Pasar al contenido principal

Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple

Chequeo Múltiple

Miércoles, 02 Junio 2021

Vacunas de ARNm contra COVID-19 no son terapia génica experimental, como dijo médico estadounidense

Por Gloria Correa

El médico Steve Hotze hizo una mezcla de falsas y engañosas afirmaciones sobre las vacunas, pero estos biológicos cumplieron todas las fases de investigación y ya se ha evidenciado el impacto positivo de la vacunación masiva en países como Israel, Inglaterra y Estados Unidos.

Un vídeo publicado en la página oficial del médico estadounidense Steve Hotze el 26 de febrero de 2021, titulado “Todo sobre las llamadas vacunas de ARN”, ha circulado desde entonces y en diferentes idiomas, por redes sociales como Facebook (1, 2, 3 ,4), Twitter (1, 2), Instagram e incluso en la red social Rumble, en diferentes idiomas. El vídeo ha tenido hasta más de 10.000 vistas y miles de compartidos en los últimos meses. 

Pero Hotze transmite un falso mensaje sobre la vacunación contra COVID-19 al afirmar entre otras cosas que no hay resultados de las investigaciones con estos biológicos y en particular al señalar que las de ARNm son terapia génica experimental. Además señala que vacunarse produce más riesgos que beneficios. Pero sus afirmaciones son falsas y algunas las hemos verificado previamente en Colombiacheck a través de chequeos y explicadores que puede leer aquí: 1, 2, 3, 4, 5.

pantallazo del video

Colegas verificadores de la International Fact Checking Network (IFCN), organización de la que hacemos parte, como Newtral y Maldita de España, la agencia de noticias AFPFactcheck.org, también chequearon esta publicación resaltando que lo dicho por Hotze sobre las vacunas de COVID-19 es falso. Incluso otros medios en inglés también la verificaron (1, 2). 

Steve Hotze, médico del estado de Texas, Estados Unidos, según su sitio web y perfiles oficiales en redes sociales, es director ejecutivo del Hotze Health and Wellness Center de Houston y ya ha tenido problemas por sus publicaciones. En diciembre de 2020 la Administración de medicamentos y alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) y la Comisión Federal de Comercio de los Estados Unidos le enviaron una carta de advertencia solicitando suspender la venta de vitaminas que a través de publicidad engañosa aseguraban “curar” el COVID-19.

En Colombiacheck hicimos un chequeo múltiple de las frases más relevantes de este video, sumado a lo que colegas verificadores encontraron sobre el mismo:

“Vacuna contra COVID-19 no es una vacuna en absoluto” 

Falso

El doctor Hotze repite una y otra vez que las vacunas contra COVID19 no lo son realmente, señalando que no cumplen la definición de vacuna de los Centros para el Control y Prevención de enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) porque no protegen de la infección por el nuevo coronavirus, ni dan inmunidad.

Pero estos señalamientos son falsos. Los mismos CDC aclaran en su web cuál es el mecanismo de acción de los tipos de vacunas contra COVID-19 y enfatizan que son seguras y eficaces, lo que quiere decir que realmente protegen frente al nuevo coronavirus con pocos riesgos para la salud. Además, resaltan que las vacunas buscan que el sistema inmune desarrolle inmunidad (anticuerpos) frente al nuevo coronavirus sin desarrollar la enfermedad, con el fin de quedar protegidos ante futuras exposiciones.

vacunas cdcFuente: Información para entender cómo actúan las vacunas contra el COVID-19 | CDC

Por otra parte, tanto la Organización Mundial de la Salud (OMS) como la FDA dan las mismas explicaciones sobre estas vacunas. Hay que aclarar que la definición de vacuna de los CDC es compatible con los lineamientos de la FDA siendo este último el organismo que en Estados Unidos dio la aprobación de uso de emergencia para los biológicos de Moderna y Pfizer/BioNTech a finales de 2020. 

La eficacia de estos biológicos (o capacidad para proteger frente a la infección) evaluada a través de ensayos clínicos en humanos fue reportada a través de publicaciones en la revista científica New England Journal of Medicine (1, 2), con 94,1 % para el caso del de Moderna en la prevención de la enfermedad por COVID-19, incluyendo síntomas graves. Y de 95 % para la de Pfizer en prevención de la enfermedad. 

