Pasar al contenido principal

Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple

Chequeo Múltiple

Viernes, 10 Julio 2020

Las recomendaciones de una ‘enfermera del Reino Unido’ son, en realidad, una combinación de desinformaciones relacionadas con el cuidado y la prevención del COVID-19

Por Laura Castaño Giraldo

La cadena recopila desde remedios caseros cuya efectividad no ha sido demostrada hasta instructivos que no funcionan para saber cuándo se está contagiado con coronavirus 

En Facebook está circulando una cadena con unas recomendaciones que supuestamente hace una enfermera de medicina general del Reino Unido para evitar el COVID-19 y para explicar qué hacer en caso de contraerlo. 

Al analizar la cadena, nos dimos cuenta, gracias a una búsqueda avanzada en Google (en inglés y en español), de que no hay tal enfermera británica que haya dado esas indicaciones. Todo se trata de una combinación de desinformaciones que ya se han desmentido en repetidas ocasiones.

De todas maneras, revisamos punto a punto las recomendaciones que consideramos verificables con su respectiva explicación y calificación.

“Cosas que deberías comprar antes de tiempo:”

“Kleenex”

VERDADERO PERO

Recordemos que Kleenex es, en realidad, una marca de pañuelos desechables. Si bien no es obligatoria su compra, la OMS recomienda “cubrirse la boca y la nariz con el codo doblado o con un pañuelo de papel”, que no necesariamente debe ser Kleenex, ya que el virus, como lo explica en su página, “se propaga principalmente de persona a persona a través de las gotículas que salen despedidas de la nariz o la boca de una persona infectada al toser, estornudar o hablar”. 

“Paracetamol”

VERDADERO

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) dijo que la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) recomienda que “cuando se comience el tratamiento de fiebre o dolor en el caso de infección por COVID-19 los pacientes y los profesionales consideren las opciones disponibles incluyendo paracetamol y antiinflamatorios no esteroides”. Incluso sugiere que se priorice su uso por encima del ibuprofeno. 

“Medicina para la tos: sea cual sea tu medicamento genérico para adelgazar la mucosidad para la tos (revisa la etiqueta y asegúrate de no duplicar el paracetamol)”

CUESTIONABLE

Según indicaciones del Consenso colombiano de atención, diagnóstico y manejo de la infección por SARS-CoV-2/COVID-19 en establecimientos de atención de la salud, publicado por la Revista Infectio de la Asociación Colombiana de Infectología, entre los medicamentos que se utilizan para el control de síntomas como la tos, en el caso de los adultos, está la dihidrocodeína en jarabe. Y en el caso de pacientes pediátricos (niños mayores a un año) “se recomienda el uso de jarabes con miel”. 

Sin embargo, la ACIN recomienda “evaluar estos síntomas sistemáticamente en las evoluciones clínicas y dejar pautados tratamientos farmacológicos por horario y a necesidad para el control de estos dado su impacto en la calidad de vida”. Es decir, es necesaria la asesoría médica para el consumo de este tipo de fármacos. 

“Miel y limón pueden funcionar igual de bien”

CUESTIONABLE

Cristian Paredes, un químico farmacéutico consultado por nuestros colegas de AFP Factual explicó que la miel “tiene descritos efectos potenciadores del sistema inmune, pero cuando su ingesta ocurre de forma continua en la dieta y no en un grado que nos permita eliminar un virus en unas semanas”.

Sobre el limón, Paredes afirmó que “es una fruta cítrica que tiene un contenido importante de vitamina C, la que en la cultura colectiva se asocia a las defensas en temporadas de invierno, sin embargo, diversos estudios han demostrado que no es así y su utilidad es netamente clínica en contextos muy limitados”. 

De todos modos, hay que tener en cuenta, como explicamos en uno de nuestros chequeos, que “aunque algunas soluciones de la medicina occidental o tradicional o remedios caseros pueden resultar reconfortantes y aliviar los síntomas leves de la COVID-19, hasta ahora ningún medicamento ha demostrado prevenir o curar esta enfermedad”.

