Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Miércoles, 26 Agosto 2020

No hay evidencia científica de que Interferón Beta modificado por el doctor Klinger cure el COVID

Por Andrés Felipe Martínez - RedCheq

La fórmula usada por Julio César Klinger no está registrada ante ninguna autoridad sanitaria, ni cuenta con pruebas clínicas que muestren el resultado de su aplicación a pacientes con COVID-19.

El nombre de Julio César Klinger, médico caucano, se ha popularizado en varias poblaciones de Nariño, Cauca y otros departamentos del sur del país tras haber realizado una campaña de promoción de un medicamento con el que dice curar y prevenir el SARS-CoV-2, virus que provoca el COVID-19.

Decenas de publicaciones en Facebook dan cuenta del alcance que ha logrado el médico Klinger y su producto, particularmente en Barbacoas, Nariño, donde logró que el alcalde, Adam Rincón, y el gobernador del departamento, Jhon Alexander Rojas, visibilizaran los resultados del medicamento. 

Una de las publicaciones más compartidas en esa red social es un video producido por el medio local ‘Nariño Noticias La Original’, en la que un reportero entrevista en conjunto al médico Klinger, al alcalde Rincón y al gobernador Rojas. 

El video editado tiene la leyenda “Científico colombiano tiene la cura”, y en su descripción reseña el texto publicado por el medio Tiempo Real, titulado: “El tratamiento del Doctor Klinger que pone en riesgo a las multinacionales de la salud”.

En el video, el médico explica: 

“En Barbacoas, en tres días, logramos silenciar y estabilizar la epidemia con Interferón. Suministramos a cerca de 600 personas con casos de COVID y todos mejoraron. Esta es una herramienta que cambia el paradigma de la atención del COVID. Entre todas las medicinas que se han probado, esta es la única que ha probado ser efectiva. Ya están apareciendo reportes de China y de Inglaterra donde se demuestra que se cura el COVID-19 con Interferón puesto en las mucosas en bajas dosis”.

El médico es secundado por el gobernador Rojas: “El doctor Klinger ha venido haciendo un desarrollo importante en lo que es un medicamento como el Interferón. Aquí hay testimonios claros del doctor Klinger en su trabajo en Barbacoas”.

Y avala el alcalde Rincón: “A partir del 6 de julio, el doctor nos acompaña en Barbacoas, buscando a los pacientes sintomáticos en sus hogares. Es una solución inmediata, de prácticamente 12 horas o 24 horas donde se da la recuperación de los pacientes. Esto toca exponerlo fuera de Barbacoas en todas las comunidades”. 

La publicación más vista con este video ha sido compartida 47.000 veces, tiene 1.700 comentarios y 11.000 reacciones.

Incluso, el gobernador Rojas invitó al médico a grabar un video en el que ambos hablan sobre el tema, y que fue publicado en la cuenta oficial de la Gobernación de Nariño, donde logró 355 comentarios y más de 1.200 reacciones.

El interferón

El Interferón es un medicamento clínico ampliamente usado por sus propiedades anti-inflamatorias y antivirales. Su aplicación habitual es a través de inyección, y su uso se ha extendido para el tratamiento de esclerosis múltiple, según reseña el portal Medline Plus, de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos. 

Sin embargo, su uso no ha sido probado con aplicación inhalada o lingual, como propone el médico Klinger; y tampoco se ha confirmado hasta ahora su efectividad para el tratamiento del COVID-19.

Y aún más, la fórmula usada por el médico Klinger, como señala él mismo, es una modificación al Interferón Beta, que no está registrada ante ninguna autoridad sanitaria, y mucho menos cuenta con pruebas clínicas que muestren el resultado de su aplicación a pacientes con COVID-19.  

Consultamos al alcalde de Barbacoas, quien reafirmó que su municipio había logrado controlar la epidemia con el uso del medicamento del médico Klinger, y su “fórmula magistral” de Interferón; aunque aceptó que no se realizó un estudio clínico, y tiene conocimiento de que no es un medicamento registrado ante el Invima.