“Las vacunas de ARNm son terapia génica experimental”

Falso

Se trata de otra reiterativa afirmación de Hotze en el video que también es falsa, pues estas vacunas no son terapia génica experimental. La FDA define ésta como “una técnica que modifica los genes de una persona para tratar o curar una enfermedad”, por eso Hotze se equivoca al usar estos términos en este contexto. 

Previamente en Colombiacheck (1, 2) aclaramos basados en la evidencia científica, así como lo han señalado las autoridades internacionales en salud como la OMS, FDA y los mismos CDC, que a través de  las vacunas de ARNm se inyecta una pequeña porción del Ácido Ribonucleico mensajero (ARNm) del nuevo coronavirus, lo que le da a nuestras células instrucciones sobre cómo producir una proteína que es exclusiva del virus (la proteína S, espiga -spike- o pico). Una vez que nuestras células hacen copias de tal proteína, destruyen el material genético de la vacuna.

Luego el sistema inmune de nuestro cuerpo reconoce que la proteína no debería estar allí y construye células de la defensa como linfocitos T y linfocitos B que recordarán cómo combatir el virus si nos infectamos en el futuro, con el fin de que no desarrollemos la enfermedad.

Fuente: Colombiacheck

De ese modo siempre se ha resaltado que el ARNm que se inyecta a través de la vacuna se destruye luego de cumplir su función, por lo tanto no se inserta en el material genético de la célula o ADN propio, ni tiene la capacidad de modificar los genes ni perdura indefinidamente en el cuerpo, contrario a lo que dice Hotze. 

Los doctores Peter Hotez y María Elena Bottazzi, codirectores del Centro para el Desarrollo de Vacunas del Hospital Pediátrico de Texas, también explicaron en un artículo publicado en el Washington Post el 19 de marzo de 2021 sobre los mitos de las vacunas que es un error señalar que las de ARNm son terapia génica.

“El ARNm inyectado a través de nanopartículas de lípidos en una vacuna no entra a nuestro genoma. Se convierte en un modelo para que las células produzcan combinaciones de aminoácidos en moléculas llamadas ribosomas en el citoplasma de la célula, fuera del núcleo”, especificaron Hotez y Bottazzi. “Nuestro sistema inmune entonces responde al nuevo péptido, el cual se asemeja a la proteína pico del coronavirus. Por lo tanto, no es correcto decir que las vacunas ARNm son equivalentes a una ‘terapia génica’, como algunos críticos de las vacunas han dicho”,concluyeron Hotez y Bottazi.

Y Jacob Sherkow, profesor de Derecho de la Universidad de Illinois, quien ha desarrollado investigaciones sobre las implicaciones legales de biotecnologías avanzadas como las vacunas contra COVID19, explicó a factcheck.org: “Las vacunas de ARNm no modifican los genes de una persona, es decir, su genoma. Son transcripciones del gen pico del virus que se traducen a proteína y se expresan en las células; el ARNm se degrada posteriormente. El genoma permanece sin cambios”. 

“Las vacunas fueron aprobadas sin ninguna publicación de estudios en animales. Quienes las reciben son conejillos de India”

Falso

Continuando con las afirmaciones del médico de Texas, también señaló que las vacunas fueron aprobadas sin la publicación de los resultados de los estudios en animales ni en humanos y por esa razón quienes las reciben son conejillos de India.

Pero cada una de las vacunas contra COVID-19 debió cumplir unas fases de investigación, como lo aclaramos en el explicador sobre estas vacunas, que van desde estudios preclínicos que se desarrollaron en laboratorio y en animales hasta los ensayos clínicos que se llevaron a cabo con miles de humanos. Los resultados de cada fase han sido evaluados y publicados en revistas científicas.

Posteriormente las autoridades regulatorias en salud de cada país, a su vez, se han encargado de revisar tales resultados para determinar si autorizan o no el uso de cada biológico en su población.

fases de desarrollo de una vacuna

Así por ejemplo, en el caso de Colombia entre las vacunas aprobadas como la de Pfizer o la de Sinovac los resultados de las diferentes fases de investigación se encuentran publicados en los siguientes links: 1, 2, 3, 4, 5, 6. En todos los casos, el Invima tuvo que realizar una revisión de dichos estudios para otorgar las autorizaciones de uso de emergencia (1, 2, 3 y 4) de esos biológicos en Colombia.

