Pasar al contenido principal

Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple

Chequeo Múltiple

Lunes, 14 Septiembre 2020

Médica caleña difunde desinformaciones sobre uso de Interferón contra COVID-19

Por Andrés Felipe Martínez - RedCheq

En un video que circula en redes sociales, una médica caleña asegura que aplicarse Interferón sublingual “neutraliza” el coronavirus. Sin embargo, esta práctica aún no tiene resultados clínicos, a pesar de contar con varios ensayos en distintos países. Por el contrario, hay un estudio sobre sus riesgos.

Una nueva desinformación sobre el uso de Interferón para el tratamiento del COVID-19 circula en redes sociales. Esta vez se trata de un video grabado por una médica pediatra que recomienda aplicarse gotas de este medicamento en la boca, para “neutralizar” el virus SARS-CoV-2.

El video fue publicado en varios perfiles personales de Facebook (1, 2, 3 y 4), incluso, en dos de ellos se ofrecía la venta del medicamento (1 y 2), y fue replicado en un grupo público de esta red social en Popayán, Cauca. 

A continuación verificamos cada una de las frases dichas por la pediatra:

Interferón: “una proteína”

Verdadero

En el video, la médica inicia explicando qué es “el Interferón”, aunque realmente se trata de los interferones, pues son un grupo de proteínas que se dividen en tres categorías, con más de 20 variaciones. 

“El interferón es una proteína que todos producimos en las células y que es el primer mecanismo de defensa de la inmunidad innata cuando se enfrenta a un virus. ¿Y por qué es tan importante?, porque es el virucida natural, por decirlo así”, señala la pediatra.

En efecto, los interferones son proteínas producidas naturalmente por las células de nuestro organismo para combatir infecciones, tal y como explica el Instituto Nacional de Cáncer de Estados Unidos. Estas proteínas también se pueden producir en laboratorio, y se usan (según su tipo y categoría) para tratar síntomas de enfermedades, como la esclerosis múltiple, o tratar infecciones, como la hepatitis B.

Así lo explica también la farmacóloga Claudia Vaca González, directora del Centro de Pensamiento Medicamentos, Información y Poder de la Universidad Nacional de Colombia: “Los Interferones son un tipo de citoquinas que se activan y están disponibles como parte de la primera respuesta del sistema inmunológico ante una agresión externa, como un virus”.

En este caso, la explicación de la naturaleza de los interferones de la pediatra es verdadera.

¿Aplicarse interferón sublingual de laboratorio “estimula” la producción de interferón endógeno? 

Falso

Aunque no especifica el tipo de interferón, una de las premisas de la pediatra caleña es que al aplicarse esta proteína producida en laboratorio, de forma sublingual, se estimula la producción natural de interferones en el organismo.

“Si uno tiene (se aplica) el interferón sublingual (en gotas, bajo la lengua) está estimulando las células dendríticas que son como las vigías que están vigilando qué es lo que está llegando. Para que estén estimuladas y estén produciendo interferón. Y en caso de que el virus entre y empiece a disminuir la producción de interferón, uno tiene interferón sublingual que lo puede ayudar a neutralizar”, dice la médica.

Sin embargo, encontramos que esa no es precisamente la acción del medicamento, según explica el médico Antonio Veira del Castillo, docente de la facultad de Salud de la Universidad Icesi de Cali. “No, sin duda no. Los interferones son moléculas producidas por el sistema inmune. Si lo tomas de manera estrógena (producido en laboratorio), pues vas a tener más interferón, pero no significa que estimule su producción. No funciona así”.

En ello coincide el médico Lauro Rivera, especialista en cuidado crítico y urgencias: “No hay evidencia científica en favor de esta hipótesis. No existe un medicamento que haya demostrado estimular la producción de más interferones. Los medicamentos actuales de interferones tienen otros mecanismos de acción y son usados para otras enfermedades como coadyuvantes”.

Y así lo documenta también el portal MedLine Plus, de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, que describe los usos de los interferones alfa-2b, beta-1b, Gamma-1b y beta-1a, que tienen distintas aplicaciones médicas, relacionados con sus efectos antiinflamatorios, pero en ningún caso para “estimular” que el cuerpo produzca más interferón natural.

En este caso, la afirmación de la pediatra es falsa.

“Neutraliza” el coronavirus

Cuestionable

La médica pediatra, en el video de redes, asegura que con la aplicación sublingual de este medicamento, se logra “neutralizar” el SARS-CoV-2.

“Si uno tiene un nivel de interferón en mucosa en forma adecuada que esté estimulando más producción de interferón y actividad de las células para defenderse, entonces podemos neutralizar el coronavirus en este momento”, afirma. 

Y más adelante agrega que el interferón “se está usando en este momento en el coronavirus (...) en profilaxis o incluso en tratamiento”. 

