Pasar al contenido principal

Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple

Chequeo Múltiple

Lunes, 14 Septiembre 2020

Médica caleña difunde desinformaciones sobre uso de Interferón contra COVID-19

Por Andrés Felipe Martínez - RedCheq

En un video que circula en redes sociales, una médica caleña asegura que aplicarse Interferón sublingual “neutraliza” el coronavirus. Sin embargo, esta práctica aún no tiene resultados clínicos, a pesar de contar con varios ensayos en distintos países. Por el contrario, hay un estudio sobre sus riesgos.

Una nueva desinformación sobre el uso de Interferón para el tratamiento del COVID-19 circula en redes sociales. Esta vez se trata de un video grabado por una médica pediatra que recomienda aplicarse gotas de este medicamento en la boca, para “neutralizar” el virus SARS-CoV-2.

El video fue publicado en varios perfiles personales de Facebook (1, 2, 3 y 4), incluso, en dos de ellos se ofrecía la venta del medicamento (1 y 2), y fue replicado en un grupo público de esta red social en Popayán, Cauca. 

A continuación verificamos cada una de las frases dichas por la pediatra:

Interferón: “una proteína”

Verdadero

En el video, la médica inicia explicando qué es “el Interferón”, aunque realmente se trata de los interferones, pues son un grupo de proteínas que se dividen en tres categorías, con más de 20 variaciones. 

“El interferón es una proteína que todos producimos en las células y que es el primer mecanismo de defensa de la inmunidad innata cuando se enfrenta a un virus. ¿Y por qué es tan importante?, porque es el virucida natural, por decirlo así”, señala la pediatra.

En efecto, los interferones son proteínas producidas naturalmente por las células de nuestro organismo para combatir infecciones, tal y como explica el Instituto Nacional de Cáncer de Estados Unidos. Estas proteínas también se pueden producir en laboratorio, y se usan (según su tipo y categoría) para tratar síntomas de enfermedades, como la esclerosis múltiple, o tratar infecciones, como la hepatitis B.

Así lo explica también la farmacóloga Claudia Vaca González, directora del Centro de Pensamiento Medicamentos, Información y Poder de la Universidad Nacional de Colombia: “Los Interferones son un tipo de citoquinas que se activan y están disponibles como parte de la primera respuesta del sistema inmunológico ante una agresión externa, como un virus”.

En este caso, la explicación de la naturaleza de los interferones de la pediatra es verdadera.

¿Aplicarse interferón sublingual de laboratorio “estimula” la producción de interferón endógeno? 

Falso

Aunque no especifica el tipo de interferón, una de las premisas de la pediatra caleña es que al aplicarse esta proteína producida en laboratorio, de forma sublingual, se estimula la producción natural de interferones en el organismo.

“Si uno tiene (se aplica) el interferón sublingual (en gotas, bajo la lengua) está estimulando las células dendríticas que son como las vigías que están vigilando qué es lo que está llegando. Para que estén estimuladas y estén produciendo interferón. Y en caso de que el virus entre y empiece a disminuir la producción de interferón, uno tiene interferón sublingual que lo puede ayudar a neutralizar”, dice la médica.

Sin embargo, encontramos que esa no es precisamente la acción del medicamento, según explica el médico Antonio Veira del Castillo, docente de la facultad de Salud de la Universidad Icesi de Cali. “No, sin duda no. Los interferones son moléculas producidas por el sistema inmune. Si lo tomas de manera estrógena (producido en laboratorio), pues vas a tener más interferón, pero no significa que estimule su producción. No funciona así”.

En ello coincide el médico Lauro Rivera, especialista en cuidado crítico y urgencias: “No hay evidencia científica en favor de esta hipótesis. No existe un medicamento que haya demostrado estimular la producción de más interferones. Los medicamentos actuales de interferones tienen otros mecanismos de acción y son usados para otras enfermedades como coadyuvantes”.

Y así lo documenta también el portal MedLine Plus, de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, que describe los usos de los interferones alfa-2b, beta-1b, Gamma-1b y beta-1a, que tienen distintas aplicaciones médicas, relacionados con sus efectos antiinflamatorios, pero en ningún caso para “estimular” que el cuerpo produzca más interferón natural.

