Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Domingo, 28 Marzo 2021

El director médico de Moderna no ha dicho que la vacuna contra el COVID-19 modifica nuestro ADN

Por Andrés Felipe Martínez

En redes sociales circula una imagen que malinterpreta las declaraciones del director médico de Moderna, Tal Zaks, durante una charla de TED de 2017. Como hemos explicado, no es cierto que las vacunas puedan modificar nuestros genes.

Desde el pasado 16 de marzo circula en Facebook y Twitter (1, 2, 3) una publicación en la que se advierte que el director médico de la farmacéutica Moderna habría “admitido” que la vacuna contra el COVID-19 modifica el ADN de los seres humanos. 

“Bombazo: el director médico de Moderna admite que la vacuna experimental de ARNm modifica el ADN”, dice la publicación.

La cadena muestra una captura de pantalla de una noticia en el sitio web nosmintieron.tv, que hace la traducción de un texto publicado por otro portal estadounidense el cual señala “en una charla TEDx Beacon Street el director médico de Moderna, Inc., una compañía farmacéutica fabricante de la inyección de tecnología de ARNm experimental, confirma la inyección de ARNm para COVID-19 puede cambiar su código genético o ADN.

La publicación web gira en torno a una conferencia brindada por Tal Zaks, director médico de Moderna, en una sesión de TED Talks de 2017, disponible para consultar en este enlace.

En su intervención, Zaks explica cómo había avanzado la investigación en vacunas de ARN mensajero, o ARNm, una tecnología utilizada para la prevención de enfermedades infecciosas como la influenza, el Zika, la rabia o el citomegalovirus (CMV).

Sin embargo, nunca señala que este tipo de biológicos “modifican el ADN” de los seres humanos y mucho menos hace referencia al COVID-19, pues es una conferencia desarrollada dos años antes de la pandemia. 

Lo que señala Zaks durante sus diez minutos de intervención es la posibilidad de crear secuencias de ARN mensajero, que es el ácido nucleico que lleva instrucciones a las células para que produzcan proteínas. 

¿Por qué habla de esto? Porque con esta tecnología se ha logrado que nuestro cuerpo produzca parte de las proteínas que contiene un virus, sin desarrollar la enfermedad. 

Al producir la proteína del virus, el cuerpo genera una respuesta inmune y se producen anticuerpos, como lo mencionamos en este explicador. De esta forma, el sistema inmunológico estará protegido ante infecciones futuras que pudieran ser causadas por el virus contra el cual ya creó anticuerpos o defensas. 

Este proceso es explicado en detalle por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos en este artículo. Y así lo resume la OMS: “Por medio de las vacunas de ácido nucleico, un conjunto específico de instrucciones se insertan en nuestras células, ya sea en forma de ADN o ARNm, con el fin de que éstas fabriquen la proteína específica que deseamos que el sistema inmunitario reconozca y contra la que deseamos que se induzca una respuesta”. 

Esto dice Zaks en un fragmento de su charla en TED:

“Nuestros órganos están hechos de células y en cada célula hay algo llamado ARN mensajero o ARNm, que transmite la información más importante del ADN de nuestros genes a la proteína, que es realmente la materia de la que todos estamos hechos. Esta es la información que determina lo que hará una célula. Entonces pensamos en él como un sistema operativo. Si realmente pudieras cambiar eso, lo que llamamos el software de la vida, si pudieras introducir una línea de código o cambiar una línea de código, resulta que tiene profundas implicaciones para todo, desde la gripe hasta el cáncer”.

Como se lee, Zaks habla de la introducción de secuencias de ARN mensajero, para producir proteínas; no habla de la modificación del ADN. 

Vale la pena recordar que el ADN es el que contiene la información genética, y el ARN permite que ésta sea comprendida por las células. Existe el tipo ARN mensajero, cuya función específica es transmitir la información desde el núcleo a los ribosomas de la célula, para la síntesis de proteínas en su interior, como lo define el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos.

La malinterpretación hace que la publicación de nosmintieron.tv que circula en redes sea calificada como Falsa, pues Tal Zaks no habló sobre modificación del ADN de los seres humanos en su charla de TED.

Una desinformación repetida

Como esta cadena han circulado distintos contenidos en redes sociales que apuntan a la posibilidad de que las vacunas contra el COVID-19 que usan la tecnología de ARNm (Moderna, Pfizer/BioNtech), puedan modificar el ADN de los seres humanos.

Sin embargo, como lo han dicho expertos en chequeos anteriores (1, 2, 3, 4, 5), no existe un sustento científico, ni evidencia que soporte tal afirmación.

Estas vacunas, como lo describen los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, “enseñan a nuestras células a producir una proteína, o incluso una porción de una proteína, que desencadena una respuesta inmunitaria dentro de nuestro organismo. Esa respuesta inmunitaria, que produce anticuerpos, es la que nos protege de infecciones si el virus real ingresa a nuestros organismos”. 

De ninguna manera modifican nuestra información genética, contenida en el ADN. En Colombiacheck realizamos hace varios meses una infografía aclarando esta desinformación: 

Así lo explicó en un chequeo anterior, Pablo Ortiz, biólogo colombiano con PhD en biología molecular de la Universidad de Puerto Rico y estudios posdoctorales en la Universidad de Massachusetts y Yale:

“Es completamente falso que las vacunas de ARNm interactúen de forma directa con el genoma (ADN). El ARNm no entraría al núcleo donde está el ADN, se quedaría en el citoplasma, por ende NO interactuaría directamente con el ADN, que es el que contiene nuestra información genética. Lo que hacen estas vacunas es inducir la expresión de anticuerpos en células inmunes para que den una respuesta más rápida y eficiente ante la infección viral, en este caso, por el nuevo coronavirus. Jamás se integrarían al ADN y no producirían cambios irreversibles en los individuos”.

