Pasar al contenido principal

Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple

Chequeo Múltiple

Miércoles, 08 Julio 2020

Chequeo a entrevista de Álvaro Uribe en La Silla Vacía

Por Colombiacheck

Revisamos 31 afirmaciones que hizo el expresidente en esta entrevista y calificamos más como “falsas” o “cuestionables”, que como “verdaderas” o “verdaderas, pero”.

El pasado 12 de junio, Juanita León, directora de La Silla Vacía, entrevistó al senador y expresidente Álvaro Uribe Vélez. La entrevista fue transmitida en vivo por los canales de Facebook y Youtube de La Silla, con el título “Álvaro Uribe responde a las sombras que lo rodean”. Durante una hora y media, Uribe habló al contestar las 54 preguntas, contrapreguntas y afirmaciones que León hizo.

Verificamos qué tantos hechos y datos ciertos o falsos dijo el expresidente Álvaro Uribe Vélez en la entrevista de La Silla Vacía. Durante una hora y media, el actual senador se sentó en la palabra. En Colombiacheck verificamos 31 de sus respuestas.

En Colombiacheck decidimos verificar las respuestas del expresidente, debido a la trascendencia de la entrevista, que, incluso, despertó críticas en redes sociales tanto de seguidores como de detractores de Uribe.

Lo primero que hicimos fue desgrabar la entrevista, apoyados en un bot de nuestros colegas argentinos de Chequeado. Luego, limpiamos la desgrabada y separamos las preguntas y respuestas en un proceso que nos tardó varios días. 

Después de leer y escuchar la entrevista varias veces encontramos 31 frases verificables, es decir que tenían datos y hechos susceptibles de ser verificados y analizados con nuestra metodología. Estas afirmaciones fueron de temas como interceptaciones ilegales, el caso del general retirado Mauricio Santoyo, los señalamientos por manipulación de testigos, la muerte de Pedro Juan Moreno y la relación del expresidente con María Claudia “Caya” Daza, entre otros temas.

Gran parte de la entrevista eran opiniones, versiones del propio Uribe de hechos y otros datos que no eran factibles de verificar, por lo que no los pasamos por nuestra metodología. 

Uno de los pasos de esta metodología es contactar al autor de la frase para obtener su versión y solicitar soportes documentales. Así que el miércoles 1 de julio le enviamos un cuestionario a la oficina de prensa del senador Uribe. Su respuesta fue: ‘Gracias por la verificación. Dame un rato que estamos en este momento ocupados con otros temas’.

El lunes pasado nos contestaron que enviarían las preguntas a los asesores. Sin embargo, aún no hemos recibido respuesta.

De todas maneras, confrontamos las afirmaciones de Uribe con la información y datos disponibles y analizamos el contexto de sus respuestas. Así, calificamos 10 de las afirmaciones verificadas como “falsas”, cinco como “cuestionables”, siete como “verdaderas, pero”, seis más como “verdaderas” y, finalmente, otras tres como “inchequeables”.

Para revisar los chequeos que hicimos de las 31 afirmaciones a continuación puede seleccionar dos opciones: leer la entrevista abreviada o leerla completa desgrabada.
En ambos casos encontrará subrayadas las frases verificadas con las calificaciones: falso, rojo; cuestionable, amarillo; verdadero pero, verde opaco; verdadero: verde limón e inchequeable, rosado.  

Actualización: *Luego de publicar este especial, una persona de la oficina de prensa del senador Uribe escribió por WhatsApp y llamó a uno de nuestros periodistas para manifiestar “precisiones” a algunos de los chequeos de este especial.

En uno de los mensajes de WhatsApp se asegura que “No están haciendo proceso de verificación de información, mas bien de conclusiones que a uds les parecen ser. Y en esa medida nos reservamos el derecho a solicitar rectificación de manera pública”.

Como parte de nuestra metodología y debido a esa solicitud, publicamos en cada una de las notas referidas las afirmaciones del equipo de prensa del senador Uribe, junto a nuestra explicación al respecto. Sin embargo, al revisar los datos y opiniones dados por la integrante del equipo de prensa, conservamos las calificaciones dadas en nuestras notas.

Asimismo, contestamos la solicitud de rectificación con el siguiente mensaje:

Al revisar las precisiones de los chequeos a la entrevista de Uribe en La Silla Vacía, y de acuerdo con nuestra metodología de verificación, agregamos los comentarios enviados a las verificaciones respectivas. Sin embargo, al revisar nuestra reportería y nuestras conclusiones a la luz de la información aportada, mantenemos las calificaciones de "cuestionable" y "falso" en las notas referidas sobre el caso Santoyo, el DAS y las Fuerzas Militares.

Al realizar estos chequeos, cumplimos con los criterios de veracidad e imparcialidad. Como explicamos en nuestra metodología, uno de los pasos a seguir para llegar a las calificaciones es poner en contexto las afirmaciones del personaje público que estemos chequeando. Eso fue lo que hicimos con las afirmaciones del senador Uribe. Al seguir este y los demás pasos de nuestra metodología (como contrastar diversas fuentes y documentos) llegamos a las calificaciones publicadas.

Para ver cada chequeo debe darle click a la frase resaltada:.
 

Abreviada
Completa

Buenas noches a todos los usuarios de La Silla Vacía, buenas noches doctor Uribe. Gracias por aceptar esta entrevista.

Antes de arrancar yo quería compartir con los usuarios las cosas que usted y yo acordamos previamente.

La primera es que esta entrevista girará alrededor de las investigaciones recientes y de los temas judiciales recientes alrededor suyo en el último año. La segunda es que para asegurarnos de que esto no vaya a ser un monólogo, vamos a tener un límite de tiempo que obviamente es flexible, pero que la idea es que pueda ser una conversación entonces que usted conteste 3 minutos, yo le contra-pregunto, usted ahonda y así tenemos una conversación. La tercera es que solo yo le haré preguntas y no vamos a pasar preguntas de los usuarios. Y la cuarta es que yo no voy a comenzar haciéndole preguntas queridas para después hacerle las difíciles, sino que de una voy a entrar con las preguntas difíciles y con eso hablamos de una vez de lo que es interesante para los dos entonces.

Entonces arrancamos. En las últimas entrevistas que usted ha dado en los medios que ha estado, en los últimos días, usted ha dicho que hay una sistematicidad de ataques a su reputación. Yo le propongo que comencemos por la investigación de las carpetas secretas, que en este caso la semana pasada le abrieron una indagación preliminar por un anónimo que lo señala como uno de los receptores de esos perfilamiento ilegales que estaba haciendo el Ejército.

El anónimo incluye los nombres de seis militares que supuestamente interceptaron las comunicaciones y supuestamente se las pasaban a usted. También los nombres de otros militares que, según el anónimo, podrían dar fe de lo que está diciendo. Y usted ha dicho que no hay ni una sola prueba de que usted recibiera esa información y ha mostrado en su defensa que, por ejemplo, hayan perfilado a Miguel Matus, candidato por el Centro Democrático, o a Gustavo Rugeles, el director de El Expediente, una persona que usted dice que es cercana al Centro Democrático.

Interceptaciones Ilegales

A mí me surge una pregunta doctor Uribe y quisiera comenzar por eso y es que más allá de lo que establezca la justicia, pues que ya veremos si abren un proceso, una indagación preliminar es una etapa previa, la duda que me surge es por qué hay tantos episodios de chuzadas alrededor suyo. Lo que pasó en el DAS, lo que pasó con Santoyo cuando usted era gobernador de Antioquia. ¿Cómo explica usted que este tema de las chuzadas lo ronda?

Doctora Juanita, primero mi saludo a usted, a todo el equipo de La Silla Vacía y a todas las personas que siguen en las redes. Tengo que hacerle una anotación primero, pero por ejemplo, las interceptaciones con las cuales acusan al general Santoyo, esas interceptaciones las hizo él cuando yo ya no era gobernador de Antioquia.

Él fue un oficial anti-secuestro siendo yo gobernador de Antioquia, nombrado por el gobierno nacional. Yo apoyé a todas las fuerzas militares y de policía que había en el departamento, a ninguno nombré, procedí con total transparencia.

¿Usted me permite hacer un preámbulo? En efecto, usted me mandó un memorando con Laura Medina de las reglas de esta entrevista y le dije Laura yo ni lo leo, que pregunten lo que quieran, pregunten lo que quieran. Que tengan un poquito de paciencia conmigo que yo soy extenso. Pero usted me está haciendo una pregunta muy abierta. Empieza con lo de los perfilamientos de los militares, dice lo del general Santoyo, que le contesté muy precisamente ese punto, y en seguida me dice que alrededor mío ronda chuzadas. Usted me quiere concretar eso para no ser yo extenso, ser muy respetuoso con los tiempos a fin de que usted conduzca la entrevista.

Claro doctor Uribe. Mi pregunta es que cuando cuando el caso de Santoyo que hicieron las interceptaciones cuando usted era gobernador.

Fue después Juanita, fue después.

Pero fue antes de antes de que usted lo nombrará como su jefe de seguridad

Tampoco lo nombré yo, Juanita.

Entonces quien lo nombró como jefe de seguridad

No, yo no lo nombré, Juanita, no lo nombré.

¿No era su jefe de seguridad?

Esto es: a él lo nombraron. Yo llegué a la Presidencia de la República, casi cinco años después de haber dejado la gobernación de Antioquia. Siendo candidato, usted sabe la cantidad de atentados que hubo en mi contra. Y la Policía, autónomamente, nombró al entonces coronel Santoyo para que fuera jefe de seguridad del candidato Álvaro Uribe. Cuando yo llegué a la presidencia, me pareció normal que quien había sido el jefe de seguridad en la campaña fuera agente de seguridad en la presidencia.

Claro, pero Santoyo era bastante cercano a usted cuando él era jefe del Gaula en la gobernación, digamos no era un desconocido para usted y usted sabía que ya había tenido de ese escándalo previo.

No, doctora Juanita.

¿Usted no sabía que había tenido ese escándalo previo?

No, ese escándalo es posterior a mi salida de la gobernación y la verdad, ¿sabe cuánto tiempo dejé yo de ver al general Santoyo? Entre la salida de la gobernación.... Yo salí de la gobernación y me fui en un exilio académico a la universidad de Oxford y el 2 de enero del 98, llegué a la presidencia en el año 2002, a mediados. Yo me quedé desde el 2 de enero del 98, desde que terminé la gobernación, hasta pocos días antes de mi elección presidencial, cuando nombraron al coronel Santoyo como jefe de mi seguridad, me quedé sin verlo Juanita.

Como yo he sido muy respetuoso de las fuerzas armadas, así como los apoyé a todos los generales que hubo en Antioquia en las diferentes brigadas. ¿Sabe quién fue el primer general de la Cuarta Brigada? El general Mora Rangel.

Claro doctor Uribe, pero Santoyo era el jefe del comandante de la Policía durante su gobernación de Antioquia y usted

No era el comandante de la Policía. Aquí están los comandantes de la Policía, de los batallones, de las brigadas, etcétera. Él era el director de la política antisecuestro de la Policía. No era el director. Me da miedo que se nos vaya la hora.

Mi pregunta para usted es: Cuando usted era presidente, cuando usted era presidente, los dos directores del DAS fueron condenados por chuzadas.

¿Acabó el tema Santoyo?

No, es que me parece que está relacionado. Entonces mi pregunta para usted es: hay varios sucesos en donde ha habido interceptaciones ilegales de gente cercana a usted. Le repito: los dos directores del DAS, usted nombró a Santoyo después de ese escándalo de las chuzadas y el hacker, por ejemplo, Sepúlveda lo mencionó a usted como...

Pero Juanita, yo te ruego, concreta, porque si tú me vas haciendo estas preguntas así, me pones a contar una historia. Por ejemplo, empezaste con los perfilamientos y nada de eso hemos hablado, Juanita. Yo estoy dispuesto a contestarte todo, que pena. ¿Usted recuerda al doctor Andrés mi otro director del DAS? Pero usted es quien conduce la entrevista.

Entonces contésteme esa pregunta y es ¿por qué cree que hay tantos eventos de chuzadas alrededor de su nombre? ¿Por qué cree que lo mencionan en este caso como que usted era el beneficiario...?

Mire Juanita, si yo me pongo simplemente a expresar mi juicio de valor contra las acusaciones contra mí, es una palabra contra otra. Yo quiero por ejemplo ver temas concretos.

Mire: cuando se habla de interceptaciones a la Corte, usted sabe cuando yo llegué a la Presidencia, usted conoce todos los antecedentes del DAS. Desde muy temprano en la Presidencia dije yo que se debía eliminar el DAS. Inclusive el proceso de liquidación del DAS lo empezó el doctor Muñoz siendo yo Presidente de la República. Me dijeron, al principio no lo elimine y hubo una comisión de reforma donde estuvo el doctor Bejarano. Usted sabe la penetración de la criminalidad en muchas instituciones colombianas.

Le voy a contar cuatro cosas. Una, me hacen una interceptación a mí con un dirigente que habíamos tenido en el Quindío, donde yo dije una palabra que no correspondía.

Segundo, me interceptan con el presidente de la Corte Suprema de Justicia, las que se conocen. Tercero, a mí me llaman y me dicen: en Caucasia, Antioquia, hay un señor a quien le dicen Macaco peligrosísimo. Me contaron todas las amenazas, una cosa y la otra. Pedí que lo capturaran. Estaba tan interceptado, que a los dos o tres días llegó a la oficina del Comisionado un abogado a decir: “y el presidente por qué manda a interceptar, a capturar a este señor, si este señor va a entrar en la paz”.

Y esta que es bien importante, esta que es bien importante, Juanita. Muchas de esas interceptaciones, por ejemplo las conversaciones mías con la Corte que interceptaron no las publicaron todas.

Me gustaría, para probar que yo siempre he dicho la verdad. ¿Sabe por qué medio el país se enteró, y por supuesto este ciudadano que le habla, de que había unas grabaciones a la Corte? Por el periódico El Espectador, donde aparecen unos magistrados diciendo que hay que darle golpe de estado a Uribe, que a los funcionarios de Uribe no hay que condenarlos por razones jurídicas sino políticas.

Ahí paro, le quiero contestar con precisión lo que me pregunte.

No quiere entrar como en los detalles del pasado pero cuando usted habló de eliminar el DAS fue cuando ya estaban en el escándalo de las chuzadas, que se incrementaron, seguramente ha habido chuzadas en diferentes momentos, pero a raíz de la investigación a Mario Uribe su primo.

No, no, no, nada tiene que ver Juanita. Yo desde muy al principio del gobierno dije que había que eliminar el DAS. Es que mira los antecedentes del DAS cuando yo llegué. Te han dato unas informaciones equivocadas, te lo digo con todo el respeto. Inclusive yo tuve dos propuestas de eliminar el DAS, al principio, y me dijeron no lo elimine, no lo elimine, reformelo. Nombraron la comisión donde estuvo el doctor Bejarano. Después del doctor Noguera, tuvo un gran director del DAS, Andrés Peñate, usted lo tiene que conocer, un hombre de toda la reputación, como con toda la reputación llegó María del Pilar Hurtado y el doctor Muñóz.

Entonces, cuando veo que no sirve la comisión de reestructuración, vuelvo y digo “hay que eliminar el DAS”.

Entonces doctor Uribe, ¿cuál es su explicación de que en este anónimo tan detallado digan que usted es el principal benefactor de estos de estos perfilamientos ilegales?

Debo extender algo. Estábamos en el año 2014. Iba bien la candidatura del doctor Óscar Iván Zuluaga. Un periódico nacional publicó que unos integrantes de grupos de narcotráfico le habrían pagado 12 millones de dólares a asesores políticos del gobierno Santos para hacer gestiones ante el gobierno. Y que eso había sido en el año 2011 y que dos millones de dólares habían ingresado a la campaña Santos 2010 para pagar saldos insolutos.

Yo tengo testigos tan importantes de todo lo que conocí, como los doctores Jaime Lombana y Jaime Granados. Inclusive yo llamé en presencia de ellos a la embajada americana, porque uno de esos asesores mandó a decir con su abogado que quería un acuerdo con Estados Unidos. De la embajada me dijeron “después de elecciones”, seguramente lo hicieron.

Cuando estábamos en eso, que todo se le dijo a la Procuraduría y la Fiscalía, y que no hubo ninguna investigación. Ninguna. Apareció lo del ‘hacker’, una creación contra la campaña de Óscar Iván Zuluaga.

El principal implicado, el doctor Luis Alfonso Hoyos está hoy absuelto en las dos instancias. Este tema que le voy a decir es bien importante. ¿Sabe cuando me entero del hacker? cuando estalló el escándalo. ¿Sabe qué conversación tuve con el doctor Zuluaga?, a quien le tengo todo el afecto y le robaron la presidencia. Le dije: Óscar Iván si me hubieras preguntado que ibas nombrar a fulano director de redes, yo te hubiera hecho una contra pregunta: “¿Con quién trabajó ese señor?” Me hubieras dicho “con Santos” y te habría recomendado, no por ser yo inteligente sino por viejo, “no lo nombres”. Yo no conocía a ese señor.

Estoy investigado en la Corte desde septiembre de 2014 por el hacker. Han hecho, han practicado cualquier cantidad de pruebas, no han encontrado una contra mí. En diciembre, Juanita, es que yo peleo con las armas de frente, yo no peleó con el cuchillo bajo la ruana, yo peleo con la espada desenvainada. En diciembre llegó ese anónimo. Hace parte de esa sistematicidad. En el mes de enero cómo maltrataron mi honra y me han dicho los abogado que a raíz de ese anónimo la magistrada Cristina Lombana practicó gran cantidad de pruebas en las Fuerzas Armadas. No hay una sola prueba contra mi persona. No la hay. ¿Por qué lo conozco? Porque mis abogados han utilizado el derecho de acceso al expediente.

Una cosa no buena que pasó en la Corte. El 15 de mayo, no obstante que eso lo estaban investigando, empezó a investigar el mismo anónimo otro magistrado y solamente lo comunicó a la opinión pública dos días después de que el expresidente Pastrana y yo le dimos una entrevista a una colega suya sobre la campaña de Santos y Odebrecht. A mí sí me pareció anómalo. No se me ha olvidado el derecho del todo, que una misma denuncia tuviera tanto alcance de escándalo en ese momento y que el tema lo investigaran dos magistrados.

Según entiendo, doctor Uribe, hay dos investigaciones porque una es sobre las acusaciones del hacker y otra sobre los perfilamiento que aparecen en ese anónimo. Es decir las dos acusaciones aparecen en el mismo anónimo.

No, no, no, no, Juanita, la corrijo. El anónimo lo asumieron dos magistrados, cada uno por su lado.

Claro, pero por todos procesos diferentes porque son dos acusaciones diferentes.

No, el uno abrió un proceso y la otra lo sumó al proceso del hacker. Pero los dos sabemos que es algo que no es bueno.

A mí me llegó un auto de la Corte o una resolución con una información y decía… yo no quise que el doctor Jaime Granados recusara a la magistrada Lombana, no estoy de acuerdo, pero él lo hizo, y uno respeta al abogado. Y ella se declaró impedida, no sé por qué mención ahí. En todo caso, al parecer la Corte no tuvo mayoría para resolver eso. Me escriben a mí que como no ha habido mayoría, pero como no me precisan en el caso, pasa a otro magistrado a dictar ponencia y van a definir conjueces.

Eso no se había surtido, y le hablaba yo a Blu Radio dijo un colega suyo, “me están informando de la Corte que le van a quitar el proceso a la magistrada Lombana”.

A mí me parece muy grave la justicia mediática, y eso en otro país podría ser un prevaricato. Anticipar una decisión cuando todavía no se conocía la ponencia del magistrado que le correspondía proponerla y tenía que ser una decisión tomada por conjueces.

Vamos al fondo, no hay una prueba en mi contra. Yo nunca he tenido relaciones institucionales con las fuerzas armadas, ni clandestinas. Salí de la presidencia de la república y lo único que he tenido con las fuerzas armadas es que me han prestado un servicio de seguridad.

Lo interrumpo un segundito ahí, frente a la relación con los organismos de inteligencia, pues me parece que hay bastantes evidencias de los cercanas que han sido incluso después de salir de la presidencia, cuando usted filtró las coordenadas de la delegación de que salía el guerrillero Pablo Catatumbo de La Habana. Fue una filtración que le dio a alguien de los organismos de inteligencia. Ahorita recientemente en un artículo de Reuters hace menos de un mes hablaban sobre cómo los que estaban planeando el complot de tumbar a Maduro se comunicaban con usted también y con los organismos de inteligencia.

Entonces yo creo que usted sí tiene unas relaciones muy cercanas con los organismos de inteligencia.

Usted está no me está entrevistando, Juanita. Está editorializando. Está produciendo una sentencia. ¿Sabe la relación que he tenido con los organismos de inteligencia lo que hace que salí de la presidencia?

Reciente, el presidente Iván Duque me llamó, me llamaron de la Policía y del Ejército a decirme que los que habían atentado contra en el señor de las Farc, contra el médico Rodrigo, habían programado un atentado contra mí.

La verdad Juanita es que yo he sido muy respetuoso de esas instituciones, yo no tengo ninguna relación con los organismos de inteligencia, y todo lo que he dicho sobre Maduro es lo siguiente: que las fuerzas armadas de Venezuela, pero lo he dicho públicamente, le deberían quitar el respaldo, respaldar a Guaidó y Guaidó presidir unas elecciones transparentes.

Siempre que me han dicho intervención armada extranjera cada que me lo preguntan, y como yo manejo en privado los mismos temas que en público, en mi vida política digo “yo no estoy de acuerdo con eso”, pero no se lo digo hoy, lo he dicho de siempre. Es bueno que tenga en cuenta eso.

¿O sea que no es cierto que los exiliados que estaban planeando el golpe, le hubieran contado a usted?

Qué va a ser cierto. Entre otras cosas allá está una persona como JJ Rendón que fue uno de los asesores de Santos en ese episodio de la.

Cuando era candidato suyo

No Juanita.

JJ Rendón apoyó a Santos en la primera elección de Santos contra Mockus. En la campaña contra Mockus y también después. Cuando él era el candidato suyo.

Pero además después. Pero déjeme decirle esto. Yo he lanzado tres retos en mi vida. Y él último lo repetí hace poco. No sé si esta semana o la anterior tuve una conferencia virtual. Dicen que había 500 o 700 personas de la reserva activa de las Fuerzas Armadas y me hicieron mil preguntas. Por qué acabé el fuero militar, una cosa la otra, todo les contesté. Y les dije: creo ser el expresidente de Colombia que puede decir nunca ha habido un presidente como fue mi caso, que hablara tanto con las fuerzas armadas, con sus integrantes. O que los apoyara tanto desde una gobernación, cuando fui gobernado.

Jamás les di mal ejemplo de palabra o de obra. Ese reto lo he lanzado muchas veces, como he lanzado otro, a raíz de lo de la Ñeñe política y Claudia Daza. Reto algunos de mis colaboradores en mi larga vida política que diga que yo le he dado mal ejemplo de palabra o de obra.

Y otro reto, yo he contratado mucho por mi larga vida administrativa. He retado muchas veces a los contratistas del Estado a que si hay alguno que pueda decir que me sobornó que lo perseguí y que lo favorecía que lo diga. Ese reto a las fuerzas armadas es muy importante, Juanita.

Pero déjeme terminar lo de los perfilamientos. Tenga en cuento que yo peleo de frente, Juanita. Y la verdad es que siempre he dicho cómo van a perfilar personas que no están inmersas en delitos. Yo que he defendido el carácter democrático en nuestras Fuerzas Armadas,la circunstancia de que aquí no ha habido fuerzas armados al servicio de dictaduras como lo hubo en otros países de América Latina. Lo que me ha llevado a decir que aquí, con muchos problemas sociales, no hubo conflictos ni guerras.

Entonces también he dicho que no le queda bien a las Fuerzas Armadas, que siempre me vieron decir “pónganse por encima de la política, proteja por igual a mis más cercanos colaboradores y a mis más acérrimos críticos”. Y eso sucedió, Juanita.

¿Usted sabe qué perfilamientos se ha encontrado? Por ejemplo a Miguel Matus. Periodista. Vive en Arauca. Me apoyó, fue candidato nuestro al senado. Entonces aparece en una de esas carpetas y lo encuentran mis abogados, que dice: Miguel Matus, periodista de Arauca del ELN, del Centro democrático y en una foto conmigo .

O a Rugeles lo sacan con un coronavirus, con una gran cantidad de nombres de amigos de él que yo no conozco. Y sacan otra cosa que va a un punto que usted trajo. Sacan un Twitter mío en el cual… entonces en lugar de suministrarme información me hacían seguimiento a lo que yo publicaba.

Ahí sobre eso, tengo sólo una curiosidad que no es demasiado relevante pero que…

Interrúmpame, usted es la que conduce, pero no me deje perder sobre el Twitter…

Solamente me genera curiosidad que a pesar de que usted.. su abogado dio una entrevista después de que le abrieron la indagación, nunca mencionaron el caso de perfilamiento de Rugeles y de Matus, a pesar de que ya tenían el expediente. ¿Por qué eso surge ahora?

No, no, Juanita. Eso se ha venido diciendo a medida que…

Nosotros chequeamos las entrevistas de ese momento y no había ninguna mención a esos dos perfilamientos en ese momento de parte de su abogado.

Le quiero decir una cosa. Ahí hay una controversia también por lo siguiente: porque algunos pueden interpretar que es una violación de la reserva del sumario. Y yo lo he dicho en aras de la democracia, en áreas de mi reputación, tan pronto me lo han informado. Y allá están los investigadores, acreditados por mis abogados en la investigación de todo eso.

Pero mire el tuit que apareció, uno mío donde yo digo que unos cubanos, espías cubanos, están en Colombia. Lo conocía en la oposición venezolana.

Mire yo publiqué dos o tres cosas que sorprendieron mucho, que no debieron sorprender sobre el proceso de paz, cuando el presidente Santos negaba esas conversaciones.

Civiles amigos que habían participado en la... en mi gobierno y en la elección del doctor Santos. Mire en lo que está ahora. Yo recuerdo que lo publiqué estando en Sincelejo, qué escándalo que porque eso lo sabía muy poquita gente. Mentiras. Usted no sabe lo que le dolió a tantos colombianos, inclusive que estaban de ministros y embajadores en esa época, decisiones que tomó el gobierno. Vea lo que publica hoy permanentemente Juan Carlos Pinzón, que fue el ministro de Defensa y embajador en los Estados Unidos contra ese proceso. Entonces quítese la idea de que yo he tenido esas relaciones con la inteligencia militar. A mí me da mucha dificultad mentir y acabo de decir qué relación he tenido con la inteligencia militar lo que hace que dejé la presidencia.

Microgerencia

Bueno, doctor Uribe. Pasemos a la Ñeñe política que usted estaba hablando del caso de María Claudia Daza, su secretaria privada, miembro de la UTL…

Miembro de la UTL.

Y secretaria privada y asistente.

No es secretaria privada.

Usted dijo que si ella habría incurrido pues en esa relación con el Ñeñe habría sido un abuso de su confianza. Que fue algo parecido, que usted se sintió igualmente traicionado cuando su ex viceministro de transporte Gabriel García Morales fue condenado por recibir las coimas de Odebrecht y mi duda aquí es...

Me está combinando dos temas. Yo le ruego… Cada tema de eso es delicado, pregúnteme lo que quiera pero no me los combine.

Es que se los combino porque esa es la pregunta. Mi pregunta pregunta va más al estilo de gerencia, porque yo me acuerdo que yo cubría la seguridad democrática que estuve una vez en Arauca y estaba entrevistando al comandante del batallón de Arauca, y usted lo llamó a decirle que a diez kilómetros de distancia de donde nosotros estábamos habían secuestrado un comerciante, y él, que era el comandante la brigada ni siquiera sabía y se puso lívido. Llamó y averiguó y en efecto habían secuestrado a esta persona que usted decía…

Ahí van muchos temas…

Espere, espere. Déjeme terminar…. Entonces mi pregunta es la siguiente: usted es famoso por su micro gerencia. O sea, en su gobierno básicamente no se movía un papel sin que usted no lo supiera, todo el mundo decía que gran parte del éxito de la seguridad democrática era que usted estaba encima de todos y de su gobierno.

Y mi pregunta es cómo cómo concilia uno esa percepción de usted como un micro gerente con que personas tan cercanas a usted delincan a espaldas suyas como Maria Claudia, o no sé si Maria Claudia delinquió o no, pero lo menciona usted y usted no se enteró de eso. Cómo concilia eso de que personas cercanas a usted cometan irregularidades o delitos y usted no sepa y sin embargo sepa qué pasa a miles de kilómetros de distancia durante su gobierno.

Me está hablando de la micro-gerencia, de Gabriel García…

Le estoy hablando de cómo siendo tan microgerente se le pasan delitos de gente tan cercana a usted.

Es que, los hechos están en esos episodios. Yo no creo que yo me vaya a poner a darle conceptos generales. Yo creo que tengo la obligación con su medio como la que he tenido en mi carrera política y con todos los medios de referirme expresamente al caso y por eso acepté esto.

Gabriel García Morales. Primero yo tuve un ministro de obras públicas excelente, Andrés Uriel Gallego, tal vez el mejor profesor de la Universidad Nacional, premio nacional de ingeniería de cálculo, un hombre de toda la ética y de todos los principios morales.

¿De dónde llegó Gabriel García Morales? Lo recomendó la Cámara de Comercio de Cartagena, sin recomendación política. Graduado en la Universidad los Andes y de la Universidad Mason de Estados Unidos.

Cómo consiguió el gobierno mío la ruta del sol. Se estructuró con la corporación financiera internacional del banco mundial. Hubo un panel de abogados excelentes, asesor, se manejó toda la contratación públicamente, que era una norma de mi gobierno, cuando adjudicamos el aeropuerto El Dorado estuvo dos veces de la televisión en esa distinción.

La otra compañía que disputaban con el consorcio en el cual estaba Odebrecht, consorcio que ganó, la otra compañía tenía un problema de pólizas de experiencia externa. Entonces a los años aparece el soborno a Gabriel García Morales, cómo no me va a doler Juanita, es que yo vuelvo y lanzo el reto, no hay un contratista que pueda decir que me ha sobornado o que lo he perseguido o que no le he adjudicado… o que lo he favorecido. Eso en lo referente a Gabriel García Morales.

¿Quiere que sigamos con la microgerencia?

Sí. Yo lo que quisiera saber es por qué se le pasan esas cosas de gente tan cercana a usted cuando todo lo demás no se le pasa.

No, Juanita. A ver, usted que cree que es muy fácil, primero los romanos a mí me enseñaron en el derecho romano un principio, la culpa in eligendo.

Yo creo que fui muy cuidadoso en el nombramiento del viceministro, cuando nombré a Gabriel García Morales, sin recomendación política, Cámara de Comercio de Cartagena, de una familia de reputación, egresado de los Andes y de la universidad Mason de los Estados Unidos. Entonces tuve toda la diligencia. No creo que le vayan a decir, sobre todo con el estricto que soy yo, no es que me sobornaron.

Todavía cuando estalló el escándalo, años después, yo todavía no hablaba con él, sino cuando estalló el escándalo, yo no volví a hablar con él desde estalló el escándalo, que salimos del gobierno, sin ninguna prevención. Cuando estalló el escándalo le pregunté al senador Fernando Araújo usted conoce a Gabriel García Morales. Él me dijo: Sí, es casi de mi edad. Yo lo conozco en Cartagena. ¿Dónde estará? Y lo encontré en Madrid por teléfono me juró y rejuró que eso era mentira, a los pocos días en la cárcel y confesó.

Le voy a hablar de María Claudia Daza, ¿me permite?

Maria Claudia hace parte de un grupo de jóvenes del Cesar que me empezaron a apoyar a mí muy temprano en la primera campaña. Yo vivía la en Oxford y los domingos iban estudiantes a mi casa de Londres, de una pareja colombianos entre ellos personas del Cesar y después ellos crearon un grupo de apoyo a mi candidatura en el Cesar y después apareció María Claudia Daza. Su padre me apoyó muchísimo.

Entonces en una vacante al equipo de la UTL yo la nombré en la UTL. Lo del Ñeñe, cuando aparecen esos rumores, yo me entero por varios medios y le pregunto mucho a ella y ella me niega. Ella me dice no es que yo soy amiga de la señora del Ñeñe desde que estábamos pequeñas. Publican unas fotos de ellas adolescentes, etcétera.

Al lunes siguiente la llamo yo y le dije María Claudia, yo tengo el íntimo convencimiento por estas grabaciones de que usted es la persona que está hablando con el Ñeñe. Ella me dice “¿por qué me pierde la confianza? Me voy para donde un abogado, renuncio”. Tuve la responsabilidad de informarle yo al país que era María Claudia la de esas interceptaciones.

Si quiere hablamos de Compré votos. Desde que fui elegido concejal en un pueblo de Antioquia muy joven, he tenido campañas de fuentes de financiación transparente, de cuantía moderada. Yo trabajo la política muchísimo. Entonces no llego a las elecciones con afugias porque acumulo mucho trabajo y nuestra campaña nunca han tenido derroche. Segundo desde que existe la legislación que obliga a registrar todos los ingresos y gastos, lo cumplo al pie de la letra.

Tercero he tenido los mejores gerentes, empezando por el doctor Fabio Echeverri Correa, en las dos candidaturas a la presidencia. Cuarto, no ha pasado por mi mente, y he hecho política por todo el país y a toda hora, comprar un voto. Lo puede preguntar a todos mis colaboradores. Me parece que lo de María Claudia y el Ñeñe fue una imprudencia de día.

Estoy seguro que ni la campaña del presidente Duque ni los allegados compraron votos. Es una injusticia, es una injusticia lo que está ocurriendo. He dicho públicamente que ella debería aclararle al país que he conocido a mi persona, como reto y he retado a todos quienes han sido colaboradores conmigo, podrán decir es malgenio, tal cosa, muy exigente, pero no podrán decir que les he dado mal ejemplo.

Claro, sobre todo porque usted usted la conoce desde el 99, ¿no? Lo apoyó en su campaña presidencial fue vicecónsul en Miami. A María Claudia la conoce desde hace muchísimos años. No fue solo desde que entró a su UTL sino en su primera campaña en el 99.

Se lo acabo de decir. El Ñeñe Hernández. Yo lo conocí al Ñeñe Hernández, no fui amigo de él. Me ha gustado mucho los testimonios de su esposa en declaraciones a colegas suyos de la señora madre, donde aparece una foto mía con él en un acto público de Bucaramanga…

Sí, pero la relación con el Ñeñe claramente es con el presidente Iván Duque. Es más el audio de María Claudia donde dice que usted la mandó..

Salgo en defensa del presidente. El presidente Iván Duque ha sido una persona absolutamente transparente. Esa estrategia ahora, es que no me ha dado tiempo de hablar de la estrategia que tienen los difamadores. Que este gobierno es corrupto, que la compró votos...

Sí...Yo no le estoy preguntando…

Que Colombia está gobernada por la narcocracia.

No y no quiero ni siquiera ni siquiera, quiero entrar en él.

…. El papá del doctor Iván Duque el presidente, fue amigo del papá del Ñeñe Hernández. Ahí están las veces que el presidente Duque se vio con el Ñeñe Hernández. Yo creo que ha quedado muy claro en estos días. Salir de ahí a darle crédito a la infamia de que hubo dineros del narcotráfico en la campaña del presidente Duque, de que hubo compra de votos.

No, es que además, la campaña fue emparejada por un hombre pulcro, absolutamente, Luis Guillermo Echeverry. Y se propuso como norma en la segunda vuelta no recibir dinero, sino obtener unos créditos que pagaron con reembolsos.

Ni siquiera me quiero meter en esa financiación porque no quiero, no quiero hacerlo sobre rumores, sino sobre los hechos judicial los casos judiciales que fue en lo que nos comprometimos.

¿Usted me deja hablar de la microgerencia y el caso del militar? Yo estoy anotando todo aquí. Mire yo he tenido una visión para el país que es un país seguro, con valores democráticos, con una gran iniciativa privada y una política social simultánea, economía fraterna sin odios de clases.

Y cuando yo fui a la universidad de Harvard viejo, hice un posgrado en administración. No pude ir joven porque la Farc asesinó a mi padre. Y recuerdo que estudiábamos mucho el sistema de administración de los Estados Unidos y del gobierno japonés, entonces decían después de la segunda guerra mundial el empresario norteamericano recorrido la empresa en un campo muy grande en un cadillac tomando cerveza, el japonés recorría la empresa con un overol, un destornillador, un martillito, un alicante, haciendo ajustes.

Microgerencia y eso me obsesionó mucho. En algo que yo no hice y que no alcancé a hacer microgerencia fue lo que salió mal. Microgerencia de las fuerzas armadas, si es verdad. Yo pasaba un viernes como este. Mi viernes cultural era quedarme hasta las 2:00, 3:00, 4:00 de la mañana, llamando a todos los comandantes, a ver cómo iba el mejoramiento del orden público y eso facilita… Una prueba, no hay uno que pueda decir que en una llamada de esas, yo le di un mal ejemplo.

Claro, precisamente porque conozco esos ejemplos que usted está mencionando es que a mí me sorprende que usted no se diera cuenta que estaban tranzando dádivas por su reelección para cambiar la reelección en el Congreso como pasó con la Yidis Política o que usted no supiera…

No, perdón, no. En la Yidis Política hay un problema que se llama una auto incriminación. Que la corte le dio validez, no sólo frente a ella, sino contra los ministros nuestros. Cómo va a meter a la cárcel a Diego Palacio, que porque le renovaron un contrato a un médico por en un hospital de barranca.

Una cosa, que usted más que periodista es politóloga y yo le ruego que estudie un tema: la gobernabilidad mía vino del apoyo popular, no de prebendas a los congresistas.

Eso está clarísimo y no hay ninguna afirmación en este sentido, pero hay unos ministros condenados por la Yidis política…

Como yo le reconozco a usted el tema de Gabriel García Morales que me da mucha tristeza, lo de los ministros es totalmente injusto. Y le ruego hacerlo concordante con lo que reveló la prensa nacional de grabaciones a la corte, donde la corte decía “a los ministro de Uribe hay que meterlos a la cárcel, no por razones jurídicas sino políticas”. Eso a mí sí que me frustró esto, porque yo me formé en una escuela de derecho en la cual nos infundían superior respeto por los magistrados y también profesor, por ejemplo uno de los profesores míos, que más recuerdo, mi gran profesor, mi gran amigo, mi mayor contradictor, el doctor Carlos Gaviria, y a él también, desde la otra orilla hay que ver cómo nos infundía respeto por los magistrados.

Yo me formé en esa tesis, yo no he tenido magistrados, ni contralores, ni procuradores. Me he mantenido al margen de eso. Podrá decirse en el futuro Uribe gobiernó, pero yo no tuve esos poderes, Juanita, y a mí sí me sorprendió mucho leer en un periódico nacional, que muchas veces me hace oposición, que este magistrado dijo hay que darle un golpe de Estado a Uribe y este dijo hay que meter a la cárcel a estos ministros por política.

Ahora que se abre la segunda instancia, pues esos casos van a volver a ser abiertos y seguramente juzgados y pues ahí veremos qué falla la justicia y la verdad es…

Una precisión. Mire que el caso que definió ahora la Corte Constitucional del doctor Andrés Arias es inter-partes, o sea que no es una... no es una decisión de la corte de alcance general.

Claro pero crea un precedente y seguramente Sabas Pretelt va a pedir que se abra su caso, Maria Isabel Hurtado...

...para que se respete ese derecho fundamental que es el de la segunda instancia se tendrán que seguir apelando a Naciones Unidas para que Naciones Unidas siga produciendo fallos como el del doctor Arias.

Manipulación de testigos

Bueno, doctor Uribe, pasemos al caso de la supuesta manipulación de testigos por la que fue citado a indagatoria.

Pero antes déjeme decirle una cosa. Yo sí le pediría usted ha notado en todos estos minutos mi voluntad de contestarle caso por caso. Si me va a generalizar, enseguida lléveme y me va preguntando caso por caso, yo los anoto.

En este caso a usted... la investigación es por supuestamente manipular al testigo Juan Guillermo Monsalve, un paramilitar, para que cambiara el testimonio que lo vinculaba a usted o que él los acusaba a usted y a su hermano con el paramilitarismo en Antioquia, en otro proceso penal que lleva años en una etapa preliminar. En este caso su abogado Diego Cadena aceptó que él fue a la Picota a buscar testimonios y que él le pagó 40 millones de pesos a otro paramilitar que iba a declarar a favor suyo, pero por una ayuda humanitaria, y que usted no lo sabía. Monsaleve grabó a Cadena ofreciéndole beneficios por retractarse y acusar a Iván Cepeda y usted y su abogado han dicho que usted tampoco sabía de eso. Ahí pues me parece que la justicia también determinará el caso, pero ahí otra vez me parece que hay un patrón en que una persona cercana a usted termine en líos con la justicia por beneficiarlo a usted. