Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Jueves, 25 Febrero 2021

Foto de cartel de ‘Se venden vacunas’ es una broma de un creativo que ‘parodia’ marcas

Por Ana María Saavedra

La imagen se viralizó en redes sociales, lo que llevó a que el Ministerio de Salud alertara sobre las supuesta venta de las vacunas. Sin embargo, todo se trató de una burla.

Una imagen de un cartel en un poste que anuncia: “Se venden vacunas” se viralizó en redes sociales. En el mensaje también se dice: “Contamos con todas las marcas Astrazeneca, Pfizer, Janssen, Sputnik, SinoPharm y más. 100 % originales, oportunidad de negocios, envios a nivel nacional, no necesita refrigeración, total discreción. Marque ya celular 3574434801”. Abajo del mensaje estaban los textos: instacream @maniatic.co, que en algunas publicaciones de redes fueron borrados.

El autor de esta broma pegó en Bogotá, según contó en una entrevista publicada en un podcast de Semana, seis carteles en postes. Una persona subió a redes una foto de este cartel, ubicado en la carrera 3, al lado de la estación Universidades de Transmilenio y desde ese momento la imagen se viralizó.

El propio Ministerio de Salud publicó un trino, en el que alertó que  era falso que se vendieran las vacunas.

Al revisar el cartel encontramos que el número no existe y que en Instagram y Facebook la cuenta @maniatic.co es un perfil que se describe como Creative/Maniatic®️"Brandalismo", "Publicista de Barrio" y "Agitador Cultural".

La imagen del cartel, en una foto más cerrada, aparece en el perfil de Facebook con el mensaje: “🇨🇴💉 #EconomiaNaranja”. 

En la entrevista del podcast de Semana, el autor aseguró que “no se imaginó que se fuera viralizar. Practico un ejercicio de comunicación que se llama brandalismo, que es la apropiación de marcas (...) El cartel por el formato tan callejero, que es pegarlo en los postes con cinta, la intención fue boicotear a la gente, a los revendedores, a los carteles, a la gente inescrupulosa y boicotear al Estado. En este caso fue el formato de cartel callejero. La intención era una burla”. 

Además, indicó que escribió el texto de forma chistosa, para restarle fuerza al título de “Se venden”, pero para él, la gente no lee.

En Colombiacheck también contactamos por Facebook al autor de los carteles y nos dijo que "el objetivo fue una auto reflexión social, en el momento que se hace viral podemos ver que no leemos solo nos llevamos por titulares, que se comparte información sin investigar y que al replicar noticias falsas se convirtio en un boicot".

Cuando le preguntamos si creía que su mensaje era claro para que la gente descubriera que se trataba de una broma, señaló: "y lo otro si es suficientemente clara la información que tenemos sobre la vacunación en colombia?".

El brandalismo, según una nota publicada en El Confidencial en la que citó una entrevista  a 'Business Insider' con su fundador, Robert Marcuse, se fundamenta en que “los anuncios tratan de convencernos de que necesitamos consumir sin cesar y eso choca frontalmente con la estructura de clases y la exclusión financiera que hay en Reino Unido. No es que la publicidad sea el principal problema, pero es un factor”.

Es un movimiento que critica la publicidad, el sistema y con arte o elementos de la propia publicidad la boicotea.

Sin embargo, al revisar en redes sociales los mensajes sobre estos carteles encontramos que muchas personas, incluyendo al Gobierno, se alertaron por la supuesta venta de vacunas.

Entre las personas que cayeron en la broma están el periodista y ex secretario del primer gobierno de Álvaro Uribe y otras personas que hablaban del cartel de las vacunas.

Asimismo, de acuerdo con la herramienta CrowdTangle, en las últimas 24 horas se han realizado casi 72.000 interacciones con contenidos que tienen las palabras “Se venden vacunas” y que en su gran mayoría, replican la foto del cartel con frases que denotan indignación por la situación.

La página de Facebook Que pasa en Cali ve, por ejemplo, publicó un pantallazo de otra página que compartió la foto con el texto: “Mientras los funcionarios se toman las fotos con las vacunas, alguien que le pase este contacto de este proveedor a Duque”. Y Que pasa en Cali ve agregó: “Las cosas que se ven en Colombia 🤦‍♂️. Se borró el número de teléfono porque no falta el que se ponga en contacto. #quepasaencalive”

Desinformacion_se_venden_vacunas

Y es que en muchas ocasiones lo que inicia como una broma se viraliza y se convierte en una desinformación. En Colombiacheck hemos verificado varios memes y bromas usadas para desinformar (1, 2, 3, 4, 5). 

La docente de la Universidad Icesi, Luciana Manfredi, experta en temas de comunicación,  explica que “se puede desinformar con memes, una imagen poderosa que genere confusión y, en muchos casos, con intención clara de hacer daño. Un punto importante en la desinformación y las noticias falsas es la predisposición de la gente a creer en esas noticias. La gente sí sabe leer, pero entre su racionalidad estratégica y su emocionalidad en una situación de crisis sanitaria cómo esta, prima el desespero”.

También dijo que “evidentemente nadie vende vacunas pegando un cartel en la vía pública. Más si miras las negociaciones en todos los países del mundo. Pero el desespero de la gente la condiciona a creer cualquier cosa poderosa”.

La Universidad de La Sabana, en su portal de noticias había publicado la nota “Cuidado con los memes sobre el coronavirus” en la que analizaba las bromas en el contexto: “Está bien reírse y sacar una buena cara de la coyuntura. El problema es que la gente se está informando a partir de memes y cae en el desconocimiento y la desinformación”, dice.