En efecto, algunas variaciones de este medicamento sí se están usando en ensayos clínicos que buscan un tratamiento para el Covid-19, sin embargo, aún no se cuenta con resultados concluyentes. 

La publicación más reciente realizada sobre el uso de interferón para el COVID-19, fue el estudio de fase pre-clínica a cargo de la farmacéutica inglesa Synairgen, que aseguró el pasado 20 de julio, que la aplicación inhalada de Interferón Beta redujo en un 79 por ciento la probabilidad de que los pacientes hospitalizados necesitaran ventilación asistida. 

Sin embargo, el estudio de la empresa británica ha sido cuestionado por tener una muestra de solo 101 personas, entre las que recibieron el medicamento, y las que consumieron un placebo; lo que representa una muestra insuficiente, según expertos citados por el diario estadounidense New York Times

Incluso, la farmacéutica no cumplió con su propio objetivo de ensayar al menos con 400 pacientes, como lo había propuesto cuando inscribió su ensayo ante la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos. Esta contradicción dejó dudas sobre los resultados.

Antes de eso, en China, al inicio de la pandemia, se realizó otro estudio preclínico con inhalación de interferón a personal médico. Pero no se continuó su investigación. 

Y más recientemente, el pasado 6 de agosto, en Estados Unidos, el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID), anunció que iniciará un ensayo pre-clínico que involucra el uso de Interferón Beta-1a, con otro medicamento.

Así pues, al menos hasta ahora, no hay estudios clínicos finales que hayan probado la efectividad del Interferón para “neutralizar” el COVID-19, como afirma la pediatra. 

Lo que no quiere decir que no exista la posibilidad de que más adelante se logren avances al respecto. 

La hipótesis sobre la eficacia de algunos tipos de interferones para el tratamiento del COVID-19 es un tema que ha circulado desde el inicio de la pandemia.

De hecho, es reiterada la información que circula en internet sobre el interferón como cura o tratamiento para el nuevo coronavirus, según hemos verificado en otros chequeos anteriores (1, 2 , 3 y 4). 

Incluso, se ha encontrado la comercialización ilegal de este medicamento con la promesa de curar el coronavirus, en poblaciones del sur del país. 

Por ahora, la recomendación de la pediatra, en este caso, es calificada como cuestionable. 

Cuidado, posible riesgo

Sin embargo, hay un estudio reciente del Hospital Infantil de Boston, Estados Unidos, que concluyó que la presencia de interferones estimula la expresión de las enzimas ACE2, que son receptores en las superficies de las células que permiten la entrada del virus SARS-CoV-2. 

Es decir, aumentar la presencia de interferones en el cuerpo podría traer un efecto completamente contrario al de prevenir el COVID-19.

“Identificamos células que coexpresan ACE2 y TMPRSS2 dentro de neumocitos pulmonares tipo II, enterocitos absorbentes ileales, y células secretoras en copa nasal. Sorprendentemente, descubrimos que el ACE2 es un gen estimulado por el interferón, que utiliza células epiteliales de las vías respiratorias. Nuestros datos sugieren que el SARS-CoV-2 podría aprovecharse de algunas especies de interferón para la regulación positiva de ACE2, para potenciar la infección”, dice el estudio publicado en Cell Press, una revista acreditada de divulgación científica. 

“Al utilizar células epiteliales humanas de la vía aérea superior encontramos que interferón-alfa, y en menor medida interferón-gamma, inducen la expresión de ACE2 de una manera dependiente de la dosis”, explicó el inmunólogo José Ordovás-Montañes, líder de la investigación.

Por ahora, la Organización Mundial de la Salud continúa reiterando que hasta el momento “no se recomienda ningún medicamento específico” para prevenir o curar el COVID-19. Y mantiene las recomendaciones preventivas de uso de tapabocas, distanciamiento social y lavado de manos frecuente.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Jueves, 07 Mayo 2020

Video de médicos californianos que hablan de coronavirus está repleto de datos falsos e imprecisos

Por Adolfo Ochoa Moyano

Dos médicos de Bakersfield, California, dijeron en una rueda de prensa que las medidas de aislamiento afectan el sistema inmunológico y que controles poco restrictivos en países como Suecia han funcionado. Estas afirmaciones son falsas.

El pasado 22 de abril, dos médicos del estado de California, en Estados Unidos, dieron una rueda de prensa en la que declararon que la amenaza por el coronavirus no es tan alta y que medidas de aislamiento y cierre económico que se impusieron en distintos países del mundo para contrarrestar los contagios son exageradas. 

El video se volvió viral en Estados Unidos luego de que el famoso inventor y físico sudafricano Elon Musk lo retrinara en su cuenta de Twitter y de que los médicos fueran invitados al programa de la periodista Laura Ingraham, de la cadena televisa FOX News. En Colombia también ha sido compartido en redes sociales y enviado en cadenas de WhatsApp.

