Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Viernes, 26 Febrero 2021

Usar tapabocas no provoca que respiremos nuestro propio dióxido de carbono

Por Laura Rodríguez Salamanca

En Latinoamérica y España circula una imagen con esta desinformación. Pero los tapabocas están hechos para retener partículas, no gases. No obstruyen la respiración.

Por lo menos desde mayo de 2020 circulan publicaciones de redes sociales en Latinoamérica y España con una imagen de un tapabocas quirúrgico acompañado de varias supuestas razones por las que se desaconseja su uso. 

El principal argumento que se enuncia es que usando la mascarilla “respiras tu propio CO2 [dióxido de carbono]”, frase que está en letras grandes. Pero en la imagen también se presentan otras razones como que el tapabocas “impide correctamente la respiración”, “impide la oxigenación pulmonar”, “provoca hiperventilación”, “produce el síndrome de hipercapnia (...) por el exceso de dióxido de carbono en la sangre” e “intoxicación por micropartículas del material”.  

Todas afirmaciones falsas. También hay otras frases que no son verificables porque corresponden a opiniones, como que el tapabocas “provoca mutismo” y “produce falta de libertad física y psicológica”.

imagen_tapabocas_co2_falso 

Esta desinformación ha tenido más de 30.000 interacciones en Facebook, de acuerdo con CrowdTangle, una herramienta de monitoreo de redes sociales a la que tenemos acceso por nuestra alianza con Facebook contra la desinformación. 

Encontramos publicaciones con la imagen en páginas de esta red social como Ecorevolución, Alerta Nacional, Mensajes Cristianos de Ánimo, Chemtrails Murcia, Política para disidentes, Despertar ciudadano y La mentira llamada coronavirus. También ha circulado en Twitter

La desinformación fue chequeada previamente por varios de nuestros colegas: AFP Factual y Fast Check, en Chile; Animal Político, en México; Salud con Lupa, en Perú, y Maldita Ciencia, en España. Todos la calificaron como falsa o engañosa. 

Lo única frase parcialmente cierta de la imagen es que “los tapabocas producen sensación de asfixia”. Como explicó Maldita Ciencia en un artículo que republicamos en julio de 2020, “la sensación de ahogo que de vez en cuando podamos sentir puede ser debida a la propia incomodidad, a la ansiedad, al calor, o a la sensación de claustrofobia”. Pero esto no significa que los tapabocas generen realmente asfixia. 

“Es más bien una sensación de falta de aire, pero es porque no estamos acostumbrados. En las industrias el uso de cubrebocas médico o las N95 se usan en jornadas enteras de trabajo y no hay problema”, le dijo a AFP Factual Daniel Pahua, académico de Salud Pública de la Universidad Autónoma de México.

Los tapabocas no obstruyen la respiración

No es cierto que los tapabocas o mascarillas impidan que respiremos correctamente, generen que respiremos nuestro propio dióxido de carbono (CO2) y mucho menos que produzcan el síndrome de hipercapnia, que es un aumento de la presión parcial del dióxido de carbono (CO2) en la sangre

La razón es que, como le dijo a Colombiacheck para un chequeo anterior Camille Webb, médica infectóloga del Instituto de Medicina Tropical Alexander von Humboldt de la Universidad Peruana Cayetano Heredia, “tanto la [mascarilla] quirúrgica, como la de tela, como la N95 dejan pasar el dióxido de carbono”.

“Los cubrebocas tienen el filtro suficiente para que ingrese el oxígeno y salga el dióxido de carbono al respirar”, escribió Salud con Lupa

Así mismo, de acuerdo con los Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades de Estados Unidos, “el CO2 se libera por completo en el aire a través de la mascarilla de tela cuando se exhala o habla” porque “las moléculas de CO2 son lo suficientemente pequeñas como para pasar fácilmente a través de mascarillas de tela de cualquier material”. 

Las gotas respiratorias portadoras del COVID-19 son un poco más grandes que las del CO2 y no pueden pasar con la misma facilidad a través de los tapabocas usados adecuadamente. Por eso usarlas ayuda a reducir la posibilidad de contagio del virus, aclaran los CDC. 

Así mismo, como le dijo Anai Romero, médica de la Universidad de Guadalajara, a Animal Político, “hay que recordar que estas mascarillas están hechas para filtrar partículas y no gases”. Entonces, de nuevo, no hay posibilidad de que los tapabocas almacenen dióxido de carbono. 

El material no intoxica

El otro argumento que se expone en contra del uso de los tapabocas es que estos pueden generar “intoxicación por micropartículas del material”. Pero nuestros colegas de AFP Factual consultaron a varios expertos que descartaron la posibilidad de que esto ocurra con las mascarillas de material certificado.

“Hay dos tipos de mascarillas: las certificadas que cumplen con los requerimientos y certificados ISO. Esas no deberían dar ningún problema. Si pensamos en las mascarillas caseras, podrían usar un material que dé problemas, pero por esas no puedo hacerme responsable”, le dijo al medio Emilio Herrera, docente del programa de fisiopatología de la Universidad de Chile. 