“Los efectos adversos son inevitables”

Cuestionable

Hotze se refirió a los efectos adversos de las vacunas contra COVID-19 al afirmar que en el primer mes de uso de la vacuna en Estados Unidos “se documentaron más de 40.000 reacciones adversas incluidas miles de reacciones anafilácticas y problemas neurológicos graves”. También dijo que al 14 de febrero de 2021, se habían registrado 934 muertes de personas que habían recibido la vacuna en ese país y por lo tanto señaló que los efectos adversos son inevitables y son más que los beneficios.

Tales afirmaciones las calificamos como cuestionables, pues el médico usa datos numéricos aproximados a los datos registrados por el VAERS (entidad que vigila y recibe notificaciones de probables reacciones adversas a las vacunas en Estados Unidos) pero los tergiversa para transmitir un engañoso mensaje sobre la vacunación. 

En un explicador previo sobre la seguridad de las vacunas del COVID-19 enfatizamos que la seguridad es la máxima prioridad en el desarrollo y aprobación de las vacunas. 

También señalamos que estas sólo se aprueban si los beneficios generales de aplicarlas, superan sus riesgos, es decir que se demuestra que protegen contra el COVID-19 y que el riesgo de que se presenten efectos secundarios graves o que puedan amenazar la vida de las personas, es nulo o muy bajo. 

Después de ser aprobadas, el monitoreo de la seguridad de las vacunas continúa, ya que es un componente habitual de los programas de inmunización, así lo señalan desde la Organización Panamericana de la Salud

Por lo cual existen organizaciones de farmacovigilancia en cada país que monitorizan las reacciones adversas que se pueden presentar. En Estados Unidos es el Sistema de Notificación de Reacciones Adversas a las Vacunas (VAERS por sus siglas en inglés) y a través de su web se pueden hacer notificaciones de posibles eventos adversos.

Ahora bien, el hecho de que las vacunas contra el COVID-19 sean "seguras", no significa que estén completamente libres de efectos secundarios. Así como ocurre con cualquier otra vacuna, con éstas se pueden presentar algunos síntomas o efectos secundarios luego de la inyección, la mayoría de los cuales son leves a moderados, no dejan secuela ni significan un riesgo para la salud de las personas.

Pero en ese sentido al VAERS se notifica cualquier evento o síntoma que se pudiera relacionar con la vacuna, desde síntomas leves hasta graves o defunciones, sin que esto signifique que toda notificación corresponde a una reacción adversa a la vacuna, como lo han aclarado desde los CDC

Para establecer que un síntoma notificado al VAERS o a las entidades que vigilan la seguridad de las vacunas, el cual aparece luego de la aplicación de la vacuna se debe directamente al biológico y no a una coincidencia o a otras causas, se deben cumplir unos criterios de causalidad, así lo explican desde la OMS. Por esa razón hay unos comités especializados en tales instituciones encargados de esa tarea. 

Desde la Agencia Europea de Medicamentos explican que existen técnicas de análisis para que los expertos evalúen si un efecto secundario es probable que sea causado o no por la vacuna. Y si el análisis concluye que un nuevo efecto secundario es causado por el biológico, este es incluido en las advertencias o en su hoja de seguridad.

Hotze por lo tanto se acerca en los números que da sobre las notificaciones de probables reacciones adversas al VAERS, que se pueden consultar aquí, pero se equivoca al no aclarar que se trata sólo de notificaciones que se dieron en los primeros dos meses de uso de la vacuna en Estados Unidos. 

Así, entre diciembre y enero de 2021 hubo 47.232 eventos notificados, y en cuanto a fallecimientos entre diciembre y el 14 de febrero, según el VAERS, hubo 1.257 notificaciones de muertes en personas que habían sido vacunadas contra COVID-19. 

De ese modo, que exista una notificación de un probable evento adverso al VAERS no significa que este hubiese sido provocado por la vacuna como lo intenta señalar Hotze, o que sea un efecto secundario al biológico, ya que cualquier persona puede realizar este tipo de notificaciones según el VAERS.

Luego de analizar los datos del VAERS, desde los CDC reportaron con fecha del 27 de mayo de 2021 que “después de una revisión de la información clínica disponible, incluidos los certificados de defunción, informes de autopsias e historias clínicas, no se estableció una relación causal con las vacunas contra el COVID-19 y los fallecimientos notificados desde el inicio de la vacunación en Estados Unidos”. 