En este caso, la afirmación de la pediatra es falsa.

“Neutraliza” el coronavirus

Cuestionable

La médica pediatra, en el video de redes, asegura que con la aplicación sublingual de este medicamento, se logra “neutralizar” el SARS-CoV-2.

“Si uno tiene un nivel de interferón en mucosa en forma adecuada que esté estimulando más producción de interferón y actividad de las células para defenderse, entonces podemos neutralizar el coronavirus en este momento”, afirma. 

Y más adelante agrega que el interferón “se está usando en este momento en el coronavirus (...) en profilaxis o incluso en tratamiento”. 

En efecto, algunas variaciones de este medicamento sí se están usando en ensayos clínicos que buscan un tratamiento para el Covid-19, sin embargo, aún no se cuenta con resultados concluyentes. 

La publicación más reciente realizada sobre el uso de interferón para el COVID-19, fue el estudio de fase pre-clínica a cargo de la farmacéutica inglesa Synairgen, que aseguró el pasado 20 de julio, que la aplicación inhalada de Interferón Beta redujo en un 79 por ciento la probabilidad de que los pacientes hospitalizados necesitaran ventilación asistida. 

Sin embargo, el estudio de la empresa británica ha sido cuestionado por tener una muestra de solo 101 personas, entre las que recibieron el medicamento, y las que consumieron un placebo; lo que representa una muestra insuficiente, según expertos citados por el diario estadounidense New York Times

Incluso, la farmacéutica no cumplió con su propio objetivo de ensayar al menos con 400 pacientes, como lo había propuesto cuando inscribió su ensayo ante la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos. Esta contradicción dejó dudas sobre los resultados.

Antes de eso, en China, al inicio de la pandemia, se realizó otro estudio preclínico con inhalación de interferón a personal médico. Pero no se continuó su investigación. 

Y más recientemente, el pasado 6 de agosto, en Estados Unidos, el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID), anunció que iniciará un ensayo pre-clínico que involucra el uso de Interferón Beta-1a, con otro medicamento.

Así pues, al menos hasta ahora, no hay estudios clínicos finales que hayan probado la efectividad del Interferón para “neutralizar” el COVID-19, como afirma la pediatra. 

Lo que no quiere decir que no exista la posibilidad de que más adelante se logren avances al respecto. 

La hipótesis sobre la eficacia de algunos tipos de interferones para el tratamiento del COVID-19 es un tema que ha circulado desde el inicio de la pandemia.

De hecho, es reiterada la información que circula en internet sobre el interferón como cura o tratamiento para el nuevo coronavirus, según hemos verificado en otros chequeos anteriores (1, 2 , 3 y 4). 

Incluso, se ha encontrado la comercialización ilegal de este medicamento con la promesa de curar el coronavirus, en poblaciones del sur del país. 

Por ahora, la recomendación de la pediatra, en este caso, es calificada como cuestionable. 

Cuidado, posible riesgo

Sin embargo, hay un estudio reciente del Hospital Infantil de Boston, Estados Unidos, que concluyó que la presencia de interferones estimula la expresión de las enzimas ACE2, que son receptores en las superficies de las células que permiten la entrada del virus SARS-CoV-2. 

Es decir, aumentar la presencia de interferones en el cuerpo podría traer un efecto completamente contrario al de prevenir el COVID-19.

“Identificamos células que coexpresan ACE2 y TMPRSS2 dentro de neumocitos pulmonares tipo II, enterocitos absorbentes ileales, y células secretoras en copa nasal. Sorprendentemente, descubrimos que el ACE2 es un gen estimulado por el interferón, que utiliza células epiteliales de las vías respiratorias. Nuestros datos sugieren que el SARS-CoV-2 podría aprovecharse de algunas especies de interferón para la regulación positiva de ACE2, para potenciar la infección”, dice el estudio publicado en Cell Press, una revista acreditada de divulgación científica. 