Por su parte, Carlos Pinto, epidemiólogo del Instituto Nacional de Salud de Colombia, dijo que los cubrebocas “generalmente son fabricados con tela no tejida de polipropileno y poliéster y/o pellón de grosor medio. Es poco probable que de este tipo de materiales se desprendan partículas tóxicas para el ser humano”.

María Elisa Calle, experta en Epidemiología y Salud Pública y profesora de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid, coincidió con estas posiciones al ser consultada por Maldita Ciencia. “Tampoco nos intoxicamos con micropartículas, que no se desprenden de la mascarilla”, anotó el medio sobre este asunto. 

Colombiacheck ha revisado varias desinformaciones relacionadas con los cubrebocas (1, 2 y 3). Se ha dicho que hay riesgo de que causen infartos o cáncer, que ocasionó la propagación de un hongo infeccioso en Florida (Estados Unidos) e, incluso, que es un invento árabe para someter mujeres. Todo es mentira. 

Lo cierto es que su uso reduce la posibilidad de contagiarse de COVID-19. Así lo explican los CDC en su guía para el uso de las mascarillas:

Cuando usa una mascarilla, usted se protege y protege a los demás. Las mascarillas son más efectivas cuando todos las usan. (...)

Las mascarillas son una barrera simple para ayudar a evitar que sus gotitas respiratorias lleguen a otras personas. Hay estudios que demuestran que las mascarillas reducen la dispersión de las gotitas cuando cubren la zona de la nariz y la boca. 

Así las cosas, reiteramos que calificamos como falsa la imagen con la que se desaconseja el uso del tapabocas porque supuestamente produce que “respires tu propio CO2”, entre otras razones. Los tapabocas retienen partículas, no gases. No afectan la respiración.

Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple

Chequeo Múltiple

Lunes, 14 Septiembre 2020

Médica caleña difunde desinformaciones sobre uso de Interferón contra COVID-19

Por Andrés Felipe Martínez - RedCheq

En un video que circula en redes sociales, una médica caleña asegura que aplicarse Interferón sublingual “neutraliza” el coronavirus. Sin embargo, esta práctica aún no tiene resultados clínicos, a pesar de contar con varios ensayos en distintos países. Por el contrario, hay un estudio sobre sus riesgos.

Una nueva desinformación sobre el uso de Interferón para el tratamiento del COVID-19 circula en redes sociales. Esta vez se trata de un video grabado por una médica pediatra que recomienda aplicarse gotas de este medicamento en la boca, para “neutralizar” el virus SARS-CoV-2.

El video fue publicado en varios perfiles personales de Facebook (1, 2, 3 y 4), incluso, en dos de ellos se ofrecía la venta del medicamento (1 y 2), y fue replicado en un grupo público de esta red social en Popayán, Cauca. 

A continuación verificamos cada una de las frases dichas por la pediatra:

Interferón: “una proteína”

Verdadero

En el video, la médica inicia explicando qué es “el Interferón”, aunque realmente se trata de los interferones, pues son un grupo de proteínas que se dividen en tres categorías, con más de 20 variaciones. 

“El interferón es una proteína que todos producimos en las células y que es el primer mecanismo de defensa de la inmunidad innata cuando se enfrenta a un virus. ¿Y por qué es tan importante?, porque es el virucida natural, por decirlo así”, señala la pediatra.

En efecto, los interferones son proteínas producidas naturalmente por las células de nuestro organismo para combatir infecciones, tal y como explica el Instituto Nacional de Cáncer de Estados Unidos. Estas proteínas también se pueden producir en laboratorio, y se usan (según su tipo y categoría) para tratar síntomas de enfermedades, como la esclerosis múltiple, o tratar infecciones, como la hepatitis B.

Así lo explica también la farmacóloga Claudia Vaca González, directora del Centro de Pensamiento Medicamentos, Información y Poder de la Universidad Nacional de Colombia: “Los Interferones son un tipo de citoquinas que se activan y están disponibles como parte de la primera respuesta del sistema inmunológico ante una agresión externa, como un virus”.

En este caso, la explicación de la naturaleza de los interferones de la pediatra es verdadera.

¿Aplicarse interferón sublingual de laboratorio “estimula” la producción de interferón endógeno? 

Falso

Aunque no especifica el tipo de interferón, una de las premisas de la pediatra caleña es que al aplicarse esta proteína producida en laboratorio, de forma sublingual, se estimula la producción natural de interferones en el organismo.

“Si uno tiene (se aplica) el interferón sublingual (en gotas, bajo la lengua) está estimulando las células dendríticas que son como las vigías que están vigilando qué es lo que está llegando. Para que estén estimuladas y estén produciendo interferón. Y en caso de que el virus entre y empiece a disminuir la producción de interferón, uno tiene interferón sublingual que lo puede ayudar a neutralizar”, dice la médica.

Sin embargo, encontramos que esa no es precisamente la acción del medicamento, según explica el médico Antonio Veira del Castillo, docente de la facultad de Salud de la Universidad Icesi de Cali. “No, sin duda no. Los interferones son moléculas producidas por el sistema inmune. Si lo tomas de manera estrógena (producido en laboratorio), pues vas a tener más interferón, pero no significa que estimule su producción. No funciona así”.

