Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Jueves, 12 Agosto 2021

Médico homeópata Raúl Salazar pide no vacunarse contra COVID-19, en un video repleto de datos falsos

Por Ana María Saavedra

En Colombiacheck ya hemos verificado otras desinformaciones de Salazar. En el nuevo vídeo dice que “no es una vacuna. Es un ensayo hecho en seres humanos” y menciona que esto fue condenado en el juicio de Nuremberg.

El médico caleño homeópata Raúl Salazar publicó un nuevo video en Facebook en el que se despacha contra las vacunas contra el COVID-19. Esto es lo que dice:

“No se deben vacunar porque no es una vacuna, es un ensayo hecho en seres humanos y eso fue condenado por el juicio de Nuremberg porque fue una experiencia nazi y la siguen haciendo. Me pueden borrar de todos los canales, pero no te van a poder borrar del libro de la vida cuando tú ayudes a salvar a personas y a familias enteras y a miles de personas en el mundo entero de morir por una enfermedad curable y de no ser expuestos al riesgo de morir en un ensayo clínico, que debió hacerse en animales de laboratorio y no en personas. Es uno de los mayores pecados, de las infamias más grandes que se han cometido en la historia de la humanidad. Exponer a  7.000 millones de personas a exponerse a un ensayo a ver a quién le hace daño y a quién no. Es una verdadera infamia”.

En Colombia, según una herramienta a la que tenemos acceso por el proyecto 3PFC, una  alianza con Facebook en la lucha contra la desinformación, el video ha sido visto por más de 7.500 personas y compartido por 294 en los últimos días. Pero la publicación también llegó a España, donde nuestros colegas verificadores de Newtral, evidenciaron las falsedades del video en la nota Las vacunas autorizadas contra la COVID-19 sí han sido testadas en animales’.

Vacunas son un ensayo en humanos

Pero, como explicaron nuestros colegas, es falso decir que las vacunas son un ensayo en humanos que no han sido testadas en animales.  Antes de su autorización para uso de emergencia por la pandemia, las vacunas contra COVID-19 se sometieron a un riguroso proceso de investigación y evaluación. Este sirvió para garantizar su seguridad y eficacia en las personas.

En nuestro explicador ¿Son seguras las vacunas del COVID-19? indicamos que las vacunas contra COVID-19 demostraron ser seguras. Antes de que cada una de las candidatas a vacuna fuera aprobada para su uso por el público en general, debió pasar por un proceso cuidadoso y riguroso de al menos 3 fases, incluyendo el estudio en miles de personas voluntarias.

Las pruebas de seguridad comenzaron en el laboratorio, con investigación en células y animales donde se evaluó la toxicidad, luego se hicieron los estudios en miles de humanos con el objetivo de evaluar y garantizar la seguridad y la capacidad de la vacuna para proteger contra el COVID-19 (eficacia), así como otras cuestiones, incluidas las dosis necesarias para cada vacuna.

Fases de desarrollo de una vacuna

Nuestros colegas de Newtral indicaron, en su nota, que la Agencia Europea de Medicamentos (EMA, por sus siglas en inglés),  el organismo encargado de dar el visto bueno a las vacunas en la Unión Europea, explica en su página web cómo se ha llevado a cabo el desarrollo de estas vacunas. “Como todos los medicamentos, las vacunas COVID-19 se prueban primero en el laboratorio. Por ejemplo, en estudios sobre su calidad farmacéutica y en pruebas en animales”.

En nuestro país el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (INVIMA) autorizó las vacunas de Pfizer, AstraZeneca, Janssen, Moderna y Sinovac. Las cinco vacunas han sido testadas en animales.

Los nazis y Nuremberg

Las desinformaciones en las que se relacionan las vacunas con los experimentos en humanos realizados por los nazis han sido difundidas por grupos antivacunas. En Colombiacheck hemos publicado las notas: ‘Es falso que países serán juzgados por genocidio y crímenes de lesa humanidad por medidas de la pandemia’ y ‘No, ‘médicos y enfermeras’ no serán enjuiciados por crímenes de guerra por la vacuna del COVID-19’.

