Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Lunes, 29 Marzo 2021

Las vacunas no están programadas para matarnos ni Bill Gates quiere despoblar el mundo

Por Mónica Ospino Orozco

La publicación de Facebook que asegura que las vacunas provocarán fallecimientos meses después de ser aplicadas es falsa y se basa en teorías conspirativas ya desmentidas.

Las teorías conspirativas alrededor de las vacunas desarrolladas para combatir el COVID-19 siguen expandiéndose en el mundo y en días recientes se mueve una publicación en Facebook en la que se asegura, entre otras cosas, que “las vacunas del COVID están programadas para no causar molestias en los primeros días o meses. Pueden pasar de 2 a 4 meses o más hasta que la vacuna se active y causará que los vacunados fallezcan”.

Adicionalmente, el texto, que no cita ninguna evidencia científica ni atribuye autoría alguna, agrega, que “no hay forma de desintoxicarse después de vacunarse, la vacuna además de traer sustancias tóxicas, también trae Nanotecnología que los humanos ni siquiera saben que existe, o no creen. Esta Nanotecnología sirve para activar las sustancias tóxicas después de meses de haberse inyectado”.

Pero la mencionada publicación va más allá y sostiene que “el plan de los gobiernos es vacunar a la mayor cantidad de personas, y después de meses activar todas las vacunas al mismo tiempo, así nadie va poder protestar o reclamar, todos ya estarán muertos”.

Y finaliza con una de las teorías de conspiración más repetitivas de esta pandemia y es la que asegura que el plan es la despoblación del mundo: “Los gobiernos preparan un reseteo planetario de almas (despoblación), después del reseteo ya nada sera igual, ya no se sostendrá el mismo estilo de vida, ocurrirán cambios que pueden inclinarse a favor de los sobrevivientes”. 

Claro, no sin antes asegurar que habrá resistencia, incluso extraterrestre: “Muchos esperan que alguien detenga la vacunación, ya sea que haya intervención de organismos no terrestres, o que la misma resistencia terrestre detenga la vacunación, lo importante es sobrevivir”.

En Colombiacheck decidimos verificar esta publicación, teniendo en cuenta que se viralizó en Facebook y ha sido vista por más de 20.000 personas en esta red social, según una herramienta a la que tenemos acceso por una alianza en la lucha contra la desinformación.

Sin embargo, todas estas afirmaciones son falsas, y ya en Colombiacheck hemos desmentido varias de las teorías que la publicación viral. Además, en el explicador “Cuáles son y cómo funcionan los tipos de vacunas para el COVID-19” respondemos una serie de preguntas relacionadas con las vacunas y su seguridad.

“En 2 o 4 meses causarán que los vacunados fallezcan”

La primera afirmación de la publicación, objeto de este chequeo, cuestiona la seguridad de las vacunas, pues asegura que éstas en dos o cuatro meses provocarán la muerte de quienes hayan sido vacunados. Pero en dicho explicador, encontramos que “cualquier tipo de vacuna, incluyendo las vacunas candidatas para prevenir el COVID-19, antes de ser comercializada, debe demostrar que cumple con unos requisitos básicos: que sea segura (es decir, que no cause efectos secundarios graves), que sea eficaz (que sirva para prevenir el desarrollo de la enfermedad, en los diferentes grupos poblacionales) y que se pueda distribuir a la población que la necesita”.

También, explicamos que “cuando una vacuna demuestra ser segura y eficaz en la fase III, las agencias reguladoras de cada país (en Colombia es el Invima, cuya labor aclaramos en otro explicador), así como agencias internacionales como la Organización Mundial de la Salud, OMS, o la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), o la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) en Europa, según corresponda, evalúan minuciosamente todos los datos antes de otorgar las aprobaciones para continuar el paso a la fase IV con un registro de autorización para su comercialización y distribución”. 

Y en esta nota, que habla en detalle de la seguridad de las vacunas, quedó claro que, “la evaluación de la seguridad no termina con la aprobación de las vacunas. Los fabricantes de las vacunas están obligados a continuar la realización de estudios de seguridad, enfatizan desde la Organización Panamericana de la Salud, e incluso deben demostrar pruebas que garanticen que cada lote de vacuna es de buena calidad”. 

Pero adicionalmente, El Verificador del diario La República de Perú ya había chequeado esta publicación y también encontró que sus afirmaciones son falsas, pues “durante su desarrollo, los proyectos de vacuna contra el nuevo coronavirus deben demostrar de manera prioritaria su seguridad y eficacia mediante una serie de rigurosos ensayos clínicos”. 

“De acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud, desde la primera fase de ensayos (con menos de 100 adultos) se evalúa la seguridad y los efectos biológicos de los proyectos de vacuna”, asegura el chequeo de La República.

Aparte de esto, la publicación no sustenta esta afirmación en ninguna fuente.

Nanotecnología no activa sustancias tóxicas

En otra de las afirmaciones se indica que las vacunas usan nanotecnología “para activar sustancias tóxicas”, y como ya lo explicamos en esta nota, “la nanotecnología se utiliza desde hace más de una década, incluido en el desarrollo de vacunas, como la de la influenza, y en vacunas contra el COVID-19. La razón de utilizar este tipo de tecnología es que virus como el nuevo coronavirus funcionan a esa escala. Hoy sabemos que el diámetro del nuevo coronavirus está entre los 50 y 200 nanómetros”.