“Vick Vaporub para el pecho también es una gran sugerencia”

CUESTIONABLE

A pesar de que la congestión nasal y los dolores son síntomas del COVID-19, como dice la OMS, y de que el Vick Vaporub “alivia temporalmente la congestión nasal, la tos y el dolor muscular producido por los resfriados”, la autoridad sanitaria no ha recomendado el uso de este producto para tratar la enfermedad. No obstante, como mostramos anteriormente, tampoco niega que algunos remedios caseros pueden ayudar a aliviar síntomas leves causados por el virus.  

Además, nuestros colegas de La Silla Vacía ya habían aclarado, en su Detector de mentiras, que el Vick Vaporub no elimina el COVID-19.

“Un humidificador sería algo muy bueno para comprar y usar en tu habitación cuando te acuestes durante la noche. (También puedes simplemente poner la ducha caliente y sentarte en el baño respirando el vapor)”

FALSO

No encontramos información sobre los supuestos beneficios que podría traer tener un humidificador en la habitación de alguien que padezca el virus. 

Por otro lado, Maldita desmintió la información que decía que inhalar vapor de agua reduce el riesgo o cura la infección por coronavirus. Incluso en un fragmento explica que esta práctica podría ser contraproducente porque puede dañar las vías respiratorias.   

“Para el tratamiento de los síntomas y fiebre superior a 38°C, toma Paracetamol en lugar de Ibuprofeno”

CUESTIONABLE

Como ya mencionamos en párrafos anteriores, la EMA sí recomienda el uso de paracetamol para tratar la fiebre y el dolor a causa del COVID-19.

Además, sí es preferible darle prioridad por encima del ibuprofeno. Sobre esto, la Organización Panamericana de la Salud dice: “Creemos adecuada la aproximación sugerida por el NHS del Reino Undio, que reconociendo la falta de evidencias respecto de efectos perjudiciales del ibuprofeno en infecciones por covid-19 no aconseja suspender tratamientos con este medicamento, pero en caso de iniciarlos prioriza el uso de paracetamol para tratar los síntomas de la infección”. 

Pero ojo: el hecho de que se diga que es recomendable utilizar primero paracetamol en lugar de ibuprofeno no significa que sea una decisión que cualquiera deba tomar a la ligera. Es necesario el acompañamiento de un profesional de la salud en el proceso. 

“¡No deberías estar saliendo de tu casa! ¡Incluso si te sientes mejor, puede ser infeccioso durante catorce días...”

VERDADERO

Como explicamos en este chequeo, “el periodo de incubación de este coronavirus puede durar hasta 14 días” y, así se esté o no contagiado, la OMS recomienda “evitar los contactos con otras personas y las visitas a centros médicos” con el fin protegerse a sí mismo y a otras personas de posibles infecciones por el virus de la COVID-19 u otros. 

“Usa guantes...

FALSO

...y una máscara para evitar contaminar a otros en casa”

VERDADERO

Con respecto al uso de guantes, la OMS dice que “lavarse las manos con frecuencia proporciona más protección ‎frente al contagio de la COVID-19 que usar guantes de goma. El hecho ‎de llevarlos puestos no impide el contagio, ya que si uno se toca la cara ‎mientras los lleva, la contaminación pasa del guante a la cara y puede ‎causar la infección”. ‎ 

Aunque la OMS ha cambiado su posición sobre máscaras o tapabocas (como resumimos en este chequeo), acutalmente esa organización recomienda que “las personas con cualquier síntoma de COVID-19 deben usar mascarilla médica, aislarse y solicitar orientación médica tan pronto como empiecen a sentirse mal con posibles síntomas de COVID-19, incluso si estos son leves”.

“Aíslate en tu habitación si no vives solo; pide a amigos y familiares que dejen los suministros afuera para evitar el contacto”

VERDADERO

La OMS indica que es necesario “autoaislarse en casa si el aislamiento en un establecimiento médico o de otro tipo no está indicado o no es posible”. Asimismo añade que los enfermos de COVID-19 deben “restringir sus desplazamientos y compartir el menor espacio posible con otros”.