Como explicamos en estas notas ​​los Juicios de Núremberg fue el proceso judicial al que se sometió a los oficiales nazis por sus crímenes contra la humanidad. “Después de la guerra, algunos de quienes eran responsables por los crímenes cometidos durante el Holocausto fueron llevados a juicio. Para realizar los juicios que tuvieron lugar en 1945 y 1946, se eligió Nuremberg en Alemania. Los jueces de las potencias aliadas (Gran Bretaña, Francia, la Unión Soviética y Estados Unidos) presidieron las audiencias de veintidós principales criminales nazis”, así lo describe la Enciclopedia del Holocausto.

Entre los casos de la condena está la realización de experimentos médicos pseudocientíficos con los prisioneros de los campos de concentración sin su consentimiento.

Pero esto no tiene relación con las vacunas contra el COVID-19 que, como ya lo explicamos, sí son vacunas, que han pasado las tres fases de investigación y no son un  ensayo en humanos, como lo asegura Salazar.

Quién es Raúl Salazar

Raúl Salazar  es un médico homeópata caleño, cuyos contenidos en redes sociales se han viralizado durante la pandemia. Sin embargo, en estas publicaciones ha invitado a la automedicación y ha desinformado sobre los tratamientos y vacunas.

Su nombre aparece en las páginas doc.fav.co y doctoralia.co, como médico general y terapeuta complementario, especialista en homeopatía.

En Colombiacheck hemos verificado algunas de sus publicaciones en las que recomienda un tratamiento para el COVID-19, basado en una serie de datos falsos y engañosos mezclados con información real, y otro en el que habla de una cura, en la que incluye el cuestionado dióxido de cloro.

Luego de las afirmaciones de Salazar en el programa de radio Nocturna de RCN, el Colegio Médico de Colombia publicó este trino:

El nombre de Raúl Salazar Restrepo aparece en una publicación de 2007 ​​de El Tiempo titulada  Médicos que traficaban con migrantes deberán seguir en prisión, en la que se informa que un fiscal especializado de Cali dictó medida de aseguramiento contra 18 personas, 13 de ellas médicos, por concierto para delinquir y tráfico de migrantes agravado.

“Según la investigación del DAS, estas personas integraban una red que traficaba con personas para ingresarlas ilegalmente a Estados Unidos (EE.UU.) Los profesionales certificaban enfermedades inexistentes, en personas que luego solicitaban la visa para viajar (...) con la disculpa de necesitar tratamiento especializado en ese país”, publicó El Tiempo.

Los profesionales fueron condenados y la Corte Suprema de Justicia ratificó el fallo al negar la casación. En la decisión se indica que  Salazar Restrepo fue sentenciado por tráfico de migrantes simple y falsedad en documento privado a la pena de 75 meses de prisión y multa en cuantía de 50 salarios mínimos legales mensuales vigentes.  

En un reportaje, publicado en el portal Covid Infodesorden acerca de Salazar se indicó que este publicita el  “«ganoderma lucidum» (hongo milenario «adaptógeno» y conocido también como “Lingzhi” en China, y en Japón como “Reishi” (Hongo Divino) o Mannentake (Hongo de los 10.000 años o de la inmortalidad). Este hongo es conocido dentro del mundo de la medicina naturista porque se le atribuyen propiedades medicinales y nutritivas”.  

“No sabemos qué jerarquía -o rango- tiene el Dr. Raúl Salazar dentro del esquema DXN de mercadeo, pero su caso nos alerta sobre un perfil de usuarios que entra en negocios multiniveles a ejecutar estrategias digitales de venta sin guías ni parámetros éticos que les adviertan del   que pueden causar con contenidos amplificados  con el  objeto de mover sus productos”, se agrega en la nota. 