“Se logró paralizar la entrada de urgencias por COVID-19, y asimismo la remisión de pacientes graves a Cali, Tumaco y Pasto, bajó en un 90 por ciento. El médico ha venido trabajando con esa molécula a través de una fórmula magistral que es una modificación al Interferón que autoriza el Invima”, dice el alcalde Rincón.

Tal como señala el Mandatario, el Invima no ha autorizado el medicamento desarrollado por el médico Klinger. Y por ello, esta entidad decidió el pasado 7 de agosto realizar un operativo para ordenar la suspensión de las actividades de producción de la Fundación Julio Klinger, en Popayán, y decomisar las dosis del medicamento, para “salvaguardar la salud pública”. 

Según el instituto, el medicamento “no solo contraviene la normatividad sanitaria, sino que, al no contar con respaldo ni evidencias científicas, genera riesgo para la salud individual y colectiva”.

Por este motivo, y ante la ausencia de criterios clínicos por parte del médico Klinger y el uso de su medicamento, y sin el respaldo de alguna institución que haya probado su uso, se puede decir que no hay forma de comprobar su efectividad contra el coronavirus. 

De hecho, la Universidad del Cauca, donde se formó el médico, emitió un comunicado en el que niega tener relación con el producto desarrollado por Klinger. 

“El uso no hace parte de la labor investigativa de la Universidad del Cauca. Ni los docentes, ni los equipos de investigación de la institución están comprometidos con el uso de este tratamiento médico”, dice el comunicado firmado por el rector y publicado en la cuenta de Facebook oficial de la universidad. 

Pese a esto, la popularidad del médico Klinger ha llevado a que su página en Facebook supere los 12.000 seguidores. Y que sus publicaciones cuenten con cientos de comentarios solicitando el medicamento que, según el Invima, se vende a 80.000 pesos por dosis de 30 mililitros.

Barbacoas, el sexto municipio más poblado de Nariño, es el cuarto con más casos de COVID-19.  Hasta el 25 de agosto, el Instituto Nacional de Salud había confirmado un total de 529 casos del virus y 17 fallecimientos, lo que supone una letalidad de 3,2 por ciento.
 

Cura contra el COVID-19

Si bien no se puede verificar la efectividad del medicamento del médico Klinger (al no contar con una descripción autorizada de sus componentes), sí se ha extendido en el mundo la investigación del Interferón beta como posible tratamiento para el COVID-19. Sin resultados finales hasta ahora.

De hecho, es reiterada la información que circula en internet sobre el Interferón como cura o tratamiento para el nuevo coronavirus, y no solo en su variación ‘beta’, sino como Interferón ‘Alfa’ y otras formas, según se ha verificado en otros chequeos de Colombiacheck (1, 2 y 3).

La publicación científica más reciente realizada sobre el uso de Interferón Beta para el COVID-19, fue el estudio de fase pre-clínica a cargo de la farmacéutica inglesa Synairgen, que aseguró el pasado 20 de julio, que la aplicación inhalada de Interferón Beta redujo en un 79 por ciento la probabilidad de que los pacientes hospitalizados necesitaran ventilación asistida. 

Sin embargo, el estudio de la empresa británica ha sido cuestionado por tener una muestra de solo 101 personas, entre las que recibieron el medicamento, y las que consumieron un placebo; lo que representa una muestra insuficiente, según expertos citados por el diario estadounidense New York Times

Incluso, la farmacéutica no cumplió con su propio objetivo de ensayar al menos con 400 pacientes, como lo había propuesto cuando inscribió su ensayo ante la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos. Esta contradicción dejó dudas sobre los resultados.

Antes de eso, en China, al inicio de la pandemia, se realizó otro estudio preclínico con inhalación de interferón a personal médico. Pero no se continuó su investigación. 

Y más recientemente, el pasado 6 de agosto en Estados Unidos, el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID), anunció que iniciará un ensayo pre-clínico que involucrará el uso de Interferón Beta-1a, con otro medicamento.

Así pues, al menos hasta ahora, no hay estudios clínicos finales que hayan probado la efectividad del Interferón Beta para el tratamiento de COVID-19. Lo que no quiere decir que no exista la posibilidad de que más adelante se logren avances al respecto. 