“Al utilizar células epiteliales humanas de la vía aérea superior encontramos que interferón-alfa, y en menor medida interferón-gamma, inducen la expresión de ACE2 de una manera dependiente de la dosis”, explicó el inmunólogo José Ordovás-Montañes, líder de la investigación.

Por ahora, la Organización Mundial de la Salud continúa reiterando que hasta el momento “no se recomienda ningún medicamento específico” para prevenir o curar el COVID-19. Y mantiene las recomendaciones preventivas de uso de tapabocas, distanciamiento social y lavado de manos frecuente.

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Viernes, 20 Marzo 2020

Covid-19 sí tiene síntomas similares a la gripa, pero es mucho más contagiosa

Por José Felipe Sarmiento

Frase del MinSalud es correcta: coronavirus puede producir síntomas parecidos a los de la gripa, pero Covid-19 es más peligroso por su grado de contagio.

Durante una entrevista el pasado 10 de marzo en la emisión de la mañana de Noticias RCN, el ministro de Salud, Fernando Ruiz, dijo que la enfermedad causada por el virus SARS-CoV-2, bautizada como Covid-19, “es como una gripa normal, pero con mayor compromiso pulmonar” y enseguida explicó que este último es la razón por la que puede derivar en afecciones más severas, como la neumonía.

No es el único espacio en el que el Gobierno ha hecho pronunciamientos similares. La página sobre la pandemia en el portal del ministerio dice que los coronavirus, como familia, “causan Infección Respiratoria Aguda (IRA), es decir gripa, que puede llegar a ser leve, moderada o grave”.

El pasado 8 de marzo, dos días después de que se confirmó el primer caso en Colombia, un comunicado de Presidencia también señaló que “los síntomas del coronavirus son similares a los de una gripa”. Quien hizo esa comparación ese día fue la directora del Instituto Nacional de Salud (INS), Martha Ospina, como quedó registrado en la cuenta de Twitter de MinSalud y en medios.

El símil, sin embargo, ha sido puesto en duda por las medidas que se han tomado en todo el mundo para contener el virus.

Como contamos en otro chequeo, incluso han circulado cuadros comparativos para diferenciar esta enfermedad de la gripa y el resfriado. Pero estos son cuestionables porque “no existen síntomas que puedan diferenciar de forma confiable el Covid-19 de otras infecciones respiratorias víricas”. Esta fue la explicación que le dio el infectólogo Mario Bárcena al portal de verificación español Newtral, de donde tomamos esa nota como parte de la alianza internacional #DatosCoronavirus.

En efecto, tras hablar con varios expertos, Colombiacheck califica la afirmación de Ruiz como ‘verdadera pero…’ porque, en términos generales, tiene razón en que hay un parecido. Lo que pasa es que el “compromiso pulmonar” del que habla no se presenta en todos los casos. El verdadero problema, según los especialistas, es que se trata de una enfermedad muy contagiosa, que puede colapsar el sistema de salud aunque afecte de forma grave a un porcentaje aparentemente bajo de personas.

Los parecidos

Justamente los síntomas son lo más parecido entre una gripa “normal” y la infección por coronavirus. “Son exactamente iguales a los resfriados comunes, como tos, moco, molestia en la garganta”, le dijo el médico infectólogo Carlos Álvarez a la revista Semana, entre otros medios.

Por supuesto, no es el único que hace esa afirmación. La Escuela Médica de la Universidad de Harvard también señala ese parecido en su página de actualización permanente sobre el coronavirus de la actual pandemia, igual que la epidemióloga Lisa Lockerd Maragakis, profesora de la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, en el portal de esta institución.

El médico Francisco Sarmiento, también epidemiólogo con máster en salud pública, dice que “se puede categorizar” al coronavirus como una gripa, aunque aclara que “siempre hay un nivel de detalle” entre los diferentes tipos de gripas y de coronavirus. De acuerdo con las fuentes consultadas por Colombiacheck, el ‘pero’ a la afirmación del ministro es que trató de hacer la diferenciación con un enfoque desacertado.

