Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Viernes, 26 Marzo 2021

Uso prolongado de tapabocas no ‘nos está matando’ ni ‘causando enfermedad pulmonar’

Por Mónica Ospino Orozco

La imagen que acompaña el texto viral aparece publicada en un atlas de 2005; 15 años antes de la aparición del COVID-19.

Muchos siguen considerando a los tapabocas como un enemigo. Estos elementos de protección vitales contra el COVID -19 se han convertido para algunas personas en un instrumento más de la gran conspiración de la pandemia.

Recientemente, se ha hecho viral en Facebook esta pieza gráfica que está ilustrada con la foto de una radiografía pulmonar, acompañada de un texto que asegura: 

“Se están presentando casos de pleuresía inducida por hipoxia obstructiva exterior (barbijos), en gente empleada en supermercados. Por ahora los están silenciando, pero esperamos que esto llegue al público pronto y los juicios a quienes han obligado al uso ilegal de las mascarillas. Yo no me lo pongo. Te están matando obligándote a usar bozal”. 

Esta imagen con ese texto ha tenido más de tres mil interacciones en Facebook desde junio del año pasado según CrowdTangle, una herramienta a la que tenemos acceso por una alianza con Facebook en la lucha contra la desinformación.

Por otro lado, nuestros colegas de Maldita.es ya verificaron esta desinformación y en su chequeo no encontraron pruebas de que el uso de las mascarillas está causando pleuresía.

De acuerdo con Maldita.es, “el texto se comparte junto a una radiografía en la que se pueden ver los pulmones de una persona y una flecha que señala una mancha sobre estos. Sin embargo, esta imagen no muestra un caso como el que el contenido está describiendo. La pleuresía o pleuritis se produce cuando la pleura, formada por dos capas de tejido que separan los pulmones de la pared torácica, se inflama. En algunos casos, la pleuritis puede ir acompañada de un derrame pleural, que consiste en la acumulación de líquido en el espacio que queda entre las dos membranas de la pleura”.

En Colombiacheck consultamos además al médico internista y neumólogo de la Universidad del Bosque, Jaime Barreto, quien aseguró que “la pleuresía es una inflamación de los capilares de la pleura que es producida por muchas enfermedades. Para que haya un derrame pleural o una pleuresía tiene que haber un agente local que esté inflamando y alterando las membranas que recubren los pulmones, pero un tapabocas no hace eso”.

Barreto aseguró también que las causas más comunes de pleuresía son las enfermedades infecciosas como “la neumonía, la tuberculosis y otras enfermedades como el lupus, enfermedades como la artritis reumatoidea, el infarto pulmonar, que son patologías que inflaman directamente la membrana. Es decir, tiene que haber una agresión directa por una cuestión infecciosa u otra patología para que se produzca un derrame pleural o pleuresía”.

La imagen que acompaña el texto viral, corresponde a un derrame pleural leve y aparece publicada en esta web en la que se detalla que la misma pertenece al libro “Bones atlas of pulmonary and critical care medicine [Atlas de huesos de la medicina pulmonar y de cuidados intensivos]” de 2005. Es decir que la imagen ya tiene 16 años y por tanto no es actual ni se relaciona con la pandemia por el COVID-19. 

Ya en Colombiacheck hemos verificado antes desinformaciones similares a esta (1, 2 y 3) en las que los expertos consultados aseguran que el uso de tapabocas no causa hipoxia, como lo mencionó en un chequeo previo Camila Webb, médica infectóloga del Instituto de Medicina Tropical Alexander von Humboldt de la Universidad Peruana Cayetano Heredia, quien nos dijo que el dióxido de carbono no se queda dentro de la mascarilla. “Tanto la [mascarilla] quirúrgica, como la de tela, como la N95 dejan pasar el dióxido de carbono”.

Adicionalmente, en esta verificación, titulada, “Uso de tapabocas no altera funciones cognitivas ni hay pruebas de que producirá demencia”, “el doctor Pablo Eguía, neurólogo y vocal de la Sociedad Española de Neurología, explicó a AFP Factual que el tejido del que están compuestas las mascarillas filtra partículas, no gases. Y el oxígeno, al igual que el dióxido de carbono, son gases. Por lo tanto, tanto el oxígeno como el dióxido de carbono circulan a través del tejido de la mascarilla”.

