Pasar al contenido principal

Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple

Chequeo Múltiple

Domingo, 13 Septiembre 2020

Usar tapabocas correctamente no causa ni hipoxia ni hipercapnia ni neumonía

Por Ana María Saavedra

En redes sociales se difunde esta información pero expertos consultados explican que el uso correcto de los tapabocas no deriva en ninguno de estos trastornos y que sí protegen de la propagación de los virus.

Un post de Facebook alerta que una “multitud de agentes patógenos (especialmente bacterias y hongos) quedan adheridos a la mascarilla y en muy poco tiempo aumentan su número en forma de colonias y los inhalamos continuamente, siendo el caldo de cultivo para la neumonía”. 

Aparte de la alerta por la neumonía, tanto la imagen como el mensaje mezclan otras desinformaciones acerca de los tapabocas que ya hemos desmentido: que producen hipoxia y que no permiten la salida del dióxido de carbono.

La publicación, que incluye una imagen con varias afirmaciones contra los tapabocas, o mascarillas, ha sido compartida en Colombia en grupos de Facebook como “Sumate al No”. 

Mascarilla no produce neumonía

 

La imagen también ha sido publicada en redes sociales en otros países, como Chile, donde nuestros colegas de AFP Factual la verificaron. En Colombiacheck adaptamos partes de ese chequeo para esta verificación, como parte de la alianza #CoronavirusFacts (O #DatosCoronavirus en español) entre medios de comunicación asociados a la International Fact-Checking Network (IFCN, o Red Internacional de Verificadores de Datos, de la cual somos miembros).

Más abajo calificamos algunas de las afirmaciones del post:

“El uso continuado de mascarillas” causa neumonía 

Cuestionable

De acuerdo al sitio de Mayo Clinic, la neumonía es una infección que “inflama los sacos aéreos de uno o ambos pulmones. Los sacos aéreos se pueden llenar de líquido o pus, lo que provoca tos con flema o pus, fiebre, escalofríos y dificultad para respirar. Diversos microorganismos, como bacterias, virus y hongos, pueden provocar neumonía”.

El neumólogo uruguayo Juan Pablo Salisbury le explicó a AFP Factual que en la mayoría de los casos la neumonía es “de origen infeccioso, pudiendo ser viral y bacteriano” y que “la principal vía de llegada de los patógenos es la inhalación de pequeñas gotitas que se aerolizan. Existen también otros mecanismos más infrecuentes como la aspirativa de contenido de la boca (flora orofaríngea), contenido gástrico o también por vía de llegada hematógena desde una infección a distancia”.

Por su parte, la neumóloga Carolina Herrera, expresidenta de la Sociedad Chilena de Enfermedades Respiratorias, explicó que las mascarillas por sí solas no derivan en una neumonía: “Eso no existe. Pero si tú te la pusiste, fuiste a la feria [mercado], la guardaste en el bolsillo de la camisa, la doblaste con tus propias manos y te la volviste a poner, eso sí es un riesgo”.

En Colombiacheck consultamos al médico internista neumólogo Gonzalo Prada, quien nos indicó que, al contrario del mensaje difundido, “no utilizar [tapabocas] es lo que puede causar infección por coronavirus y neumonía viral”.

Prada aclaró que “la neumonía ocurre cuando un volumen de agentes infecciosos superan la capacidad de las defensas del huésped y este último desarrolla una respuesta inflamatoria contra ese germen. Nosotros permanentemente estamos en contacto con microbios y nuestros mecanismos de defensa están también permanentemente defendiéndonos. Cuando nuestros microbios superan la capacidad de esas defensas, o nuestras defensas no son suficientes, se genera la enfermedad”.

Aclaró que “si usamos una misma mascarilla toda la pandemia sin lavarla, obviamente eso se convierte en un reservorio de bacterias. De la misma forma que nos cambiamos la ropa, tenemos que cambiarnos la máscara, utilizar máscaras lavables o desechables y cambiarlas. Digamos que la mascarilla es una prenda de vestir y también que requiere ser higienizada, ese es el mensaje que pienso que hay que dar más que crear terrorismo sobre las mascarillas para desestimular su uso”, agregó.

Patricio Canales, jefe de la unidad cardiorrespiratoria de la carrera de Kinesiología en la Universidad de Santiago, Chile, consultado por AFP Factual, coincidió en que las mascarillas utilizadas por largos periodos o reutilizadas, sí pueden propiciar el desarrollo de colonias de hongos y bacterias.

“Sin lugar a dudas que una mascarilla utilizada por periodos extensos o reutilizada, puede favorecer el desarrollo de colonias (hongos, bacterias, etc). De todas formas, son probablemente nuestros propios microorganismos, los que habitan en nuestra orofaringe o piel (que habitualmente permanecen en equilibrio), que por contacto o a través de las gotitas de saliva, pueden llegar a la mascarilla y multiplicarse con cierta facilidad”.