“Desinfecta la ropa de cama y la ropa con frecuencia lavando y limpiando tu baño con los desinfectantes recomendados”

VERDADERO

Para el caso de los pacientes COVID-19, la OMS  aconseja “efectuar la limpieza y desinfección correctas de las superficies que se tocan en el entorno inmediato del paciente”. Sugiere que para ello “se laven y desinfecten las sábanas a máquina con agua caliente (60-90°C) y detergente para ropa. Si no es posible lavar las sábanas a máquina, se pueden dejar en remojo en agua caliente y jabón en un barril grande, utilizando un palo para removerlas y evitando salpicar”. 

“NO NECESITAS IR AL HOSPITAL a menos que:

Tengas problemas para respirar o tu fiebre sea muy alta (más de 39°C) y no esté administrada con medicamentos”

VERDADERO PERO

El médico Edwin Silva, jefe de infectología de la Clínica Shaio, le explicó a Noticias Caracol que una de las señales para acudir al hospital es la fiebre superior a 39, además de una notoria dificultad para respirar.

Sin embargo, el médico Antoni Trilla, jefe de Medicina Preventiva y Epidemiología del Hospital Clínic de Barcelona, explica en este video que lo ideal sería tener primero una consulta telefónica que funciona como triage, es decir, como selección para determinar si es necesario derivar al paciente a urgencias o no. Esto mismo lo confirma la OMS en su página web. 

Esa sugerencia coincide con lo que dice el protocolo del Ministerio de Salud sobre la atención de pacientes. Según este, la teleatención (telefónica o por videollamada) le permite a los médicos examinar las funciones físicas y mentales de los pacientes para luego tomar decisiones y acciones “teniendo en cuenta la capacidad local”. 

Este protocolo indica que se debe priorizar el aislamiento en casa, pero también hace un listado de síntomas de alerta roja que son señal para buscar atención médica inmediata. Estos son:

Disnea severa en reposo

Dificultad para respirar

Dolor o presión en el pecho

Piel fría, húmeda o pálida y moteada

Confusión

Dificultad para despertarse

Labios o cara cianótica (de color azulado o grisáceo)

Somnolencia

Oliguria (baja producción de orina)

Hemoptisis (expectoración de sangre)

Temperatura superior a 38º en pacientes con neumonía

“Hasta el momento, el 90% de los casos de adultos sanos se han manejado en el hogar con medicamentos básicos de descanso / hidratación / de venta libre”

CUESTIONABLE

Según información de la OMS, “la mayoría de las personas (alrededor del 80%) se recuperan de la enfermedad sin necesidad de tratamiento hospitalario”. La cifra se aproxima a la que dice la cadena, pero no es la misma. Sin embargo, no hace una mención específica al caso de adultos sanos. Tampoco dice qué tratamientos han recibido esas personas. 

“Niños- Un alivio importante para sus padres es que a los niños les va MUY bien con el coronavirus, generalmente se recuperan en unos pocos días (pero seguirán siendo infecciosos), solo usa la dosis pediátrica”

CUESTIONABLE

Profesionales de la salud de varios países han notado que, en general, la población infantil padece de manera leve los síntomas del virus y se enferman menos por él. Pero ojo: la OMS explica que “cualquier persona puede contraer la COVID‑19 y caer gravemente enferma”. 

La misma organización precisa que “se pueden dar casos graves en estos grupos de edad”, a pesar de que las pruebas que hay hasta ahora sugieran que “los niños y los adultos jóvenes tienen menos probabilidades de desarrollar una enfermedad grave”. 

Por eso no hay que bajar la guardia en el cuidado de los menores. El médico pediatra Sergio Laasch dijo, en una entrevista que le hizo El Tiempo sobre cómo afecta el coronavirus a los niños, que ellos “se vuelven huéspedes susceptibles de presentar una enfermedad mucho más grave” cuando tienen, por ejemplo, otras enfermedades como obesidad, diabetes o enfermedades cardiovasculares, renales o del tracto respiratorio inferior. Y resaltó que los niños también podrían “tener hospitalización, cuidados intensivos o incluso fallecer”. Así sucedió con una niña de 12 años en Bélgica y con un niño de 13 años en Londres.  