La pieza que estamos chequeando no menciona tampoco en dónde se han presentado los casos de pleuresía en los supermercados, sin embargo, un contenido narrando la historia de que una empleada de un supermercado había sido diagnosticada con pleuresía por el uso de tapabocas, circuló en Facebook en inglés, pero verificadores del medio australiano APP Fact Check no encontraron evidencia que soportara esta información y la calificaron como falsa.

Así que no es cierto que el uso de tapabocas cause pleuresía como tampoco hipoxia, por lo que calificamos la publicación viral como falsa.

 

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Martes, 03 Diciembre 2019

Los pastelitos del video no provocan parálisis cerebral y no entraron a Colombia por el Urabá

Por Juan Camilo Morales, Nicolás Rodríguez e Isabel Caballero Samper

Una campaña kurda de boicot a productos turcos en el norte de Irak llegó hasta Colombia a través de un video viral que dice, erróneamente, que unos pastelitos de coco tienen por dentro pastillas tóxicas.

Desde el mes pasado circula en cadenas de WhatsApp un video en el que se ven unas manos que abren un paquete de pastelitos marca Luppo sabor a coco. Luego se ve como la persona saca un pastelito cubierto de chocolate y al desmenuzarlo encuentra dos pastillas blancas. Al final la persona dice algo en un idioma que en RedCheq no comprendimos. El video es compartido con un texto que dice: “Que viene de Turquía a Estados Unidos pero llegó a México y Colombia entro por uraba antioqueño provoca parálisis cerebral ojo: Compartanlo” (sic). 

Cadena de la Tía Luisa

Esta información es falsa: ni los pastelitos Luppo se venden en Colombia ni es verdad que contengan pastillas tóxicas. RedCheq encontró que la falsa alarma ya había sido compartida y desmentida en otros países: Perú, México, Estados Unidos, Israel, Italia, España y Turquía.

En primer lugar analizamos cuidadosamente el video utilizando la extensión “Frame by Frame for YouTube” para poder mirarlo cuadro por cuadro.

Justo después de abrir el paquete, el hombre saca sus manos y el pastelito fuera del cuadro del video: en este momento podría haber cambiado el pastelito que sacó del paquete por otro alterado. Al volver a entrar al cuadro, se puede ver que el recubrimiento de chocolate tiene unas marcas por donde pudieron haber sido introducidas las pastillas (antes el dedo del hombre tapaba esta parte así que no sabemos si estaban o no). Además nunca se ve la parte de abajo del pastelito así que también pudieron haber sido introducidas por ahí. Esto nos lleva a concluir que el video no es confiable.


Marquita en el chocolate

Por otro lado consultamos a Alexandra Aponte, secretaria de salud del distrito de Turbo, para preguntarle si es verdad que estos pastelitos entraron por el Urabá antioqueño y nos dijo que ni en su entidad, ni en la seccional de salud de Antioquia tenían conocimiento sobre la existencia de los pastelitos en Colombia ni sobre el hecho de que pudieran estar contaminados.

Hablamos también con Carlos Robles, director de bebidas y alimentos del Invima, y nos dijo que los pastelillos marca Luppo no tienen registro sanitario en Colombia y que “tampoco se registra la inspección en algún puerto de entrada de algún producto con esas características”.

Contactamos directamente a la marca Luppo, que pertenece a la empresa turca Şölen, a través de su página de Facebook y nos respondieron que se trata de una campaña de difamación en su contra que es “falsa y engañosa”. Además nos remitieron a un artículo de Snopes.com, chequeadores que como nosotros pertenecen al International Fact-Checking Network, a quienes la compañía entregó documentos que muestran que sus procesos de producción y certificaciones de seguridad cumplen con todos los requisitos internacionales.

Esin Bakirkaya Isik, gerente de comunicaciones de Şölen, le dijo a la agencia Associated Press (AP) que los pastelitos Luppo sabor a coco sólo se venden en Irak. La AP además corroboró que el idioma en el que el hombre habla al final del video es sorani, uno de los dialectos kurdos de Irak, y que lo que dice es: “Esto es para boicotear los productos turcos”.

France 24 identificó este video como parte de una campaña de boicot a productos turcos que activistas locales impulsaron en la región kurda del norte de Irak como protesta en contra del ataque de Turquía a las fuerzas kurdas en Siria de octubre de 2019.

Con todos estos elementos concluimos que no es verdad que en Colombia, ni en ninguna otra parte, estén vendiendo pastelitos Luppo con pastillas tóxicas que causan parálisis cerebral.