En la nota citan a Juan Sebastián Cobos, profesor de Etnografía Virtual de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Sabana, quien asegura que los memes son un transmisor de ideas por excelencia. Es un contenido con efectos, modifica los pensamientos y la forma de actuar. Además, en su mayoría están compuestos por imágenes y generan un mayor impacto en el cerebro del receptor. Los memes son un transmisor directo, no solo de información, sino de emociones y sentimientos. Por eso, el docente insiste: “Hay que cuidarnos también de los memes, pues ya conocemos el poder de las ideas”.

Así que es falso que el cartel pegado en postes se trate de una venta de vacunas ilegal. Aunque se hizo, según su autor con una intención crítica y de auto reflexión social, se trata de una desinformación.

 

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Viernes, 03 Abril 2020

Los brotes de nuevas pandemias no ocurren cada 100 años

Por Laura Rodríguez Salamanca

Esta teoría, además de basarse en fechas y datos errados, deja por fuera a muchas otras enfermedades que azotaron al mundo.

En Facebook, Twitter y otras redes sociales están circulando imágenes y videos que establecen la teoría de que en el año 20 de cada siglo hay un brote de una nueva pandemia. Incluso, Shock.co publicó un artículo al respecto. 

La fecha de la que parte cada publicación es distinta: algunas inician en 1320, otras en 1520 y en 1720. Pero, a grandes rasgos, la mayoría plantean la siguiente línea del tiempo: 1) En 1320 ocurrió la peste bubónica. 2) En 1420 el mundo sufrió la peste negra. 3) En 1520 el Imperio Azteca fue azotado por la viruela. 4) En 1620 la peste italiana mató a cientos de personas. 5) En 1720 ocurrió la plaga de Marsella. 6) En 1820 surgió la primera pandemia de cólera. 7) En 1920 se propagó la llamada gripe española. Y en 2020 tenemos a la pandemia del Covid-19. 

Algunas publicaciones se limitan a presentar la información como un dato curioso, pero otras, incluso, aseguran que el supuesto patrón de brotes se debe a una conspiración. “Amigos no pueden ser tan inocentes de lo que en realidad está pasando. Se llama nuevo orden mundial. Reducen la población mundial. Pasa cada 100 años”, dice una de las imágenes. “¿Fue este virus propagado deliberadamente por una organización?”, se pregunta en la descripción de su publicación una usuaria de Facebook. 

Sin embargo, encontramos que esta teoría se basa en datos errados y no incluye dentro de su “análisis” a muchas otras pandemias. Por ejemplo, el primer brote de la peste bubónica, llamada la Plaga de Justiniano por Justiniano I del Imperio Bizantino, no se registró en 1320, sino en el año 541 d.C. Y hubo un segundo brote en 1347: la peste negra; que entonces no ocurrió en 1420. 

La “pandemia” de viruela en el Imperio Azteca en realidad fue una epidemia. Es decir, no afectó a diversos países al mismo tiempo. Por su parte, la plaga italiana, que se produjo entre 1629 y 1631, no fue una nueva pandemia, sino un nuevo brote de la peste bubónica. Y aunque la peste de Marsella si ocurrió en 1720, tampoco fue una pandemia, sino el último brote de epidemia de peste registrado en Francia. 

Con respecto al cólera, la Organización Mundial de la Salud escribió en un artículo: “la primera pandemia, o epidemia mundial, comenzó en 1817 a partir de la zona de endemicidad de Asia sudoriental, y posteriormente se propagó a otras partes del mundo”. Y la llamada coloquialmente gripe española, también recibe el nombre de la pandemia de gripe del 1918 por el año en que se confirmó su primer caso. 

Además, esta teoría deja de lado a muchas otras pandemias que no encajan dentro de las fechas. El siguiente mapa de la historia de las pandemias, desarrollado por el “Consenso colombiano de atención, diagnóstico y manejo de la infección por Sars-CoV-2/COVID-19” en establecimientos de atención de la salud hace un recuento de estas. 

 

Mapa "Consenso colombiano de atención, diagnóstico y manejo de la infección por Sars-CoV-2/COVID-19"
 

No hay patrón

Para estar completamente seguros y confirmar la posibilidad de que no existe ningún patrón en el surgimiento de brotes de nuevas pandemias, consultamos con un par de expertos. Diego Rosselli, médico neurólogo del Departamento de Epidemiología Clínica y Bioestadística de la Facultad de Medicina de la Universidad Javeriana, nos dijo: “este tipo de enfermedades de conglomerados de seres humanos están más asociadas con la vida humana que con ritmos inherentes propios. La gente que cree que el universo, la naturaleza, las infecciones responden a cierto número recurren a lo que nosotros llamamos en investigación cherry picking, que consiste en escoger las cerecitas que quieren mostrar y que coinciden con el planteamiento que se hace”. 

Por su parte, el microbiólogo e infectólogo Otto Sussmann respondió: “Uno no puede definir que haya un patrón en el tiempo para que aparezca una epidemia. No existe. De hecho, hace un tiempo nosotros hablábamos de que cada diez años podíamos tener una epidemia de influenza por los cambios propios que tenía el virus, pero eso también nos lo desvirtuó el mismo virus”. 

Así que, como demuestran los datos históricos y según las respuestas de los expertos que consultamos, es falso que en el año 20 de cada siglo haya un brote de una nueva pandemia.

 

Especial mentiras y verdades sobre el coronavirus