El video de la rueda de prensa fue eliminado por Youtube, que lo marcó como contenido que viola las normas de la plataforma, sin embargo todavía se pueden encontrar fragmentos de este en redes sociales.

En Colombiacheck verificamos quiénes eran los médicos que hablan en el video. Uno de ellos, Dan Erickson, aparece registrado como trabajador de la clínica Accelate Urgent Care en Bakersfield, California, mientras que Artin Massihi está afiliado a varios hospitales de esa ciudad norteamericana.

Según estadísticas que ellos mismos entregaron, hasta mediados de abril en su sitio de trabajo procesaron 5.213 pruebas de coronavirus, lo que, según ellos, les permitió determinar que el virus se contagia rápido pero no es tan mortal.

Nuestros colegas de Maldita en España ya habían analizado esta información que circula en redes y una primera conclusión es que los análisis que los médicos hacen del comportamiento del coronavirus están basados en las pruebas que ellos mismos practican, pero sus números no son suficientes para presentar un panorama completo de la población estadounidense y del contagio de la enfermedad COVID-19.

Maldita cita un trino en inglés del profesor de Biología de la Universidad de Washington Carl Bergstrom, quien asegura que "estimar la proporción de infectados a partir de los pacientes de un centro de atención de emergencias es como estimar la altura media de los americanos a partir de los jugadores de un partido de la NBA. No es una muestra aleatoria y la estimación resulta muy sesgada".

En Colombiacheck verificamos varias de las afirmaciones de los médicos. Uno de los enunciados que más llama la atención tiene que ver con la comparación que hacen entre las cifras de muertes que provoca el virus de la influenza comparado con el del coronavirus. Los médicos dicen que son similares.

“Es similar al de la gripa. Si estudias los números entre 2017 y 2018 teníamos entre 50 y 60 millones (de personas) con gripa. Y tenemos una tasa de muerte similar. Siempre tenemos entre 37.000 y 60.000 muertes por gripa en Estados Unidos cada año, y no hablamos de pandemia, no cerramos negocios y no enviamos doctores a casa”, dijo Erikcson en sus declaraciones.

Para ejemplificar lo que ellos llaman un bajo impacto del virus, usan datos del estado de Nueva York. Ellos declaran que un 39 por ciento de los habitantes del estado dieron positivo y que la tasa de mortalidad es del del 0,1 por ciento. Al buscar datos en los registros sanitarios y de salud de Estados Unidos, encontramos datos de la Universidad Johns Hopkins, que revelan que la tasa general de fallecimientos del estado es de 7,81 por ciento con un total 316.415 contagios y 24.708 muertes, a la fecha.

El argumento de que “el COVID es similar a la gripa”, fue sumado a estos datos sobre el estado de Nueva York y fueron usados por los médicos para desestimar la necesidad de aislamiento.

La Organización Mundial para la Salud, OMS, ha emitido varias alertas en las que sí admite que hay síntomas similares, pero hace notables diferencias, en especial en la capacidad de contagio del coronavirus, que es de 2 a 2,5 personas por cada contagiado, superior a la de la gripa común.

Dan Erickson señaló en su video que para ese día, “el número de muertos en Estados Unidos por coronavirus era de 43.545, lo que era similar a los muertos por enfermedades derivadas de influenza”.

Buscamos esos datos en el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades, que reportó que en el año epidemiológico 2017- 2018, iniciado en noviembre del 2017, dejó 61.000 personas fallecidas por influenza, con un contagio de 45 millones de personas.

Las cifras que entrega el médico y las reportadas oficialmente sobre muertes por gripa sí coinciden, pero él hace una comparación inexacta, ya que el el primer caso de coronavirus en Estados Unidos se presentó en el mes de enero, por lo que las cerca de 67.000 muertes vinculadas al coronavirus solo se han presentado entre finales de ese mes y mayo del 2020, y no en un año, como él pretende comparar. 

Andrés Fandiño, epidemiólogo e investigador de la Universidad del Valle, nos explicó que está mal comparar el comportamiento de la influenza y el nuevo coronavirus, y, en especial, está mal hacerlo por periodos de tiempo.

“Están usando mal los periodos de tiempo, no pueden comprar doce o trece meses con apenas cuatro. Si en un año (2017 a 2018) el número de muertos por influenza en Estados Unidos fue de 60.000, y el número de muertes por coronavirus entre enero y mayo es de 70.000, entonces solo se está analizando una tercera parte del 2020 y eso significa que el número al final de este año podría ser de 240.000 fallecidos, si seguimos esa lógica”, nos dijo Fandiño.