Lo anterior, añadió, “no es argumento válido para no usarlas, sino más bien para reemplazarla cuando esté visiblemente sucia o húmeda”.

La organización Mundial de la Salud, OMS, ha publicado una serie de recomendaciones acerca del buen uso de las mascarillas.

Uso tapabocas

 

como no debe usarse el tapabocas

“La mascarilla ... produce hipóxia ... produciendo una acidificación del organismo que se llama hipercápnia"(sic)

Falso

La hipoxia es la falta de oxígeno en un tejido y el uso de mascarillas no deriva en este trastorno, tal como ya lo hemos explicado en las publicaciones “La sensación de agobio que a veces pueden provocar los tapabocas no significa que causen hipoxia” y “No, el uso prolongado del tapabocas no produce hipoxia”.

En las notas explicamos que es falso que las mascarillas o tapabocas produzcan esa afección y citamos a Camila Webb, médica infectóloga del Instituto de Medicina Tropical Alexander von Humboldt de la Universidad Peruana Cayetano Heredia, quien nos dijo que el dióxido de carbono no se queda dentro de la mascarilla. “Tanto la [mascarilla] quirúrgica, como la de tela, como la N95 dejan pasar el dióxido de carbono”.

Por su parte, el doctor Daniel Pahua, académico de Salud Pública de la Universidad Autónoma de México (UNAM), le aseguró a AFP Factual que el uso de mascarillas no provoca este síndrome “a menos que el paciente tenga un problema funcional, pero ahí no sería por el uso de los cubrebocas”.

En cuanto a la hipercapnia, esta realmente es el aumento de los niveles de dióxido de carbono en la sangre, que provoca que su pH se torne más ácido.

Emilio Herrera, académico del programa de fisiopatología de la Universidad de Chile, explicó que es “imposible en una persona sana y consciente. Lo único que lo produce es la depresión ventilatoria”. Es decir, respirar menos de lo que deberíamos al punto de acumular CO2. 

Por otro lado, la OMS señala que “utilizar mascarillas médicas durante mucho tiempo puede ser incómodo, pero no provoca intoxicación por CO2 ni hipoxia”.

Los tapabocas “no nos protegen de los virus”

Cuestionable

Aunque ha habido un debate científico al respecto, los datos disponibles más recientes muestran que el uso de tapabocas sí pueden proteger contra el contagio del virus SARS-CoV-2. Por ejemplo, un estudio publicado por la revista científica The Lancet el pasado 1 de junio concluyó que el uso de mascarillas y otros elementos de protección personal reducen significativamente el riesgo de contagio del COVID-19.

“Estos datos también sugieren que el uso de mascarillas protege a las personas (tanto los trabajadores de la salud como el público en general) contra la infección por estos coronavirus, y que la protección ocular podría conferir un beneficio adicional”, dice el estudio publicado en junio pasado.

El doctor Felipe Rivera, médico broncopulmonar de la Universidad de Chile, también aseguró que los cubrebocas sí previenen el contagio de virus: “La mascarilla es un método útil y eficiente contra infecciones respiratorias y actualmente contra el nuevo coronavirus. La mascarilla usada por gente enferma y personas no enfermas es capaz de reducir enormemente la posibilidad de infección, ya que evita que las partículas virales lleguen a las vías respiratorias”.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) también indican que “es muy probable que las mascarillas reduzcan la propagación del COVID-19 cuando las personas las usan de forma generalizada en entornos públicos. Se puede reducir la propagación del COVID-19 a través del uso de mascarillas, junto con otras medidas preventivas”.

Además, la OMS indica en esta guía que el uso de mascarillas es parte de un grupo de medidas de protección que “pueden limitar la propagación de determinadas enfermedades respiratorias causadas por virus, en particular la COVID-19. Sirven también para proteger a las personas sanas o para el control de fuentes”.

Así que el post de Facebook incluye varios datos errados, pues no es cierto que usar tapabocas cause hipoxia o hipercapnia, ni es cierto que el hecho de usar uno pueda causar neumonía. Además, sí hay evidencias de que usar tapabocas puede proteger contra el contagio de COVID-19. Sin embargo, este uso debe hacerse de forma correcta.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Lunes, 01 Junio 2020

No, el coronavirus no ‘ha sido vencido con antiinflamatorios y anticoagulantes’

Por Universidad de Manizales*

En un video que se volvió viral, una persona asegura que la cura del coronavirus ya está lista. ‘Ha sido vencido’, dice. Pero esto es falso, aún no hay una cura para el COVID-19. 

