Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Viernes, 19 Junio 2020

Duque compara cifras de COVID-19 con otros países sin el debido contexto

Por José Felipe Sarmiento

En su programa de televisión sobre la gestión de la pandemia en Colombia, el presidente presenta gráficos que ignoran las diferencias entre países y omite algunos que van mejor.

“El esfuerzo de todos se ve reflejado en las menores cifras de muertes y contagios”, escribió el presidente Iván Duque en su cuenta de Twitter el pasado 15 de junio en un hilo de dos mensajes con cuatro diagramas de barras en los que se muestra a Colombia como el país con menor número de personas contagiadas y de muertes por COVID-19 entre varios países de América Latina y Europa.

Trinos de Iván Duque donde compara COVID-19 en Colombia y otros países

El mandatario presenta reportes con el mismo tipo de gráficas todos los lunes en su programa de televisión diario sobre las medidas que ha tomado el gobierno para enfrentar la emergencia sanitaria y la crisis económica generadas por la pandemia. “No se trata de una competencia entre países, pero se ve el esfuerzo que se adelanta en el nuestro”, repite en esas emisiones.

Pero las gráficas presentadas por Duque en su trino del 15 de junio son cuestionables. Por un lado, comparan países que están en etapas diferentes de la epidemia e ignoran otros factores que afectan los datos que muestran, errores de interpretación comunes a los que Colombiacheck incluso les dedicó un podcast.

Además, en sus comparaciones no incluye ningún país con tasas de contagio o mortalidad menores a las de Colombia, aunque sí los hay. Le preguntamos a la oficina de prensa de la Casa de Nariño, en particular a Mauricio González, cuál fue el criterio de selección y no ha respondido.

Según las diapositivas, la fuente de los gráficos es Worldometer, un portal que recopila datos oficiales según los reportes de los gobiernos, como contamos en otro chequeo sobre una comparación similar que hizo el periodista Félix de Bedout. 

En efecto, las cifras presentadas corresponden con las que había en Worldometer minutos antes de la publicación de los trinos. Las pequeñas diferencias en algunos países son explicables porque la hora exacta que quedó registrada en el archivo pudo ser distinta al momento en la que fueron tomados los datos para el informe de Duque.

Los créditos de los gráficos también mencionan vínculos de artículos académicos como fuentes de información. Sin embargo, al ingresar a ellos es posible constatar que hablan es sobre estadísticas del número de camas de cuidado crítico en Europa, Estados Unidos y el Cono Sur (el ministro de Salud, Fernando Ruiz, también hizo una comparación cuestionable sobre estos datos).

Pero retomando el tema de las comparaciones de Duque, por un lado, como ya hemos explicado en otros chequeos, las cifras de contagios dependen del número de pruebas y la estrategia de testeo, que varía en el tiempo y entre países. Por eso no se puede comparar esa cifra a la ligera, sea con números absolutos o en tasas sobre la población.

Además, tanto en muertes como en contagios, los datos de América Latina no se pueden comparar así con los de Europa.

Primero, las etapas de la epidemia son muy diferentes debido a que el virus llegó mucho antes a países como Francia, Alemania, Italia, Reino Unido o España que a Colombia y sus vecinos. Incluso en entre estos hay diferencias que superan las dos semanas, como se dijo el chequeo a De Bedout.

Segundo, el diagrama compara países que adoptaron medidas en momentos muy diferentes. De modo que la famosa curva epidemiológica, al menos la primera de varias, empezó a crecer acá apenas con el levantamiento paulatino de la cuarentena en mayo. En cambio, algunos países de Europa, entre ellos la mayoría de los que incluyó Presidencia en la gráfica, vivieron un aumento vertiginoso desde febrero y a estas alturas ya están en una fase de descenso.

Aparte de esto, lo que termina de darle al reporte de Duque su carácter cuestionable es la falta de un criterio de selección claro de los países. Se quedaron por fuera todos los que tenían mejores datos en ambas variables.

De acuerdo con el citado archivo de Worldometer, Colombia estaba apenas por debajo del promedio mundial de 1.027 contagios por millón de habitantes ese día. Honduras tenía 895; Argentina, 699; El Salvador, 590; Guatemala, 550; Costa Rica, 337; Uruguay, 244; Nicaragua, 221; Cuba, 198; Paraguay, 181; Venezuela, 105 y Belice, 50. Por supuesto, esta comparación tiene las mismas limitantes del gráfico ya mencionadas pero demuestra que dejaron por fuera a los países que iban mejor.

Algo parecido pasa con las muertes por millón de habitantes, que en teoría son datos más precisos porque dependen menos de la estrategia de testeo. El promedio mundial era de 55 hasta ese momento, por lo que Colombia estaba muy por debajo. Sin embargo, en la gráfica de Latinoamérica se quedaron por fuera Honduras (32), Guatemala (21), Argentina (18), El Salvador (11), Nicaragua (8), Uruguay (7), Cuba (7), Belice (5), Costa Rica (2), Paraguay (2) y Venezuela (0,9).

Aunque, sobre este último país, no sobra recordar los problemas de confiabilidad de sus cifras chequeados por nuestros colegas y que también detallamos en otro chequeo anterior y en el de Félix de Bedout.