En su uso científico, “nano” quiere decir “la milmillonésima parte de la unidad”. Es decir, a esta escala las estructuras son tan pequeñas que equivalen a algo solo diez veces más grande que átomos individuales. Para ponerlo en perspectiva, una hoja de papel tiene unos 100.000 nanómetros de grosor.

Pero además en ese mismo chequeo, Adriana Patricia Herrrera, ingeniera química de la Universidad del Atlántico, PhD en ingeniería química y con estudios postdoctorales en síntesis y aplicaciones de nanomateriales funcionales de la Universidad de Mayagüez en Puerto Rico, explicó a Colombiacheck, citando una publicación científica de la revista Cell Press, que “el uso de nanotecnología para las vacunas facilita, entre otros aspectos, el paso a través de las membranas celulares. Además los nanomateriales que se utilizan en las vacunas evitan que algunos de sus componentes se degraden rápidamente. Los protegen a la vez que reducen toxicidad y minimizan efectos secundarios de las vacunas”.

Por lo que tampoco es cierto que la nanotecnología en las vacunas active sustancias tóxicas, pues su función es exactamente la contraria.

Control poblacional

La otra teoría que lanza la ya viral publicación, sostiene que los gobiernos, sin especificar cuáles, preparan un “reseteo planetario de almas (despoblación)”, y esta también es una afirmación que ya hemos trabajado en anteriores chequeos (1, 2, 3), en los que generalmente se atribuye al dueño y fundador de Microsoft, Bill Gates, ser el cerebro tras un plan para controlar la población mundial. 

En esta verificación, por ejemplo, desmentimos afirmaciones similares de una diputada italiana que aseguró que Gates “lleva décadas desarrollando planes de despoblación”.

En dicho chequeo precisamos que “como encontraron nuestros colegas chequeadores AFP Factual, la diputada Cunial sacó de contexto los comentarios hechos por Gates en una charla TED de 2010

“Hoy en día hay 6.800 millones de personas en el mundo. Deberíamos llegar a los 9.000 millones. Si hacemos un muy buen trabajo en nuevas vacunas, salud y salud reproductiva, podríamos reducir eso en tal vez 10 o 15%, pero mantendremos una tasa de crecimiento [demográfico] de alrededor de 1,3”, dijo el multimillonario para explicar cómo lograr la neutralidad de carbono. Con esto, si se analiza en contexto, el magnate se refería a una reducción del crecimiento de la población mundial, no a una reducción de la población. El aumento seguiría siendo positivo, escribieron los verificadores.

En resumen esta publicación lo que hace es una suma de teorías conspirativas sin sustento y no ofrece evidencia alguna que soporte sus afirmaciones, por lo que la calificamos como falsa.

 

 

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Viernes, 29 Abril 2022

De nuevo: la inscripción sobre un edificio de la fundación Bill y Melinda Gates es un montaje.

Por Alexander Campos Sandoval

La desinformación data de los primeros meses de la pandemia de COVID-19 y ha sido desmentida en numerosas oportunidades.

Durante los últimos meses ha circulado nuevamente en Facebook la fotografía de un edificio de Bill and Melinda Gates Foundation. En ella, supuestamente se lee “Center for Global Human Population Reduction", mensaje que traduce “Centro para la Reducción Global de la Población Humana”. 

Esta imagen empezó a compartirse en 2020, en el marco de la pandemia por COVID-19, y fue calificada como falsa. Así lo reportamos, al igual que lo hicieron Check You Fact y Maldito Bulo. Ya entonces se identificó que el edificio está ubicado en Seattle, Washington D.C. (Estados Unidos), y que la fachada no contiene la inscripción que se resalta en la desinformación. Así puede verificarse en Google Maps, que presenta un registro fotográfico del lugar en 2019, antes de que iniciara la pandemia.

Por otra parte, la fotografía original existe en internet al menos desde el año 2014, cuando fue publicada en el encabezado de un artículo del portal Humanosphere.

Fotografía original de la fachada de la Bill and Melinda Gates Foundation.

Como se puede comprobar en nuestros chequeos anteriores, Bill Gates ha sido sujeto de numerosas desinformaciones que lo vinculan con diversas teorías de conspiración. En este caso, la imagen alterada busca respaldar la narrativa de que las vacunas contra el COVID-19 son perjudiciales para la salud y que, tras ellas, hay una estrategia para reducir la población mundial de la que Gates haría parte.

El respaldo a esta teoría conspirativa se evidencia en mensajes como este que acompañan la imagen intervenida: “pronto el mundo entero recibirá millones de vacunas de esta fundación avalada por la OMS”. Como lo explica su página web, la fundación no produjo vacunas contra el COVID-19. Las inversiones de esta entidad se dispusieron para apoyar las investigaciones del sector privado y asociaciones médicas, así como para apoyar la logística de diagnóstico, distribución y aplicación de los antígenos en países de África.

Así pues, dado que la inscripción “Center for Global Human Population Reduction” fue añadida con herramientas digitales de edición y busca apoyar una teoría conspirativa, esta imagen colabora con la desinformación y por ello la calificamos como falsa.