Con estos elementos calificamos el post del médico homeópata como falso.

Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple

Chequeo Múltiple

Jueves, 13 Agosto 2020

Motoa y Ospina se enfrentaron a ‘trinazos’ por los datos de COVID en el Valle

Por Mónica Ospino Orozco - RedCheq

En parte, ambos dijeron la verdad, aunque Ospina erró en una de sus afirmaciones sobre el crecimiento de UCI en Cali.

El alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina, y el senador de Cambio Radical, el palmirano Carlos Fernando Motoa fueron los protagonistas el pasado 23 de julio de un rifirrafe en la red social Twitter por causa de las críticas que el segundo hizo acerca del manejo de la pandemia en el Valle del Cauca.

 Ese día el Instituto Nacional de Salud, INS, reportó 7.945 nuevos casos de contagio de Covid-19 y un total de 315 muertes. Para el Valle del Cauca las cifras llegaron a 757 casos y 34 muertes, que en ese momento fueron registradas por el diario El País como las más altas en lo que iba de la pandemia en la región. 

En ese marco fue que el senador Motoa trinó: “Es doloroso ver crecimiento de casos y muertes por #Covid_19 en el país. El Valle tuvo hoy el 10% de los fallecimientos, la gran mayoría en Cali. Aterrador que DESDE EL INICIO de la emergencia, el dpto. esté con indicadores en rojo. ¡ESTRATEGIA DEBE REPLANTEARSE YA! @MinSaludCol” (sic).

Ante este trino, el ex senador y hoy alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina, respondió en la misma red social: “Equivocado de principio a fin, si hay un sitio en donde se ven resultados es acá, Creció más que el promedio nacional en ucis, tiene una de las redes más amplias de laboratorios, logró establecer una curva menos abrupta en su crecimiento. Deje el sesgo que ud. es inteligente” (sic). 

En Colombiacheck le pusimos la lupa a las afirmaciones de los líderes políticos vallecaucanos y verificamos en detalle la veracidad de sus pronunciamientos, en medio de este debate tuitero.

Senador Carlos Fernando Motoa:

“El Valle del Cauca tuvo el 10 por ciento de los fallecimientos”

Verdadero

El senador Carlos Fernando Motoa en su trino dijo que el 10 por ciento de los fallecimientos de ese 23 de julio fueron en el Valle y que la mayoría ocurrieron en Cali.

En efecto, ese día el INS reportó 315 muertes en todo el país y el porcentaje que el senador infiere en el Valle del Cauca es muy cercano a la realidad: 10,5 por ciento del total de muertes, ya que para ese día se reportaron 34 fallecimientos en el departamento, de acuerdo con el boletín epidemiológico del Valle del Cauca.

También el senador Motoa acertó al decir que la mayoría de las muertes fueron en Cali, pues ese 23 de julio en la capital del departamento, se reportó el fallecimiento de 27 de las 34 personas reportadas en el Valle, a causa de las complicaciones ocasionadas por la enfermedad del COVID-19, según quedó registrado en el boletín epidemiológico de Santiago de Cali No. 136.

Motoa, senador por el partido Cambio Radical, claro opositor y muy crítico de la gestión del alcalde Jorge Iván Ospina, en diálogo con Colombacheck, aseguró: 

“Yo me apego a los datos que entrega el Ministerio de Salud y el Instituto Nacional de Salud para hacer los análisis correspondientes y ese fue el caso con el trino en cuestión del 23 de julio. A lo largo de emergencia he venido haciéndole un seguimiento a las cifras en Cali y el Valle del Cauca y desde que se inició esta pandemia siempre los contagios y las muertes han estado en los primeros lugares del país y eso es muy preocupante, porque esos indicadores reflejan que no ha habido una clara política en el manejo de la pandemia y en particular en Cali, en donde me parece que el alcalde ha sido errático y lo digo por todos los anuncios que hace y a las pocas horas, modifica”.

Jorge Iván Ospina: 

“[Cali] Creció más que el promedio nacional en UCI”

Falso

Al inicio de la pandemia el Valle del Cauca contaba con 747 camas UCI para la atención de la población, de acuerdo con lo registrado en el oficio 1.220.10-527231, del 1 de abril de 2020, firmado por la Secretaria de Salud del Valle, María Cristina Lesmes, en respuesta a una petición de información del senador Alexánder López. (Este documento se puede consultar en www.valledelcauca.gov.co

De este total de camas, 570 de ellas estaban en Cali, lo que equivale al 76 por ciento, tal como lo registró en esta nota del 26 de marzo el diario El País de Cali. 

Hoy, el total de camas UCI en el departamento, de acuerdo con este gráfico de Capacidad Instalada del Ministerio de Salud es de 1.033 camas en Unidades de Cuidados Intensivos.

Esto significa que la capacidad del departamento se amplió en un 28 por ciento, es decir 286 UCI en todo el departamento. En Cali, esta capacidad creció en un 27 por ciento, pues hoy hay 784 camas UCI. 

Porcentualmente el Valle ha aumentado menos su capacidad UCI que departamentos similares, como Antioquia que hoy cuenta con 1.025 camas UCI (un 50 por ciento más que al inicio de la pandemia); Atlántico con 818 (con un crecimiento del 40 por ciento, pues en abril tenía 489 camas).

Entre tanto, en Cundinamarca hay ya 338 UCI, lo que representa un crecimiento del 50 por ciento por ciento, pues en marzo tenía 168 y Santander con 405 camas UCI ha crecido en 10 por ciento, pues en abril el diario Vanguardia reportó que se contaba con 365 camas UCI. Los demás datos fueron obtenidos, de nuevo, del Ministerio de Salud en su apartado de Capacidad Instalada de servicios de salud.

Luego de comparar estas cifras, queda claro que el Valle del Cauca está detrás de Antioquia, Cundinamarca y Atlántico, que porcentualmente crecieron más sus capacidades UCI, aunque las cifras absolutas digan que el departamento tiene más camas.  

“Empezando la pandemia nosotros teníamos el 30 por ciento de camas de UCI reservadas para Covid, después subimos a 50 por ciento y ahora estamos en el 65 por ciento. Es decir, si usted tiene 100 camas hoy, 65 son para COVID-19. Hicimos un plan que nos dio que teníamos que elevar nuestra capacidad UCI a 1.200 camas, las entidades privadas han hecho un gran esfuerzo para comprar ventiladores y ahora creemos que en breve vamos a llegar a esa meta que nos pusimos justo ahora que estamos en el pico alto de la pandemia”, dijo la secretaria de Salud Departamental María Cristina Lesmes.

Y aunque las cifras absolutas muestran que Cali y el Valle estaban mejor dotados en lo que tiene que ver con UCI para enfrentar la pandemia, ya en el desarrollo de la emergencia y con en este panorama, corroborado por las cifras del Ministerio de Salud, concluimos que el alcalde Ospina erró en su apreciación.

El Valle “tiene una de las redes más amplias de laboratorios”

 Verdadero

En su respuesta por Twitter al senador Motoa, el alcalde Ospina aseguró que el Valle del Cauca tiene una de las redes de laboratorios para la toma de pruebas más amplia del país y nuevamente acierta. 

De acuerdo con este documento del Ministerio de Salud (con corte al 21 de junio de 2020) en el departamento hay 10 laboratorios habilitados para analizar las pruebas de COVID-19. Ocho de ellos son privados y dos públicos.

 Y de acuerdo con la secretaria Lesmes, el laboratorio de la Secretaría de Salud Departamental fue el primero en el departamento en certificarse para la toma de esta prueba. “Nosotros mandamos entre el 9 y el 10 de marzo a un funcionario al Instituto Nacional de Salud y a eso del 15 de marzo logramos que nos aprobaran el procesamiento de pruebas y desde entonces no hemos parado, hoy tenemos una capacidad de 400 pruebas diarias. Hoy tenemos 11 laboratorios procesando cerca de 1.400 pruebas en Cali y estamos a punto de autorizar un laboratorio en Buenaventura”. 

Por otra parte, el profesor Adalberto Sánchez, biólogo y doctor en genética, quien hoy ejerce la gerencia técnica del laboratorio de la Universidad del Valle aseguró que “el laboratorio nuestro fue el segundo en certificarse después de que lo hiciera el laboratorio de Salud Departamental para el procesamiento de las pruebas PCR y hoy estamos haciendo entre 200 y 250 pruebas diarias, lo que es un aporte importante para la capacidad que hoy tiene el Valle del Cauca”.

Comparativamente hablando, el Valle del Cauca es el tercer ente territorial del país con más cantidad de laboratorios habilitados; primero está Bogotá, con 22 laboratorios; seguido de Antioquia, con 15, y en tercer lugar el Valle del Cauca, con 10, de nuevo con los datos que entrega el Ministerio de Salud.

Esto se explica, porque la capital del Valle del Cauca es la tercera ciudad más poblada del país y en ella se asientan buena parte de las 459 empresas del cluster de Excelencia Clínica, que es una apuesta de la Cámara de Comercio de Cali, por fortalecer este sector de la economía departamental, de acuerdo con este informe de la revista Dinero.

“El Valle logró establecer una curva menos abrupta en su crecimiento (contagios de COVID-19)”

Verdadero

Si bien, como ya lo corroboramos antes, el Valle del Cauca ha permanecido en el top 5 de los departamentos con más contagios, el crecimiento exponencial de la pandemia ha sido sostenido en el tiempo, según el análisis que hace el profesor Adalberto Sánchez. Esto se debe a que “en el Valle del Cauca, hemos tenido una de las mejores capacidades de diagnóstico, lo que ha permitido que desde un inicio tengamos números reales de la situación. Y en la medida que estas capacidades han crecido y la pandemia se ha acelerado, pues los números en el departamento también, pero también han sido las decisiones sobre el manejo de la cuarentena que se han tomado en Cali y el Valle a nivel gubernamental para la población han influido en este comportamiento”.

Las cifras del Valle del Cauca, Atlántico y Antioquia a lo largo de los meses, desde el día que se declaró el primer caso en el país (6 de marzo de 2020) han sido así, tomando como referencia el día 23 de cada mes (para que coincida con la fecha de los trinos objeto de este chequeo): 

De acuerdo con el Instituto Nacional de Salud:

Tabla comparativa
 

Como se observa con estos datos, los saltos más importantes de contagio se dieron en Atlántico y Antioquia entre junio 23 y julio 23 cuando los contagios crecieron en el lapso de ese mes en Atlántico a 12.411 casos y en Antioquia a 16.710 casos, mientras que en el Valle el aumento de junio a julio fue de 11.319 casos.

Estas cifras soportan la tesis del alcalde de Cali de una curva menos abrupta en los contagios, por lo que concluimos que es verdadera su apreciación.

Consultamos al equipo de prensa del alcalde Jorge Iván Ospina y aseguran que los datos del primer mandatario son obtenidos de su constante actualización con el equipo de trabajo de la pandemia que es encabezado por su secretaria de Salud, Miyerlandi Torres, entre otros funcionarios y porque diariamente los temas relacionados con la pandemia son tratados en el Centro Regulador de Urgencias Además, porque Ospina, por su formación de médico es un lector y analista intenso de la materia.

Luego de analizar a la luz de los datos este enfrentamiento entre estos líderes políticos a través de la red social Twitter, concluimos que está equilibrada hacia la verdad, pues en ambos casos se basaron, principalmente, en datos correctos para lanzar sus apreciaciones, aunque Ospina erró en uno de ellos.