Además, hay que tener en cuenta que así los síntomas generados por COVID-19 sean leves en algunos casos, este virus deja secuelas en el organismo. Y, a pesar de que la OMS no ha revelado ningún estudio oficial que explique las consecuencias, hay investigadores por todo el mundo que están trabajando en ello. 

La Deutsche Welle publicó un artículo que explica que médicos de Hong Kong examinaron a un grupo pequeño de personas y descubrieron “una reducción de la función pulmonar y una persistente falta de aliento en algunos pacientes de coronavirus, a pesar de haber superado la infección viral”. 

En ello coincide el médico Óscar Franco, director del Instituto de Medicina Social y Preventiva de la Universidad de Berna, que le explicó a France 24 en Español que el virus “ataca las células del pulmón. Este ataque, esta inflamación, hace que luego haya una cicatrización en el tejido y se limite la función respiratoria. Muchas personas puede que necesiten oxígeno toda la vida”. 

En uno de nuestros chequeos, el médico Gonzalo Prada, internista y neumólogo, señaló que la afectación de los pulmones “es variable de acuerdo a cada organismo”, es decir, que puede presentarse en unos y en otros no y, cuando lo hace, “es muy grave”.

De todos modos, este tema todavía se desconoce en gran medida y sigue siendo objeto de estudio. La Vanguardia informó que el Hospital Sant Joan de Déu Barcelona dispuso una plataforma con la que impulsan cuatro líneas de investigación con el fin de obtener respuestas a “por qué los niños no se infectan o si lo hacen, presentan síntomas más leves”. 
 

“Esto es para informarnos a todos que el pH del coronavirus varía de 5.5 a 8.5”

FALSO

Nuestros colegas venezolanos de Efecto Cocuyo desmintieron esta desinformación. De hecho, precisaron que “el coronavirus no tiene su propio pH”. Eso mismo se lo dijo Tanimola Akande, profesora de Salud Pública de la Universidad de Ilorin, a Africa Check

¿Y por qué no lo tiene? Como explicamos una vez en Colombiacheck, “el pH es la concentración de iones de hidrógeno en una sustancia que determina su acidez o alcalinidad”. Es decir, es lo que mide, en una escala de 0 a 14, qué tan ácida o qué tan alcalina es una sustancia o una solución. 

Un virus no es una sustancia sino un agente infeccioso, por lo cual no hay forma de decir que tiene un pH de un valor u otro, cosa que sí es posible hacer con otros elementos como la sangre, los alimentos y la orina. 

“Todo lo que necesitamos hacer, para vencerle es tomar más alimentos alcalinos que estén por encima del nivel de pH del virus

Algunos de los cuales son:

* Diente de león 

* Equinacia

* Limón 

* Lima 

* Aguacate 

* Ajo 

* Mango 

* Mandarina  

* Piña 

* Naranja”

FALSO

Esto ya lo verificamos anteriormente y llegamos a la conclusión de que “no es cierto que consumir alimentos “más alcalinos” ayuden a subir el nivel de pH del cuerpo, pues el cuerpo humano tiene mecanismos para mantener el pH normal. Asimismo, no se ha demostrado que el consumo de esos alimentos tenga más o menor incidencia en la “inmunidad” frente al COVID-19”. 

“¿Cómo sabes que tienes coronavirus?

1. Picazón en la garganta

2. Garganta seca

3. Tos seca

4. Alta temperatura

5. Falta de aire”

CUESTIONABLE

Si bien estos son síntomas ante los que la OMS recomienda estar atentos, el solo hecho de padecerlos no significa que se esté enfermo de COVID-19.

El médico Álvaro Ignacio Arango, jefe de Infectología de la Fundación Cardioinfantil, le dijo a Semana que “la única forma de saber si es o fue asintomático es con una prueba de laboratorio. Un examen de sangre, de serología o de anticuerpos es la única forma”.

