Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Jueves, 25 Febrero 2021

Foto de cartel de ‘Se venden vacunas’ es una broma de un creativo que ‘parodia’ marcas

Por Ana María Saavedra

La imagen se viralizó en redes sociales, lo que llevó a que el Ministerio de Salud alertara sobre las supuesta venta de las vacunas. Sin embargo, todo se trató de una burla.

Una imagen de un cartel en un poste que anuncia: “Se venden vacunas” se viralizó en redes sociales. En el mensaje también se dice: “Contamos con todas las marcas Astrazeneca, Pfizer, Janssen, Sputnik, SinoPharm y más. 100 % originales, oportunidad de negocios, envios a nivel nacional, no necesita refrigeración, total discreción. Marque ya celular 3574434801”. Abajo del mensaje estaban los textos: instacream @maniatic.co, que en algunas publicaciones de redes fueron borrados.

El autor de esta broma pegó en Bogotá, según contó en una entrevista publicada en un podcast de Semana, seis carteles en postes. Una persona subió a redes una foto de este cartel, ubicado en la carrera 3, al lado de la estación Universidades de Transmilenio y desde ese momento la imagen se viralizó.

El propio Ministerio de Salud publicó un trino, en el que alertó que  era falso que se vendieran las vacunas.

Al revisar el cartel encontramos que el número no existe y que en Instagram y Facebook la cuenta @maniatic.co es un perfil que se describe como Creative/Maniatic®️"Brandalismo", "Publicista de Barrio" y "Agitador Cultural".

La imagen del cartel, en una foto más cerrada, aparece en el perfil de Facebook con el mensaje: “🇨🇴💉 #EconomiaNaranja”. 

En la entrevista del podcast de Semana, el autor aseguró que “no se imaginó que se fuera viralizar. Practico un ejercicio de comunicación que se llama brandalismo, que es la apropiación de marcas (...) El cartel por el formato tan callejero, que es pegarlo en los postes con cinta, la intención fue boicotear a la gente, a los revendedores, a los carteles, a la gente inescrupulosa y boicotear al Estado. En este caso fue el formato de cartel callejero. La intención era una burla”. 

Además, indicó que escribió el texto de forma chistosa, para restarle fuerza al título de “Se venden”, pero para él, la gente no lee.

En Colombiacheck también contactamos por Facebook al autor de los carteles y nos dijo que "el objetivo fue una auto reflexión social, en el momento que se hace viral podemos ver que no leemos solo nos llevamos por titulares, que se comparte información sin investigar y que al replicar noticias falsas se convirtio en un boicot".

Cuando le preguntamos si creía que su mensaje era claro para que la gente descubriera que se trataba de una broma, señaló: "y lo otro si es suficientemente clara la información que tenemos sobre la vacunación en colombia?".

El brandalismo, según una nota publicada en El Confidencial en la que citó una entrevista  a 'Business Insider' con su fundador, Robert Marcuse, se fundamenta en que “los anuncios tratan de convencernos de que necesitamos consumir sin cesar y eso choca frontalmente con la estructura de clases y la exclusión financiera que hay en Reino Unido. No es que la publicidad sea el principal problema, pero es un factor”.

Es un movimiento que critica la publicidad, el sistema y con arte o elementos de la propia publicidad la boicotea.

Sin embargo, al revisar en redes sociales los mensajes sobre estos carteles encontramos que muchas personas, incluyendo al Gobierno, se alertaron por la supuesta venta de vacunas.

Entre las personas que cayeron en la broma están el periodista y ex secretario del primer gobierno de Álvaro Uribe y otras personas que hablaban del cartel de las vacunas.

Asimismo, de acuerdo con la herramienta CrowdTangle, en las últimas 24 horas se han realizado casi 72.000 interacciones con contenidos que tienen las palabras “Se venden vacunas” y que en su gran mayoría, replican la foto del cartel con frases que denotan indignación por la situación.

La página de Facebook Que pasa en Cali ve, por ejemplo, publicó un pantallazo de otra página que compartió la foto con el texto: “Mientras los funcionarios se toman las fotos con las vacunas, alguien que le pase este contacto de este proveedor a Duque”. Y Que pasa en Cali ve agregó: “Las cosas que se ven en Colombia 🤦‍♂️. Se borró el número de teléfono porque no falta el que se ponga en contacto. #quepasaencalive”

Desinformacion_se_venden_vacunas

Y es que en muchas ocasiones lo que inicia como una broma se viraliza y se convierte en una desinformación. En Colombiacheck hemos verificado varios memes y bromas usadas para desinformar (1, 2, 3, 4, 5). 