En las últimas semanas ha circulado en Facebook y en Youtube un video, en el cual un hombre que se hace llamar “Ciervo 63” asegura que el COVID-19 ya fue vencido y que la cura está lista. 

En Facebook, el video ha sido visto por más de 5 millones de personas y compartido más de 171.000 veces, mientras que en Youtube lo han visto 402 personas.

"Buenas noticias, ya fue vencido el coronavirus. Ya fue vencido el coronavirus. ¿Cómo fue vencido?", dice “Ciervo 63”, mientras muestra letreros y repite: "Medicamentos, apréndete estas dos palabras, antinflamatorio, antiinflamatorio. ¿cuál otro? Anticoagulante. Esto es importante anticoagulantes ¿sí?".

Según “Ciervo 63”, hasta el momento el tratamiento de este virus ha sido equivocado pues "según médicos italianos, las personas no están muriendo de neumonía sino de minitrombosis, miniembolias y mini infartos". 

Luego, agrega que estas afecciones deben tratarse con antiinflamatorios y anticoagulantes.

En Colombiacheck analizamos la información del video y encontramos que mezcla datos parcialmente ciertos, otros cuestionables y otros falsos para concluir que se encontró la cura contra el coronavirus y que este fue vencido, lo que no es cierto. 

"Los pacientes con COVID-19 no están muriendo por neumonía, sino por mini infartos y mini trombosis", dice el personaje del video y agrega que los médicos italianos realizaron autopsias a cuerpos de personas que fallecieron por COVID-19 y descubrieron que el problema está en la sangre, ya que se empieza a coagular. 

También argumenta que el virus provoca obstrucciones en las venas, que tienen como consecuencia algo que denomina como “mini infartos” y desencadena en embolias pulmonares. Con esto, concluye que los decesos no se dan por neumonía. 

Pero en Colombiachek habíamos publicado sobre este tema las verificaciones "Imagen que afirma que COVID-19 es trombosis mezcla información engañosa" y "Mezclar aspirina, paracetamol, miel y limón no cura COVID-19". 

La desinformación sobre la trombosis parte de una información parcialmente real: el 22 de abril pasado la revista científica British Medical Journal realizó una publicación de una investigación preliminar (que no ha sido revisada por pares académicos) en la que se recogen los resultados de 38 autopsias en Italia, con el objetivo de "conocer las principales lesiones microscópicas pulmonares causadas por la enfermedad". 

Los resultados indican que lo que predomina en las lesiones pulmonares de pacientes con COVID-19 es el daño alveolar difuso (DAD), como se describe para los otros dos coronavirus que infectan a humanos como el MERS-CoV. De igual forma, la presencia de trombos de fibrina plaquetaria en pequeños vasos arteriales. 

“Esta importante observación se ajusta al contexto clínico de la coagulopatía (menor capacidad de coagulación de la sangre)”, frecuente en los pacientes de COVID-19, indican los investigadores. Por último, indican que "todo apunta a que el virus puede permanecer en los pulmones durante varios días, incluso en pequeñas cantidades" y que esta "podría ser la causa primera del daño pulmonar".

El diario ABC Color de Paraguay consultó el 15 de abril al embajador de ese país en Italia, quien reafirmó que tanto la trombosis como la neumonía se podían presentar en pacientes de COVID-19 y desarrollarse de forma complementaria o por separado. Un paciente podría tener neumonía, trombosis o ambas. 

Esta afirmación coincide con la explicación del cardiólogo Rodolfo Vegas Llamas, quien nos indicó que “sí es posible que el COVID-19 cause los mini infartos, mini trombosis y mini embolias en las personas contagiadas”. 

El profesional de la salud explica que este virus, como todos los virus, produce una replicación dentro de las células y esta replicación ataca el sistema cardiovascular y todos los órganos que contienen receptores, como el colon, el hígado y los pulmones, en cuyo caso se produce un proceso inflamatorio pulmonar.

Así que no es cierto que el COVID-19 no pueda derivar en una neumonía sino se trata de una trombosis, sino que según su cuadro clínico un paciente puede presentar una o ambas complicaciones con el desarrollo de la enfermedad. Es decir, alguien podría tener neumonía sin trombosis, trombosis sin neumonía o ambas.

“Para tratar el COVID-19 se deben usar anticoagulantes y antiinflamatorios”, es otra de las afirmaciones de “Ciervo 63”, que aconseja acudir a los médicos para que receten antiinflamatorios y anticoagulantes, en especial el uso de la heparina como medicamentos para tratar la enfermedad. 

Sobre esto, Vegas Llamas afirma: “En el protocolo de manejo sí se están dando anticoagulantes, porque los pacientes se están anticoagulando, pero además también se está dando otro manejo. La fase inicial se está tratando con hidroxicloroquina o cloroquina y además se están dando antirretrovirales. Es el manejo que está en el protocolo a nivel mundial. Los anticoagulantes, en este sistema se deben dar en un hospital, para tener controles de coagulación y todas las regulaciones, pero no en la casa, ni manejo individualizado, debe ser manejado en un hospital”. 