William Hillmann, médico del Hospital General de Massachusetts, también coincide en ello. Le dijo a The Guardian que “la única forma de saber si lo tienes es hacerte la prueba y dar positivo”.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Jueves, 23 Julio 2020

No, no se debe echar cloro, lejía ni ningún corrosivo por el inodoro para evitar la expansión del coronavirus

Por Maldita Ciencia

No sirve de nada y es peligroso para el medio ambiente.

Este artículo fue publicado originalmente por Maldita Ciencia de Maldita.es el 13 de julio de 2020. Este contenido es reproducido aquí como parte de #CoronaVirusFacts, un esfuerzo global liderado por la International Fact-Checking Network, IFCN (de la cual Colombiacheck es miembro), para combatir la desinformación al respecto del brote de coronavirus en el mundo.

Nos habéis hecho llegar un mensaje que está circulando en cadenas de WhatsApp en el que se pide añadir una cucharada de cloro a cada desagüe de los inodoros, lavabos, bañeras, duchas, lavavajillas. Este mensaje es muy parecido a otro del cual ya hablamos sobre la lejía. Echar sustancias como la lejía, que contiene cloro, por los desagües es un “atentado medioambiental”, como dice la Sociedad Española de Microbiología. Además, el agua que llega a los hogares ya ha pasado por tratamientos que eliminan o inactivan el virus. Os explicamos que sabemos.

Chequeo Maldita

El cloro es la base de la lejía y echarla por el inodoro es un “atentado medioambiental”

El elemento cloro es la base de los blanqueadores más utilizados, por ejemplo, la solución de hipoclorito de sodio, que es lo que llamamos normalmente “lejía”.

Ya explicamos que la lejía ha demostrado ser un producto efectivo para desinfectar las superficies en las que pueda haber coronavirus u otros microorganismos. Aquí os explicamos la forma de hacerlo. “Si se quiere desinfectar el inodoro, se puede echar media taza pequeña al agua y dejar actuar media hora. De hecho, es aconsejable este tipo de higiene en domicilios donde viven enfermos diagnosticados”, señalaba la Sociedad Española de Microbiología a Maldita Ciencia.

Sin embargo, una cosa es desinfectar el inodoro cuando sea necesario y otra echar una taza de lejía concentrada por el lavabo, la bañera, la ducha, el fregadero, el inodoro o hasta el lavavajillas, cada vez que se usan, como pide el mensaje. La Sociedad Española de Microbiología lo califica como “un atentado medioambiental”. La lejía sin diluir es muy agresiva y debe diluirse en agua para su uso.

La Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas (ECHA) explica que la lejía o hipoclorito de sodio tiene efectos muy tóxicos y duraderos para los organismos acuáticos

El virus se multiplica en el interior de un organismo huésped, no en las aguas residuales

El maldito químico Franco Vairoletti, que nos ha prestado sus superpoderes, señala que “el mensaje es muy similar al de la lejía”. Y precisa: “En este se habla del cloro. Seguramente el mensaje se refiera a desinfectantes que funcionan liberando cloro activo en solución. Estos desinfectantes son los que se conocen generalmente como lejía, lavandina, solución de cloro, etc. y su ingrediente activo suele ser el hipoclorito de sodio, aunque existen otros compuestos de cloro que pueden cumplir la misma función”.

Por lo tanto, añade: “Cuando el mensaje se refiere a ‘agregar una cucharada de cloro’ se refiere a alguno de estos productos, así que solo sería un cambio de nombre, en lo demás el mensaje es idéntico. Es común que en algunos países se denomine como ‘cloro’ a las soluciones mencionadas. El mensaje no puede estar refiriéndose al cloro como tal (es decir, a la molécula de Cl2) porque esta molécula es un gas, muy peligroso por su toxicidad, por ser corrosivo e irritante”.

Por su parte, Carlos Gutiérrez Jiménez, maldito que trabaja en una depuradora de aguas residuales, coincide en que los consejos dados para el uso de la lejía por los desagües servirían para el cloro "puesto que es el mismo compuesto, con la salvedad de que en el caso del cloro es más peligroso y nocivo para el medio porque su concentración es más pura”. Y añade que no es habitual encontrar cloro (hipoclorito sódico) en las tiendas o en el circuito habitual de los consumidores.