Las comparaciones inapropiadas y las omisiones que hacen ver a Colombia como el país con mejores resultados, aunque no lo sea, hacen que la calificación para el reporte presidencial sobre el estado de la pandemia frente a otros países sea cuestionable.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Jueves, 07 Mayo 2020

No ha sido aprobado el ‘medicamento nosodes para COVID-19 desarrollado en Barranquilla'

Por Laura Rodríguez Salamanca

El supuesto médico que lo desarrolló no tiene acreditación para ejercer la profesión en Colombia. Y el supuesto laboratorio donde se “probó” la sustancia homeopática no existe.

Desde hace un par de semanas, se está compartiendo en WhatsApp una imagen publicitaria que invita a comprar un supuesto medicamento homeopático para el nuevo coronavirus, desarrollado en la ciudad de Barranquilla.

La imagen dice lo siguiente: “Este es el medicamento Nosode del virus SARS-2 (sic) (Covid-19). Desarrollado en Barranquilla, Colombia, por el Dr. Jairo Medina bajo un estricto método verificable, que a partir de secreciones patológicas de un paciente positivo, según pruebas del Laboratorio Nacional de Salud Pública, llevadas a un proceso de esterilización, dilución y dinamización, dio como resultado un medicamento Nosodes específico para Sars Cov-2 (Covid-19)”. 

Medicamento homeopático coronavirus

Como primera medida, después de consultar con varios infectólogos, Colombiacheck encontró que el Laboratorio Nacional de Salud Pública, donde supuestamente se realizaron las pruebas para el medicamento, no existe en Colombia. Pero también nos dimos cuenta de que Jairo Medina, el doctor que supuestamente desarrolló el producto, no tiene ni título profesional, ni acreditación para ejercer la profesión médica en Colombia. 

Primero hicimos diversas búsquedas avanzadas en Google con las palabras “doctor, Jairo Medina, Barranquilla”. Así encontramos la descripción del perfil de Facebook del usuario Fundación Mórphos, que se describe como una “compañía médica” y un “centro de apoyo ambulatorio para la auto transformación”. En la misma descripción se dice que el “Dr. Jairo Medina Zuleta [es el] Fundador y Director del Instituto Mórphos desde 1993 (sic)”. 

Pero, como en la búsqueda encontramos médicos homónimos de Jairo Medina en Bogotá y en Cali, confirmamos que se trata del mismo supuesto doctor porque el número de teléfono que aparece en la descripción del perfil de Facebook coincide con el que se está difundiendo como número de contacto para adquirir el supuesto medicamento contra el nuevo coronavirus.

En la descripción aparece que Medina Zuleta tiene los siguientes estudios: “Similopatia, Homeopatía, Unicista e Identicopatia (Medicina Centaurica) en ACONTAL (Asociación Colombiana de Terapias Alternativas Barranquilla, Colombia). Crecimiento Humano y Desarrollo Conciencial Eduardo Elías Lasprilla, Centro de Estudios, Barranquilla, Colombia. Conciencia Superior, en Prasanthi Milayam, India. Consejería en Abuso de Sustancias, en la Universidad de Miami y la Federación Mundial de Comunidades Terapéuticas, en New York. Entrenamiento básico en Psiquiatría y Ciencias de la Conducta EDUCOM (Universidad de Guadalajara). Y Médico Cirujano (Universidad de Guadalajara)”. 

Así mismo, en el mismo perfil de la Fundación Mórphos encontramos fotografías de entrevistas. Tomamos algunas e hicimos búsquedas en reversa de imágenes con la herramienta de Google. Así, encontramos en Youtube un par de entrevistas a Jairo Medina, dentro de las que se destaca una de marzo de 2016, en el canal televisión panameño NEX Panamá. Allí se presenta a Medina Zuleta como “especialista en adicciones y enfermedades emocionales” y se dice, que “se graduó en Guadalajara de médico cirujano”. 

Entonces, tomando esta última titulación, que sería el pregrado básico para presentarse como médico, buscamos a Jairo Medina Zuleta en el Registro Nacional de Profesionistas de México, un portal donde aparecen todas las cédulas profesionales emitidas en ese país. [Esta herramienta la usamos satisfactoriamente en otro chequeo sobre un médico colombiano que dice sin evidencia que el coronavirus es una farsa]. Y lo que encontramos: Medina no aparece en el registro de profesionales.

 

Registro Nacional de Profesionistas de México
 

A pesar del resultado, buscamos sus datos en el Registro Único de Talento Humano en Salud (RETHUS), que es una herramienta pública desarrollada por el Ministerio de Salud y Protección Social para verificar si una persona está autorizada para ejercer su trabajo profesional o técnico en el campo de salud en Colombia; y por supuesto, no los encontramos. 

RETHUS

Finalmente, solicitamos a los asesores de prensa del Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos, Invima, su posición oficial sobre el registro del medicamento que se está publicitando a través de WhatsApp. Se comprometieron a enviarnos un mensaje sobre el tema, pero para el momento del cierre de este artículo no nos habían remitido la información. 

Así que es falso que el Jairo Medina que patrocina esta sustancia es médico y que la sustancia haya sido probada en el Laboratorio Nacional de Salud Pública 

Especial mentiras y verdades sobre el coronavirus