Una postura similar tiene el profesor Diego Rosselli, quien hace parte del departamento de epidemiología clínica de la Universidad Javeriana, quien añadió a la explicación que otra diferencia fundamental entre los dos virus es que es que es imposible determinar en qué momento una persona asintomática infecta a otra cuando del coronavirus se trata, ya que desde días antes de presentar síntomas en las personas ya es infeccioso, a diferencia de la gripa. 

“Es comparar peras con manzanas. No es válida la comparación no solo por cómo se comportan los virus, sino que en este momento hay un alto subregistro con respecto a los fallecimientos por coronavirus. Todavía no hay claridad de cuál es el número real porque todavía estamos aprendiendo de él”, nos dijo Rosselli.

Por otra parte, otro de los focos de la crítica de los médicos Erickson y Massihi citan es el de el distanciamiento social. En su rueda de prensa citan casos como el de Suecia, en donde las medidas de cierre no fueron tan drásticas. 

“Suecia hicieron un poco de distanciamiento social. Usaban máscaras y se separaban. Iban a escuelas, las tiendas estaban abiertas, estaban viviendo casi una vida normal con un poco de distanciamiento social. Allá hicieron 74.600 pruebas de una población de unos 10 millones ¿Cuántas muertes tuvieron?: 1765 muertes”.

Erickson compara esa cifra de Suecia con Noruega, país que sí implementó normas de distanciamiento social. 

“Noruega, el vecino de Suecia, son países escandinavos, podemos comprarlos. En Noruega se presentaron 7.199 casos de COVID, pruebas totales 145.279, con una población de 5,5 millones. Las muertes totales son 182, estadísticamente insignificante con los 1700 de Suecia”, añadió Erickson. 

Revisamos el comportamiento del virus en Suecia (al 6 de mayo) y encontramos información del reporte de la Universidad Johns Hopkins al 6 de mayo el total de casos en Suecia es de 23.216 con 2.854 personas muertas confirmadas, lo que no respalda la tesis del médico que sin importar si hay distanciamiento social el virus no se expande tan rápido.

Los dos hombres en el video se hacen preguntas sobre si es necesario el aislamiento social, una de las medidas que la Organización Mundial para la Salud ha venido incentivando, como una manera de contrarrestar la velocidad del contagio de humano a humano y señalan que, para ellos, el encierro puede afectar el sistema inmunológico de las personas que se someten a él, porque no hay contacto con virus y bacterias, para que luego el cuerpo genere resistencia a ellos.

“El sistema inmune se construye por la exposición a antígenos, virus y bacterias. Cuando eres un niño, arrastrándote por el suelo, poniéndote cosas en la boca, los virus y bacterias entran y forman anticuerpos y así se construye tu sistema inmune. Así que lo veo es que encierras a seres humanos, los haces lavar todo con materiales que destruyen el 99 por ciento de las bacterias, usa una mascarilla, no salgas. ¿Qué le hace eso a nuestro sistema inmune? Él está acostumbrado a compartir bacterias, cuando le quitas eso, el sistema nervioso se afecta y con los meses de encierro se afecta más”, argumentó Dan Erickson.

José Javier García Ramírez, profesor titular de bioquímica e inmunología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Castilla-La Mancha en Albacete, España, explicó a Maldita que hay dos cosas falsas en esas afirmaciones.

"La primera es que durante el confinamiento, por mucho que se limpie, nos seguimos exponiendo a patógenos de forma constante, cuando nos cruzamos con gente al salir de casa a hacer las compras básicas, en las cosas que comemos y tocamos, desde alimentos, bolsas del exterior, etc. Y la segunda es que, en el desarrollo del sistema inmune de una persona, dos meses o tres de falta de exposición a patógenos no suponen ninguna diferencia en cuanto al repertorio normal de células T y B, que son las principales encargadas de la inmunidad específica".

Las declaraciones de los médicos de Bakersfield, que en el video se expresan como si tuvieran respaldo científico, fueron rechazadas de manera conjunta por el Colegio Americano de Médicos de Urgencias y la Academia Americana de Medicina de Urgencia, quienes señalan que: “estas reflexiones temerarias y no comprobadas no son representativas de las sociedades médicas y son contradictorias con lo que la ciencia y la epidemiología saben actualmente sobre la COVID-19”. 

El comunicado, fechado el 27 de abril, también rechaza la publicación de datos sin la revisión de pares científicos. “Como dueños de clínicas locales de atención urgente, parece que estos dos individuos están publicando datos sesgados y no revisados por pares para anteponer sus intereses financieros personales sin importarles la salud pública”, dice.

El uso de información sesgada, de la no precisión del origen de los datos y de la falta de contraste con pares académicos o científicos, nos lleva a calificar las declaraciones de los médicos de California como falsas.