Con respeto a la peligrosidad de echar lejía por nuestros desagües para supuestamente desinfectarlas, “todo lo que venga después de la premisa falsa ‘el virus está creciendo y multiplicándose en las aguas residuales’ puede ser descartado directamente”, según nos explica el también maldito Joaquín Ruiz, biólogo especialista en genética, microbiología y virología, que también nos ha prestado sus superpoderes.

Un virus solo se multiplica en el interior de su organismo huésped. Sin él, es una partícula inerte, como un granito de arena en versión muchísimo más pequeña. ¿A alguien se le ocurriría pensar que la arena se reproduce sola?", dice.

Y añade que los elementos a tratar para eliminar el virus son personas y superficies de contacto. En conclusión, “tratar aguas fecales o residuales es como tratar el techo de una habitación: ¿puede haber virus? Sí. ¿Tenemos probabilidades de entrar en contacto con él? Cero, o muy pocas”, afirma. 

No hay evidencias de que las trazas halladas en aguas residuales tengan capacidad infectiva

El mensaje difundido en WhatsApp indica que “las autoridades holandesas han descubierto que el virus está creciendo y multiplicándose en el sistema de aguas residuales”. 

Gertjan Medema, del instituto de investigación del agua KWR, ha analizado con su equipo las aguas residuales de los Países Bajos. Según indicaba a Maldita Ciencia, el mensaje difundido referido a la lejía “no tiene sentido”. Si bien es cierto que su equipo ha encontrado trazas del SARS-CoV-2 en aguas residuales de este país, a día de hoy no hay evidencias de que el virus pueda crecer ni multiplicarse en el agua. “Solo puede multiplicarse en nuestras células”, explica Medema. 

Tampoco se ha demostrado que las trazas encontradas tengan capacidad infectiva: “Hemos encontrado el ARN del virus en las aguas residuales, pero no el virus infeccioso. Incluso en las heces de personas con COVID-19 es casi imposible encontrar virus infecciosos”. E insiste en que “en ninguno de los países que sufren la pandemia hay una señal de que las personas (incluidos los trabajadores de alcantarillado) se contagien a través de la exposición a las aguas residuales”.

Tal y como explica a Maldita Ciencia de Víctor Jiménez Cid, catedrático del departamento de Microbiología y Parasitología en la Universidad Complutense de Madrid y miembro de la Sociedad Española de Microbiología, “el virus se multiplica en la mucosa del intestino y por tanto se detecta en buena cantidad en heces y acabará en las aguas residuales, pero la transmisión fecal no está demostrada como una vía importante en la epidemia de COVID-19 u otros coronavirus”, dice. Y recuerda que “la respiratoria es la predominante. En las aguas residuales se puede detectar virus, pero sobre todo sus restos (RNA de virus inactivado, no infeccioso), y eso es lo que se ha propuesto como un método sensible para detectar precozmente la presencia del virus en una comunidad. Es improbable que se elimine una dosis infectiva importante en heces porque el virus es muy sensible a las sales biliares, producidos durante la digestión, por lo que no es probable que se eliminen por heces muchos virus infectivos”.

El texto también indica que “incluso las personas que estaban confinadas en sus casas cogieron el virus”. Como ya os contamos aquí, el agua que llega a los hogares pasa antes pasa por un proceso de potabilización que elimina o inactiva el virus, según los CDC.

Además, añade Jiménez, “el agua que consumimos ya viene clorada por el sistema de abastecimiento, salvo en zonas rurales remotas, donde se suele advertir que el agua no está tratada. El agua del grifo, y por ende, de inodoros, lavabos, bañeras, duchas, lavavajillas ya tiene una dosis de cloro que garantiza su calidad microbiológica, a dosis que matan los virus patógenos, coronavirus incluido”, como viene explicado en este documento, insiste.

Para redactar este artículo, nos han ayudado los malditos Franco Vairoletti, químico, Joaquín Ruíz, biólogo especialista en genética, microbiología y virología, y Carlos Gutiérrez Jiménez, que trabaja en una depuradora de aguas residuales.