nombre de Política de paz con legalidad, esta implementación sigue teniendo muchos problemas. Por ejemplo, el asesinato de excombatientes, situación por la que, como ya lo habíamos contado, el Partido Farc le solicitó a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, adoptar medidas cautelares a favor de los exguerrilleros de esa organización que han sido amenazados “como consecuencia de un exterminio sistemático en contra de los firmantes del Acuerdo Final de Paz. Evidenciando que el Gobierno Nacional por acción y omisión no ha garantizado las obligaciones contenidas en la Convención Americana sobre D.D.H.H.”, indica la carta enviada a esa organización.

El más reciente informe de la Misión de verificación de la ONU contabiliza en 224 los exguerrilleros asesinados desde que se firmó el Acuerdo de paz con Farc.

Otro de los aspectos de la reincorporación sobre el que ha habido críticas es la financiación de los proyectos productivos. Según la ARN, con corte al 20 de agosto de 2020, solo 4.634 excombatientes se han beneficiado de los proyectos productivos. 

El cuarto informe sobre el estado de la implementación del Acuerdo Final del Instituto Kroc de Estudios Internacionales de Paz, que comprende diciembre de 2018 a noviembre de 2019, afirma que “persisten algunas dificultades relacionadas con el acceso a tierras, la sostenibilidad de estos proyectos y el apoyo a las formas asociativas de los y las excombatientes”. Dicho informe resalta que el acceso a la tierra es importante para la reincorporación económica dado que la mayoría de los proyectos productivos son de vocación agrícola y asegura que la mayoría de los excombatientes continúan viviendo y desarrollando sus proyectos productivos en predios arrendados, lo cual afecta su sostenibilidad.

En el trabajo “En Caldas la fuerza de los proyectos productivos de Farc la ponen los exguerrilleros”, Colombiacheck evidenció este problema, pues varios de los reincorporados con los que habló en ese departamento han conseguido tierras para sembrar sus proyectos productivos pagándola con parte de la asignación mensual que reciben para su manutención. Otro grupo tiene un estanque donde producen tilapia gracias a que un resguardo indígena les cedió en comodato. Pero 28 de los 48 desmovilizados en el proceso de paz con las Farc que permanecen en Caldas seguían esperando (a 29 de febrero de este años) la aprobación de sus proyectos productivos.

Colombiacheck califica la frase como cuestionable porque si bien la cifra de Duque es aproximada, desconoce el contexto de asesinato de excombatientes y otros inconvenientes de la implementación del Acuerdo Final como las demoras en la aprobación de los proyectos productivos, pilar de la reincorporación económica de los exguerrilleros.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Lunes, 24 Agosto 2020

Con las Farc no se pactó suspensión de la erradicación de cultivos de coca

Por Sania Salazar

Aunque Andrés Pastrana asegura que Juan Manuel Santos se comprometió con Farc a suspender la erradicación, en el Acuerdo Final se pactó que esta sería una opción cuando no se pudiera sustituir los cultivos.

El expresidente Andrés Pastrana aseguró en un artículo publicado en el diario ABC que “el presidente Juan Manuel Santos, en su obsesión de firmar un acuerdo de paz con las FARC al precio que fuese. . . se comprometió con ese grupo terrorista a suspender la erradicación de los cultivos de coca”.

Colombiacheck le preguntó al expresidente en qué basaba su afirmación, pero hasta el momento de esta publicación no ha habido respuesta.

Calificamos la afirmación como falsa, pues en el Acuerdo Final sí está contemplada la erradicación forzosa de cultivos ilícitos en general, incluso la aspersión, en el caso en el que no se pueda sustituirlos por cultivos legales.

Como ya lo había explicado Colombiacheck, el Acuerdo Final firmado entre el Gobierno y la extinta guerilla de las Farc basa la solución de los cultivos ilícitos en la sustitución, es decir, en la voluntad de las comunidades y en la concertación del proceso con ellas para cambiar esa actividad por el cultivo de productos legales, pero plantea la erradicación en dos casos: cuando los campesinos no lo hagan voluntariamente o cuando, ya firmado el convenio de sustitución, las familias incumplan los compromisos sin que haya una razón de fuerza mayor o una situación fortuita. Está previsto que en esos casos se erradicará manualmente, no sin antes socializar e informar a la comunidad.

“En los casos en los que no haya acuerdo con las comunidades, el Gobierno procederá a la erradicación de los cultivos de uso ilícito, priorizando la erradicación manual donde sea posible, teniendo en cuenta el respeto por los derechos humanos, el medio ambiente, la salud y el buen vivir. El Gobierno, de no ser posible la sustitución, no renuncia a los instrumentos que crea más efectivos, incluyendo la aspersión, para garantizar la erradicación de los cultivos de uso ilícito”, precisa el Acuerdo.

Hay que recordar también que en mayo de 2015 el Consejo Nacional de Estupefacientes aprobó la suspensión de las fumigaciones con glifosato en Colombia, decisión que se tomó a raíz de una recomendación del Ministerio de Salud y Protección Social, que a su vez se basó en un estudio encargado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y realizado por la Agencia Internacional para la Investigación sobre Cáncer de los Estados Unidos, en el que se declara al herbicida como probablemente cancerígeno para los seres humanos.

Bayer, compañía que compró a Monsanto (empresa productora del glifosato) ha tenido que pagar millonarias indemnizaciones por demandas de personas que han desarrollado cáncer después de usar el herbicida.

Detractores del proceso de paz con las Farc aseguraron que la suspensión de las fumigaciones había sido una concesión del Gobierno Santos a esa guerrilla, lo que desmintió en varias ocasiones Humberto De La Calle, jefe negociador del Gobierno

“El gobierno delegado en La Habana se reservó, en casos extremos, la posibilidad de fumigar, si llegase a ser necesario. Ahí hay uno de los famosos mitos que se le ha vendido equivocadamente a la sociedad colombiana. Nadie negoció la no fumigación en La Habana”, enfatizó De la Calle.

Colombiacheck ha verificado en varias ocasiones frases de Pastrana sobre cultivos ilícitos en Colombia, cifras de delitos de las Farc y datos sobre el proceso de paz con esa exguerrilla y siempre las ha encontrado falsas.