El internista y neumólogo Gonzalo Prada considera que centrar la comparación en el “compromiso pulmonar”, como lo hizo Ruiz, es un error. Reconoce que síntomas como la fiebre y el malestar general son similares en ambos casos, pero señala que la afectación de los pulmones “es variable de acuerdo a cada organismo”, o sea que puede presentarse en unos pacientes y en otros no; cuando lo hace, “es muy grave”.

La epidemióloga Sonia Alejandra Milanés comparte que la diferencia “no es tanto el compromiso pulmonar”. La especialista explica que el desarrollo de neumonía a partir de la infección con Covid-19, en la mayoría de los casos, es antecedido por una condición que predispone a que el paciente llegue a ese punto. Algunos factores son la edad por encima de los 60 años, tener otras enfermedades, como hipertensión o diabetes, o estar bajo un tratamiento que debilita las defensas del cuerpo, como el que tienen que hacer quienes han recibido trasplantes.

Además, Prada destaca que la influenza (gripa) también puede complicarse y dañar los pulmones en algunos pacientes. Así, más que la diferencia entre ambos tipos de enfermedades, es otro punto en común. Pero este sí las aparta de otra confusión, que es con el resfriado común, porque este “no presenta esas condiciones”.

El rector de la Universidad de los Andes, Alejandro Gaviria, que fue ministro de Salud y tuvo a Ruiz como viceministro, también asegura que los síntomas son el principal parecido entre la “gripa normal” y el nuevo coronavirus. Otras similitudes señaladas por el exfuncionario son algunos medios de transmisión de la enfermedad y los métodos de prevención (lavado de manos con agua y jabón, aislamiento social, etc.). En esto coinciden, en su mayoría, las demás fuentes consultadas por Colombiacheck, en particular las publicaciones de instituciones académicas estadounidenses ya citadas.

¿Entonces por qué tanto alboroto?

La diferencia clave entre el SARS-CoV-2, que ha causado la pandemia de Covid-19, y diferentes virus gripales tiene más que ver con su novedad y su alto grado de contagio.

Las diferencias

El diario estadounidense The New York Times resumió bien el problema en un artículo del pasado 2 de marzo: aunque la tasa de mortalidad exacta de la Covid-19 todavía es desconocida y, según las estimaciones científicas, podría ser similar a la de una gripe estacional severa, “incluso una enfermedad con una tasa de mortalidad relativamente baja puede tener un costo enorme si un gran número de personas la contraen”.

Según Prada, “el riesgo es el mismo”. La diferencia en este caso es que “la propagación ha sido muy rápida y ha producido muchas muertes en poco tiempo, pero la influenza también mata”. El neumólogo incluso recuerda que el año pasado tuvo tres pacientes jóvenes que murieron hospitalizados por esta causa. El exministro Gaviria también hace énfasis en que la gripa produce muchas muertes y el problema en este caso es el contagio.

“El problema es que, como nadie tiene inmunidad contra este nuevo virus, los volúmenes de personas que se enferman son mucho más altos”, explica el epidemiólgo Sarmiento. Si todos se contagian al mismo tiempo, esto es lo que puede hacer inmanejable la cantidad de enfermos para el sistema de salud, en especial los que requieren hospitalización, aunque estos sean, en teoría, alrededor de 5 por ciento (las cifras aún no están claras).

Aquí hay que recordar que la mayoría de las personas infectadas es asintomática, como 
explicó Ruiz en el noticiero. La proporción estimada es de 80 por ciento de los casos. Sin embargo, esto no evita que esas personas puedan contagiar a otras y, según los expertos, la tasa de transmisión de este virus podría ser muy superior a una gripa normal.

Por supuesto, la falta de inmunidad también tiene que ver con la inexistencia de una vacuna, que a su vez se debe a la novedad del virus. Por el contrario, sí hay una vacuna contra la influenza.

Estas diferencias son más claras que la planteada por el ministro. Sin embargo, la comparación que hace de la Covid-19 con la gripa es acertada en términos generales. Por eso Colombiacheck califica la afirmación como ‘verdadera pero…’.
 

Especial mentiras y verdades del coronavirus