De esa forma lo explica el Invima: 

“A la fecha, no existe evidencia científica que compruebe la eficacia y seguridad del medicamento Interferón Beta en la prevención o tratamiento de pacientes con síntomas asociados al COVID-19. Según lo indicado en el consenso colombiano de atención, diagnóstico y manejo de la infección por Sars-CoV-2, liderado por la Asociación Colombiana de Infectología (ACIN) en conjunto con el Instituto de Evaluación Tecnológica en Salud (IETS), si bien hay resultados de estudios preclínicos que demuestran que el interferón tipo I y II IFN beta tienen mejor eficacia en reducir la replicación del MERS CoV, en cultivos celulares, a la fecha no existen resultados robustos y su seguridad es baja, con grandes efectos adversos de relevancia clínica, razón por la que no es recomendable usar estos medicamentos por fuera de estudios clínicos autorizados”.

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud continúa reiterando que por ahora “no se recomienda ningún medicamento específico” para prevenir o curar el COVID-19.

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Miércoles, 29 Abril 2020

Diario alemán no demandó a China por el coronavirus, pero sí le exigió pagar por los daños

Por Adolfo Ochoa

En una editorial publicada el 15 de abril, BILD le pasa una factura al gobierno chino, enumerando deudas que, según el diario, tiene con Alemania por causa del virus.

Un video publicado en Facebook por la página Impacto TDN, que ha sido compartido más de 34.000 veces en esa red social, asegura que un periódico alemán “ha demandado a China”. Sin embargo, al verificar, encontramos que esta información es incorrecta.

Lo que es cierto es que el pasado 15 de abril el tabloide alemán BILD publicó una editorial, que hoy reposa en su página web y a la que se puede acceder con suscripción paga, en la que exigen al gobierno de Xi Jinping reparación económica para Alemania por los perjuicios que ha causado el COVID-19, que según expertos habría tenido su origen en la ciudad China de Wuhan.

Titulada ‘Lo que China nos debe’, la editorial detalla que la reparación costaría 160.000 millones de dólares, que equivaldrían a 29.300 millones para la industria del turismo, 7.820 millones para la industria del cine, 54.200 millones para los pequeños comercios alemanas y 1,09 millones de dólares por hora que pierde la aerolínea Lufthansa.

Pero BILD no ha presentado ninguna demanda en contra de China. De todas maneras, su publicación escaló una disputa con China.

La editorial de Bild llevó a una respuesta oficial del gobierno chino, que replicó que la exigencia del tabloide y de su director Julian Reichelt fomenta "el nacionalismo, los prejuicios y la xenofobia".

China, a través de su embajada en Berlín, contestó al artículo de Bild. La agencia de noticias oficial china Xinhua publicó la réplica del gobierno de Xi Jinping, en la que no solo rechazan la solicitud de reparación monetaria, sino que dice que Bild distrae sobre el hecho de que en varios países no se controló a tiempo el contagio del virus.

“Unos pocos políticos, expertos y representantes de medios recurren a las culpabilizaciones mutuas para distraer la atención de sus propios fallos y debilidades (en la contención de la enfermedad)", dice la carta, según cita Xinhua en su versión en español.

El director de Bild, a su vez, replicó la carta emitida por China y acusó al presidente Ji Xinping de ser presidente gracias a métodos de vigilancia a sus ciudadanos.

“Usted gobierna por vigilancia. No sería presidente sin vigilancia. Puede controlar todo, cada uno de sus ciudadanos, pero se niega a controlar los mercados de animales de alto riesgo en su país. Cualquier periódico o sitio web crítico lo cerrará, pero no los puestos que venden sopa de murciélago. No solo monitorea a su gente, sino que también la pone en peligro, y con ella al mundo entero”, dijo Reichelt en un video en el que se pregunta por qué en China no hay la misma seguridad en los mercados locales que en las prisiones y acusa a Xi Jinping de no haber revelado a tiempo que el virus se transmite de persona a persona.

Entonces, puesto que no es cierto que BILD haya demandado de manera oficial a China por los efectos del coronavirus en Alemania, pero sí es cierto que el periódico exigió una reparación económica, calificamos la información del video como cuestionable.