Y agregó: “Para que haya cambios irreversibles en los seres humanos, todas la células (más del trillón de células que tiene cada persona), deberían ser microinyectadas en su núcleo con un ADN modificado, el cual tuviera la capacidad de integrarse al ADN nuestro, y eso aún es metodológicamente imposible”.

La desinformación sobre este tema ha circulado en redes desde que comenzaron a desarrollarse las vacunas de ARNm por parte de Moderna, Pfizer y otras farmacéuticas. Por ello, otros medios de verificación de información en el mundo, como Reuters, Newtral, Lupa, Animal Político, Facta, entre otros, también han realizado chequeos al respecto.

Jeannette Danbach Peña, médica infectóloga de la Universidad de Chile, le dijo a AFP Factual

“Las vacunas que tienen como base ARN mensajero sólo están diseñadas para que expresen determinadas proteínas y nuestro organismo logre identificarlas y producir las defensas necesarias. Por lo demás, esto es lo que hace naturalmente un virus, y no manipula nuestros genes: expresan proteínas. Este tipo de vacunas lo que hace es provocar la síntesis de proteínas del virus sin ninguno de los daños que produce la infección natural. Y no manipula el ADN humano; no podría hacerlo”.

De esta forma, ni el director médico de Moderna ha dicho que las vacunas de ARNm modifican nuestro ADN; ni sería cierto si lo dijera, pues estos biológicos no tienen capacidad para hacerlo.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Viernes, 26 Junio 2020

Es falso que los termómetros infrarrojos destruyan las neuronas

Por Adolfo Ochoa Moyano

Ya se había dicho que podían dañar la retina, pero tanto eso, como una posible afectación al cerebro, son afirmaciones que los expertos desmienten de manera tajante.

“Todas las personas que están en los supermercados y en las tiendas no les dan información de lo que hace esa pistolita. No se siente, como cuando vas con el médico y te hacen rayos X, no se siente, pero se está almacenando”, dice un video que ronda por Facebook desde hace varios días y que asegura que cada vez que se toma la temperatura con termómetros infrarrojos hay daño neuronal.

En el video, un hombre que se identifica como el doctor José Mena, agrega que: “Yo me pregunto, cuántas veces en la semana vas al súper y te están radiando precisamente en la cabeza. Hoy te matan 1000 neuronas, mañana otras 1000, pasado mañana otras 1000 y eso a la larga trae un sinnúmero de alteraciones con tu sistema nervioso central que controla tus automatismos y nunca vas a saber que fue por esa lamparita”

Esta desinformación, sin embargo, es completamente falsa. En un chequeo que habíamos hecho antes expertos nos explicaron que este tipo de aparatos no emite radiación sino que la capta y el láser con el que viene equipado no es rayo láser que irradia energía dañina para las neuronas. En realidad es un apuntador, para que quien toma la temperatura se guíe. 

“Un termómetro de infrarrojos mide la temperatura superficial de un objeto. La lentilla óptica del aparato capta la energía emitida, reflejada y transmitida por el objeto. Esta energía se recoge y concentra hacia un detector”, dice en el manual de funcionamiento de uno de estos productos. 

Y en otro se puede leer: “Cualquier objeto emitirá energía de radiación térmica infrarroja, y su temperatura superficial determina directamente el tamaño y la longitud de onda de la energía de radiación. Basado en este principio, este producto cuenta con un sensor infrarrojo de alta precisión especialmente utilizado para detectar la energía de radiación infrarroja emitida por el cuerpo humano”, reafirmando que la función del termómetro es la de captar energía, no generarla.

Además, para ese chequeo habíamos contactado al oftalmólogo y profesor universitario Hugo Ocampo sobre el funcionamiento de los termómetros infrarrojos y él nos dijo que “los aparatos recogen radiación, no la emiten. Lo que hace el termómetro infrarrojo es captar la temperatura corporal que produce radiación infrarroja y el sensor la mide”.

Asimismo, nuestros colegas de Animal.mx, quienes ya verificaron esta afirmación acerca de las neuronas y el termómetro, consultaron a Carlos Govea, instructor comercial de equipos médicos de Hergom Medical, quien descartó la afectación neuronal cuando se usa este termómetro.

“La única radiación que emiten es la de las baterías, al igual que cualquier aparato eléctrico que tenemos en casa. No emiten para nada rayos X que se apunten al cuerpo. Lo único que hace el termómetro es capturar el calor que tú ya estás emitiendo. Enviar y recibir esta información, lo hacen de manera similar y con el mismo índice de radiación (de las baterías) que los controles remotos de la TV y los controles para las consolas de videojuegos”, le dijo Govea a Animal.mx para su chequeo

Nuestros colegas de AFP, por su parte, consultaron con María Vaccarezza, neuróloga infantil del Hospital Italiano de Buenos Aires, quien les dijo que “es la primera vez que escucho esto” y agregó que si en realidad existieran riesgos para el cerebro “los neurólogos lo sabríamos”.

No, tampoco afectan la retina

Como ya lo habías dicho antes en este chequeo, es imposible que los láser de los termómetros causen daños en la retina, como lo aseguran algunas versiones en redes sociales.

Así nos lo explicó el retinólogo Hugo Ocampo cuando le preguntamos qué tan posible es que haya un daño en el ojo cuando se toma la temperatura.

“No tiene fundamento que se diga que ese láser puede provocar cortes o abrasiones. Para hacer cortes se necesitan láser de alto poder de energía y con una longitud de onda diferente. Eso es imposible con un termómetro que mide la temperatura corporal”,  dijo el especialista.