La docente de la Universidad Icesi, Luciana Manfredi, experta en temas de comunicación,  explica que “se puede desinformar con memes, una imagen poderosa que genere confusión y, en muchos casos, con intención clara de hacer daño. Un punto importante en la desinformación y las noticias falsas es la predisposición de la gente a creer en esas noticias. La gente sí sabe leer, pero entre su racionalidad estratégica y su emocionalidad en una situación de crisis sanitaria cómo esta, prima el desespero”.

También dijo que “evidentemente nadie vende vacunas pegando un cartel en la vía pública. Más si miras las negociaciones en todos los países del mundo. Pero el desespero de la gente la condiciona a creer cualquier cosa poderosa”.

La Universidad de La Sabana, en su portal de noticias había publicado la nota “Cuidado con los memes sobre el coronavirus” en la que analizaba las bromas en el contexto: “Está bien reírse y sacar una buena cara de la coyuntura. El problema es que la gente se está informando a partir de memes y cae en el desconocimiento y la desinformación”, dice.

En la nota citan a Juan Sebastián Cobos, profesor de Etnografía Virtual de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Sabana, quien asegura que los memes son un transmisor de ideas por excelencia. Es un contenido con efectos, modifica los pensamientos y la forma de actuar. Además, en su mayoría están compuestos por imágenes y generan un mayor impacto en el cerebro del receptor. Los memes son un transmisor directo, no solo de información, sino de emociones y sentimientos. Por eso, el docente insiste: “Hay que cuidarnos también de los memes, pues ya conocemos el poder de las ideas”.

Así que es falso que el cartel pegado en postes se trate de una venta de vacunas ilegal. Aunque se hizo, según su autor con una intención crítica y de auto reflexión social, se trata de una desinformación.

 

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Miércoles, 31 Marzo 2021

No, el 30 % de los vacunados no morirán en pocos meses

Por Mónica Ospino Orozco

Una pieza viral, basada en afirmaciones de tres reconocidas figuras de la desinformación contra el COVID-19, asegura que las vacunas ARNm destruirán nuestros pulmones y causarán millones de muertes. Comprobamos que todo es falso.

Las redes sociales son el vehículo más usado para promover mensajes que buscan infundir miedo a la inmunización contra el COVID-19 que hoy se adelanta en gran parte del mundo y que en Colombia ya sobrepasa las dos millones de dosis aplicadas, según el más reciente reporte del Ministerio de Salud, con corte al 30 de marzo de 2021. 

En Colombiacheck le pusimos la lupa a esta pieza que ya se ha hecho viral en Facebook, Twitter y redes de mensajería instantánea como Telegram y WhatsApp, y en la que se mezclan los nombres de tres prominentes “figuras” del movimiento antivacunas con teorías conspirativas acerca de los efectos de éstas.

El título de la pieza viral es: “El 30 % de los vacunados morirán en pocos meses”. Y a continuación se despliega una teoría según la cual “las vacunas con ARNm serán utilizadas para la despoblación en los próximos 3 a 6 meses (julio de 2021)”.

La gráfica está acompañada de una fotografía de la médica osteópata estadounidense, Sheri Tennpeny, y la cita que titula la pieza habría sido dicha por la médica francesa Alexandra Henrion-Caude, y apoyada por los postulados de Dolores Cahill, bióloga y profesora del University College of Dublin, en Irlanda. Las tres son reconocidas por haber propagado desinformaciones acerca del COVID-19.

Captura pieza viral

El texto, que contiene desinformaciones que ya hemos verificado en Colombiacheck, asegura también que “... a través de las vacunas ARN-m, existen muchos mecanismos por los cuales estas sustancias crearán caos entre las personas, pues nuestros anticuerpos destruirán nuestros pulmones y desactivarán los antimacrófagos inflamatorios y llevarán el virus al interior de la célula permitiéndole replicarse y causando la muerte de muchas personas al año de la vacuna...” (sic).

Y continúa señalando que “...no solo para el shock anafiláctico o las enfermedades cardiovasculares, sino también para las enfermedades autoinmunnes, ya que los anticuerpos de la proteína Spike comenzarán a atacar y a destruir los glóbulos rojos. Para la segunda dosis agravará la situación”, concluye.

Vacunas ARNm no crean “caos”

En Colombiacheck ya hemos publicado varias notas en las que desmentimos desinformaciones relacionadas con las vacunas que usan la tecnología ARNm (1, 2, 3) y en este explicador titulado “Cuáles son y cómo funcionan los tipos de vacunas para el COVID-19” queda claro que “en general, el ARN es una molécula frágil que se destruye apenas cumple su función. El ARN mensajero, o ARNm, es el que se usa en este tipo de vacunas génicas, las células normalmente lo usan como ‘mensajero’ para llevar la receta traducida del ADN a los ribosomas que están en el citoplasma y así darles la instrucción de producir las proteínas que necesita para su funcionamiento diario, proteínas que necesitamos para pensar, caminar, movernos y vivir”.

 “Entonces, estas vacunas funcionarían introduciendo en nuestras células ese fragmento de ARNm con información del SARS-CoV-2 que lleva las instrucciones de cómo producir la proteína S de la corona del virus. Al entrar en las células, el ARNm llega a los ribosomas y es leído para que la célula produzca las proteínas del virus sin necesidad de estar en contacto con él”. 

Además, esta misma pieza que circula en redes ya fue verificada por nuestros colegas españoles de Maldita.es, quienes en su chequeo encontraron que “la Agencia Europea del Medicamento (EMA), en su recomendación para autorizar la comercialización de vacuna de ARN de Moderna, también indica que el ARN mensajero de la vacuna no permanece en el cuerpo: Cuando una persona recibe la vacuna, algunas de sus células leerán las instrucciones del ARNm y producirán temporalmente la proteína de pico. El sistema inmunológico de la persona reconocerá esta proteína como extraña y producirá anticuerpos y activará las células T (glóbulos blancos) para atacarla”. 

Y agrega: “Si, más adelante, la persona entra en contacto con el virus SARS-CoV-2, su sistema inmunológico lo reconocerá y estará listo para defender al cuerpo contra él. El ARNm de la vacuna no permanece en el cuerpo, se descompone poco después de la vacunación".

Así que no es cierto que estas vacunas produzcan caos en el cuerpo, pues el ARNm es de corta duración y se destruye una vez cumple su cometido en el cuerpo.

No destruyen los pulmones

Otra de las falsas afirmaciones de la pieza viral, objeto de este chequeo, es la que dice que estas vacunas destruirán “nuestros pulmones desactivarán los antimacrófagos inflamatorios y llevarán el virus al interior de la célula permitiéndole replicarse”.

Sin embargo, nada de esto es cierto, pues como cita Maldita.es en su chequeo, “para afirmar esto, Tenpenny se basa en estudios sobre el desarrollo de vacunas para los virus responsables del síndrome respiratorio agudo severo (SARS) y el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS) que no están relacionados con la COVID-19”.

Y agrega: “A este respecto, según el virólogo Pepe Alcamí, en el caso del SARS se observó en modelos experimentales que algunas vacunas (que no eran de ARNm ni de adenovirus) provocaban pulmonías más graves cuando los animales eran posteriormente infectados. Esto se debía a que se produjo una respuesta celular de perfil Th2”.

Por lo tanto, concluyen nuestros colegas de Maldita, “la afirmación de Tenpenny carece de evidencias. Los estudios en los que se basa para hacer su afirmación no tienen relación con el virus de la COVID-19. Además, las vacunas de ARNm contra esta enfermedad han demostrado generar respuestas sanas, según señala Alcamí: Es decir, las vacunas generan anticuerpos neutralizantes y respuestas de tipo Th1".

No causarán la muerte del 30 % de los vacunados

Sobre la supuesta mortalidad que causarán las vacunas también ya hemos redundado en Colombiacheck, pues son varias las verificaciones al respecto (1, 2, 3) y en particular la claridad frente a la afirmación de que en unos meses el 30 % de los vacunados morirá, en este explicador queda desmentida.

Pues “las vacunas contra COVID-19 demostraron ser seguras. Esa es la primera pregunta, y la más importante, que también se hicieron los científicos al diseñarlas y probarlas, ya que la seguridad es la máxima prioridad en las vacunas, y eso no fue diferente para las del COVID-19. Antes de que cada una de las candidatas a vacuna fuera aprobada para su uso por el público en general, debió pasar por un proceso cuidadoso y riguroso de al menos tres fases, incluyendo el estudio en miles de voluntarios”.

Agrega dicho explicador: “Las vacunas contra COVID-19, como la de Pfizer/BioNTech, Moderna, Astrazeneca, Sputnik V, sólo recibieron la autorización para uso en la población general hasta que todos esos datos de seguridad, recopilados en las investigaciones, fueron revisados ​​a fondo por ojos externos de las agencias reguladoras como la Administración de Medicamentos y Alimentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) o la Agencia Europea de Medicamentos (EMA, por sus siglas en inglés) y la OMS”. 

Así que reiteramos que no es cierto que haya tal programación en las vacunas contra el COVID-19 para provocar la muerte de millones de personas; las evidencias científicas disponibles demuestran lo contrario.

Con todas estas evidencias calificamos como falsa la pieza que se ha hecho viral y que lo que busca es confundir, dar información engañosa e infundir miedo.