En ello coincide el médico Lauro Rivera, especialista en cuidado crítico y urgencias: “No hay evidencia científica en favor de esta hipótesis. No existe un medicamento que haya demostrado estimular la producción de más interferones. Los medicamentos actuales de interferones tienen otros mecanismos de acción y son usados para otras enfermedades como coadyuvantes”.

Y así lo documenta también el portal MedLine Plus, de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, que describe los usos de los interferones alfa-2b, beta-1b, Gamma-1b y beta-1a, que tienen distintas aplicaciones médicas, relacionados con sus efectos antiinflamatorios, pero en ningún caso para “estimular” que el cuerpo produzca más interferón natural.

En este caso, la afirmación de la pediatra es falsa.

“Neutraliza” el coronavirus

Cuestionable

La médica pediatra, en el video de redes, asegura que con la aplicación sublingual de este medicamento, se logra “neutralizar” el SARS-CoV-2.

“Si uno tiene un nivel de interferón en mucosa en forma adecuada que esté estimulando más producción de interferón y actividad de las células para defenderse, entonces podemos neutralizar el coronavirus en este momento”, afirma. 

Y más adelante agrega que el interferón “se está usando en este momento en el coronavirus (...) en profilaxis o incluso en tratamiento”. 

En efecto, algunas variaciones de este medicamento sí se están usando en ensayos clínicos que buscan un tratamiento para el Covid-19, sin embargo, aún no se cuenta con resultados concluyentes. 

La publicación más reciente realizada sobre el uso de interferón para el COVID-19, fue el estudio de fase pre-clínica a cargo de la farmacéutica inglesa Synairgen, que aseguró el pasado 20 de julio, que la aplicación inhalada de Interferón Beta redujo en un 79 por ciento la probabilidad de que los pacientes hospitalizados necesitaran ventilación asistida. 

Sin embargo, el estudio de la empresa británica ha sido cuestionado por tener una muestra de solo 101 personas, entre las que recibieron el medicamento, y las que consumieron un placebo; lo que representa una muestra insuficiente, según expertos citados por el diario estadounidense New York Times

Incluso, la farmacéutica no cumplió con su propio objetivo de ensayar al menos con 400 pacientes, como lo había propuesto cuando inscribió su ensayo ante la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos. Esta contradicción dejó dudas sobre los resultados.

Antes de eso, en China, al inicio de la pandemia, se realizó otro estudio preclínico con inhalación de interferón a personal médico. Pero no se continuó su investigación. 

Y más recientemente, el pasado 6 de agosto, en Estados Unidos, el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID), anunció que iniciará un ensayo pre-clínico que involucra el uso de Interferón Beta-1a, con otro medicamento.

Así pues, al menos hasta ahora, no hay estudios clínicos finales que hayan probado la efectividad del Interferón para “neutralizar” el COVID-19, como afirma la pediatra. 

Lo que no quiere decir que no exista la posibilidad de que más adelante se logren avances al respecto. 

La hipótesis sobre la eficacia de algunos tipos de interferones para el tratamiento del COVID-19 es un tema que ha circulado desde el inicio de la pandemia.

De hecho, es reiterada la información que circula en internet sobre el interferón como cura o tratamiento para el nuevo coronavirus, según hemos verificado en otros chequeos anteriores (1, 2 , 3 y 4). 

Incluso, se ha encontrado la comercialización ilegal de este medicamento con la promesa de curar el coronavirus, en poblaciones del sur del país. 

Por ahora, la recomendación de la pediatra, en este caso, es calificada como cuestionable. 

Cuidado, posible riesgo

Sin embargo, hay un estudio reciente del Hospital Infantil de Boston, Estados Unidos, que concluyó que la presencia de interferones estimula la expresión de las enzimas ACE2, que son receptores en las superficies de las células que permiten la entrada del virus SARS-CoV-2. 

Es decir, aumentar la presencia de interferones en el cuerpo podría traer un efecto completamente contrario al de prevenir el COVID-19.

“Identificamos células que coexpresan ACE2 y TMPRSS2 dentro de neumocitos pulmonares tipo II, enterocitos absorbentes ileales, y células secretoras en copa nasal. Sorprendentemente, descubrimos que el ACE2 es un gen estimulado por el interferón, que utiliza células epiteliales de las vías respiratorias. Nuestros datos sugieren que el SARS-CoV-2 podría aprovecharse de algunas especies de interferón para la regulación positiva de ACE2, para potenciar la infección”, dice el estudio publicado en Cell Press, una revista acreditada de divulgación científica. 

“Al utilizar células epiteliales humanas de la vía aérea superior encontramos que interferón-alfa, y en menor medida interferón-gamma, inducen la expresión de ACE2 de una manera dependiente de la dosis”, explicó el inmunólogo José Ordovás-Montañes, líder de la investigación.

Por ahora, la Organización Mundial de la Salud continúa reiterando que hasta el momento “no se recomienda ningún medicamento específico” para prevenir o curar el COVID-19. Y mantiene las recomendaciones preventivas de uso de tapabocas, distanciamiento social y lavado de manos frecuente.