Este manejo aparece en los lineamientos del Ministerio de Salud.

Pero es necesario aclarar que el tratamiento para la COVID-19 aún no es claro y sigue en estudios por lo que cada decisión médica debe ser tomada con sumo cuidado como lo comentamos en este chequeo. Y, la OMS suspendió temporalmente las pruebas de hidroxicloroquina como posible tratamiento contra el COVID-19, por precaución. Así lo anunció el el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, que citó un estudio publicado en la revista científica The Lancet que indicaba una "mayor tasa de mortalidad" de pacientes de COVID-19 que habían tomado esta droga.

Por otro lado, en la lista de medicamentos esenciales para el manejo de pacientes que ingresan a Unidades de Cuidados Intensivos con sospecha o diagnóstico confirmado con COVID-19 del Ministerio de Salud, sí se incluyen dos anticoagulantes: Enoxaparina Inyección y Heparina sódica Inyección, uno de los cuales se recomiendan en el video, pero la evidencia científica aún es poca para asegurar que este tratamiento es el correcto.

A esto se le suma que hay que sin tener en cuenta que cada paciente cuenta con síntomas y efectos disímiles.

Además, esto no quiere decir que esos medicamentos sean la cura del coronavirus. La OMS ha explicado que actualmente no existe ningún medicamento autorizado para tratar o prevenir la COVID-19. 

Otra de las afirmaciones es que ‘los pacientes con COVID-19 no se deben intubar ni poner boca abajo’. Esta afirmación es falsa, como nos explicó el médico general con especialización en cuidado respiratorio de la clínica Santillana, Carlos Humberto Duque. 

La saturación de oxígeno es la medida de la cantidad de este elemento disponible en la sangre. Cuando el corazón bombea sangre, el oxígeno se une a los glóbulos rojos y se reparten por todo el cuerpo. Los niveles de saturación óptimos garantizan que las células del cuerpo reciban la cantidad adecuada. Duque explica que el porcentaje saludable en la sangre es entre el 95% al 100%. Por eso, cuando la saturación se encuentra por debajo de 90% se produce hipoxemia, es decir, un nivel por debajo de los normal de oxígeno en la sangre. Esto suele ser común en pacientes con COVID-19, de hecho, muchos de los que llegan a un hospital tienen una saturación inferior al 70%. 

“En Colombia a estos pacientes se les debe colocar cánulas nasales, que no son más que dispositivos que ayudan en la entrada de oxígeno suplementario a personas que seriamente necesitan ayuda respiratoria. Es evidente que cuando se les pide colocarse boca abajo los niveles de saturación aumentan a 80 y 90%”, explica.

Con respecto a la intubación, el médico asegura que es un recurso que permite al personal de salud evitar la cianosis -coloración azul de la piel por la disminución de oxígeno- que se produce en el pacientes por esta causa.

“Lo normal es que el ser humano respire ocho veces por minuto. Cuando sube a 30 o 40 se cansa el músculo e inmediatamente hay que intubarlo. Se seda al paciente porque es un proceso incómodo. Se introduce el tubo por la boca hasta la tráquea (que es por donde lleva el aire al pulmón). El tubo tiene en la punta un balón para que no se devuelva y se conecta a un ventilador en el que se regulan los niveles de entrada y salida de aire”, argumenta.

Precisamente, una de las necesidades en la atención de la pandemia del coronavirus han sido los respiradores por la necesidad de algunos de los contagiados de estos aparatos.

“En Shaanxi y Jiangxi no han habido muertes por COVID-19” (sic), es otra de las afirmaciones que contiene el video. Estas dos ciudades chinas, que según ‘Ciervo 63’ están ubicadas cerca 900 km y 500 kilómetros de Wuhan, lugar donde se considera se inició el brote del SARS-CoV-2.

Lo cierto es que en Shaanxi se registraron 308 casos. De estos, hay tres decesos, y en Jiangxi de 937 casos confirmados, hubo un muerto, según el reporte de alerta sobre el COVID-19 de Google. 

Estos datos también aparecen en el monitor de la Universidad Johns Hopkins

Así que es falso que el coronavirus ‘ya fue vencido’ y que se haya comprobado que su cura sean antiinflamatorios y anticoagulantes, como se asegura en este video repleto de datos a medias y falsedades.

*Este texto fue escrito por Carlos Urrego,  Luisa Llano, Esteban Gallego, Ángela Álvarez, Yony Alexánder Zuluaga y Silvana Bustos del Programa Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Manizales.