Previamente los CDC habían señalado que no se habían identificado "patrones en causas de muerte que puedan indicar un problema de seguridad con las vacunas contra el COVID-19", y desde allí tampoco han reportado nuevos efectos adversos asociados a las vacunas de ARNm, siendo estos biológicos los primeros que se aplicaron en dicho país. 

“La ivermectina y la hidroxicloroquina pueden prevenir y tratar la infección por COVID-19”

Falso

Al finalizar el vídeo Hotze justifica las afirmaciones previas sobre las vacunas diciendo que estas no son necesarias porque el COVID-19 se puede tratar y prevenir con la ivermectina y la hidroxicloroquina. 

Pero nuevamente se trata de falsos señalamientos, pues no se ha demostrado científicamente que algunos de estos medicamentos sea eficaz en el tratamiento del COVID-19. 

En un explicador previo aclaramos que la evidencia científica aún no era suficiente para respaldar la eficacia de la ivermectina en el COVID-19, así mismo lo señalamos en un chequeo en marzo de 2021. Incluso el 31 de marzo de 2021 la OMS desaconsejó el uso de este medicamento en el contexto de COVID-19 si no es dentro de ensayos clínicos, debido a que los resultados de los estudios recopilados en el último año no son fiables por diferencias metodológicas. A junio de 2021 tales recomendaciones no han cambiado.

Además, en el mismo comunicado la OMS enfatiza como recomendación firme no administrar hidroxicloroquina ni cloroquina para tratar el COVID-19, independientemente de la gravedad de la enfermedad. También la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) desaconseja el uso de hidroxicloroquina, pues los estudios clínicos realizados desde el 2020 en pacientes con COVID-19 no demostraron reducir las muertes o prevenir la enfermedad y sí mostraron que podía aumentar los efectos no deseados en comparación con placebo.

comunicado OMS


Fuente: https://www.who.int/es/news-room/feature-stories/detail/who-advises-that-ivermectin-only-be-used-to-treat-covid-19-within-clinical-trials

Así concluimos, que el doctor Hotze se equivocó en sus afirmaciones sobre las vacunas de ARNm contra COVID-19, por lo cual desinforma sobre estos biológicos que han demostrado ser útiles en reducir el número de muertes y enfermos graves por COVID-19 en países como Israel, Estados Unidos e Inglaterra, donde el total de vacunados ya corresponde a un porcentaje significativo de la población.

Para leer otros chequeos y explicadores sobre el nuevo coronavirus puede visitar el especial Mentiras y verdades sobre el nuevo coronavirus en www.colombiacheck.com o seguirnos en nuestras redes sociales. 

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Miércoles, 02 Junio 2021

Es falso que vacunas para COVID-19 hayan causado miles de defunciones en Europa y Estados Unidos

Por Gloria Correa

Una publicación tergiversa datos de las organizaciones que reciben y monitorizan las notificaciones de probables efectos adversos producidos por la vacunación para transmitir un falso mensaje sobre la seguridad de las vacunas.

La publicación en Facebook de un portal llamado Fuego Pentecostés comienza señalando: “Las vacunas COVID19 han matado OFICIALMENTE a 10,000 personas en Europa y EEUU”. Enfatiza que las muertes han sido principalmente por el biológico  de Pfizer y Astrazeneca y posteriormente incluye unas citas bíblicas y datos de EudraVigilance y del Vaccine Adverse Event ReportingSystem (VAERS), organizaciones encargadas en Europa y Estados Unidos, respectivamente, de monitorizar los posibles efectos adversos de estos biológicos. 

Pero la publicación transmite en general un falso mensaje sobre la seguridad de las vacunas de COVID-19 al hacer atribuciones erróneas de defunciones a estos biológicos y tergiversar información proveniente de las bases de datos de seguridad de los laboratorios. 

etiqueta falso

Colegas verificadores de Newtral en España, señalaron que los datos utilizados de Eudravigilance y del VAERS corresponden a notificaciones de defunciones en personas que previamente fueron vacunadas contra COVID-19, pero sin que eso signifique que las vacunas hayan sido la causa de muerte, que es lo que no aclara la publicación y termina desinformando.

Otra publicación en un sitio web con contenido similar que atribuye muertes a las vacunas de COVID-19, ha sido desmentida por colegas verificadores de Maldita y de la Agencia EFE durante mayo de 2021. 

A continuación lo que encontramos en Colombiacheck:

Las vacunas COVID-19 son seguras

En un explicador previo sobre las vacunas para COVID-19 enfatizamos que la seguridad ha sido una prioridad en su desarrollo, pues a través de las diferentes fases de investigación que debieron cumplir estos biológicos, las entidades y organizaciones en salud que los vigilaron y evaluaron siempre tuvieron en cuenta que el riesgo de que se presenten efectos secundarios graves o que puedan amenazar la vida de las personas secundarios a las vacunas, debía ser muy bajo o nulo. 

Además a pesar de haber cumplido tales criterios de seguridad durante las fases de investigación, estas vacunas siguen siendo vigiladas por organizaciones en salud como la Administración de medicamentos y alimentos (FDA, por sus siglas en inglés), en Estados Unidos, así como la Agencia Europea de Medicamentos (EMA, por sus siglas en inglés), en europa, y la Organización Mundial de la Salud (OMS). 

Dicho control se hace a través de sistemas de vigilancia como el Eudravigilance y el VAERS, así como por los mismos organismos en salud en cada país. En Colombia quienes cumplen esas funciones de monitoreo sobre las vacunas de COVID-19 son el Instituto Nacional de Salud, el Invima y el Ministerio de Salud.

Notificaciones a Eudravigilance y al VAERS son sólo sospechas de efectos adversos 

El Eudravigilance y el Sistema de Notificación de Eventos Adversos de Vacunas (VAERS, por sus siglas en inglés) son, como explicamos previamente, dos bases de datos usadas en Europa y Estados Unidos, respectivamente, con el fin de vigilar y monitorizar la seguridad de las vacunas. 

A través de dichos sistemas se recogen todas las notificaciones de sospechas de efectos adversos, es decir, síntomas, enfermedades e incluso defunciones que coinciden con la vacunación de COVID-19, pero que no necesariamente son provocados por estas vacunas. 

Tales condiciones o situaciones ocurren durante o después de que las personas reciben los biológicos y por lo tanto son notificados a esos sistemas para ser sometidos a estudios y análisis pertinentes. 

eudravigilance

Fuente:Acceso en línea a los informes de presuntos efectos secundarios Eudravigilance .https://www.adrreports.eu/es/index.html

El Eudravigilance es un sistema coordinado por la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) y desde su sitio web aclaran sobre las notificaciones que se hacen de seguridad tanto de medicamentos como de las vacunas: 

“Sólo una evaluación detallada y una valoración científica de todos los datos disponibles permiten llegar a conclusiones sólidas sobre los beneficios y riesgos de un medicamento.

Las notificaciones a Eudravigilance son hechas por las autoridades nacionales de cada país, los titulares de autorización comercial del fármaco o los promotores de ensayos clínicos (pruebas de investigación de un medicamento o vacuna en personas), pues los ciudadanos vacunados en Europa no pueden enviar sus informes sobre presuntos efectos adversos”.

Cuando se acumulan varios casos similares de presuntos efectos adversos no descritos anteriormente que podrían deberse a la vacuna, las autoridades en salud los analizan. Esta evaluación se hace en colaboración con agencias de medicamentos de la Unión Europea, coordinadas por la EMA y expertos que hacen parte del Comité de evaluación de Riesgos de Farmacovigilancia, (PRAC, por sus siglas en inglés). 

Si concluyen que se trata de una reacción adversa, se actualizan los datos en la ficha técnica de las vacunas.

Así la EMA ha informado que los efectos secundarios más comunes de las vacunas de COVID-19 aprobadas en Europa son “leves o moderados”. En el caso de las vacunas de AstraZeneca-Oxford y Janssen, se detectaron reacciones más graves caracterizadas por  trombos con plaquetas bajas en quienes habían sido vacunados previamente con tales biológicos, siendo estos muy infrecuentes, pero dicho dato ha quedado registrado en las hojas de seguridad de los biológicos: “Son muy raros y pueden afectar a una de cada 10.000 personas vacunadas”, se señala en la hoja de seguridad de la vacuna de AstraZeneca y en la de Janssen.

De forma similar funciona el VAERS, en Estados Unidos, pero en este sistema cualquier persona en el país puede hacer una notificación de una posible reacción adversa. Y dentro de las limitaciones está que el sistema no puede comprobar si las presuntas reacciones fueron o no a causa de la vacuna, pues para esto se requiere de un grupo de expertos en seguridad de las vacunas quienes revisan los informes de eventos adversos graves para determinar si fueron o no debido a la vacuna. 

limitaciones del VAERS

En ese sentido los organismos reguladores resaltan que no hay que interpretar todos los datos de Eudravigilance y VAERS como efectos provocados por las vacunas.

Datos de defunciones no se pueden atribuir a las vacunas 

La publicación hace otros señalamientos sobre las defunciones: “Se informó a EudraVigilance y al Vaccine Adverse Event Reporting System (VAERS) de un total de 9,667 muertes después de las inyecciones de COVID-19, según Health Impact News”.

Y continúa: “La inyección de Pfizer / BioNTech ha causado 3.760 muertes reportadas hasta el 10 de abril. Moderna es responsable de 1.801 muertes, mientras que AstraZeneca tiene 1.086 muertes. Johnson & Johnson no se utiliza mucho en Europa. Pero es responsable de 15 muertes. Todos los disparos también son responsables de casi 300,000 lesiones totales”.

Sin embargo, estos datos que dan son inespecíficos porque las 9.667 muertes que supuestamente fueron reportadas a los sistemas de vigilancia no las delimitan a un período de tiempo ni establece cuál cantidad correspondería al VAERS y cuales a Eudravigilance.

Continuando con la siguiente parte, se infiere que los datos que dan por tipo de vacuna son de Europa al 10 de abril de 2021. Al revisar los informes de Eudravigilance sobre las vacunas de COVID-19, que se pueden consultar aquí, encontramos, por ejemplo, que al 29 de mayo de 2021 para Astrazeneca se han hecho un total de 249.236 notificaciones, para Janssen 6.136, para Moderna 34.269 y para Pfizer (conocida como Tozinameran por su nombre comercial) un total de 198.678 notificaciones. 

Sin embargo, el sistema no arroja el total de desenlaces fatales o muertes por vacuna notificados, sólo da los datos individuales de estos eventos asociados a 38 condiciones médicas por fecha.

Pero como se explicó previamente, cualquier dato en Eudravigilance no prueba que las vacunas autorizadas contra la COVID-19 hayan sido la causa de dicha notificación. Y las autoridades sanitarias no han confirmado ese número de defunciones asociadas a las vacunas, excepto por las asociadas a la presencia de trombos que pudieron tener una relación con la aplicación de algunas de esas vacunas.

Desde la EMA informaron a los colegas de Newtral: “En el caso de las vacunas COVID-19, actualmente se les da prioridad a las personas mayores, ya que tienen un mayor riesgo de desarrollar una forma grave de COVID-19 y morir a causa de ella. Aproximadamente 12.000 personas mueren cada día en la UE [Unión Europea] por diversas causas, de las cuales el 83% son mayores de 65 años. El hecho de que alguien haya muerto después de ser vacunado no significa que la muerte haya sido causada por la vacuna", dicha institución también enfatizó que la vacunación contra COVID-19 no reduce las muertes por otras causas, que pueden ocurrir poco tiempo después de la vacunación.

Jaime Pérez, miembro de la junta directiva de la Asociación Española de Vacunología, explicó a la agencia de noticias EFE que no se puede establecer esa relación entre las vacunas y los fallecimientos: “Una cosa es que alguien se muera después de recibir una vacuna (no nos hacen inmortales) y otra que se muera por la vacunación”, enfatizó.

De ese modo, concluimos que es falsa la información que da la publicación del portal Fuego Pentecostés al intentar atribuir notificaciones hechas al VAERS y a Eudravigilance como muertes y eventos adversos secundarios a las vacunas de COVID-19, cuando las autoridades en salud no han hecho reportes de causalidad sobre los mismos y corresponden sólo a sospechas de reacciones adversas que se notifican para mantener la vigilancia de la seguridad de estos biológicos. 

Para leer otros chequeos y explicadores sobre el nuevo coronavirus, visitae el especial Mentiras y verdades del nuevo Coronavirus en www.colombiacheck.como o seguirnos en nuestras redes sociales.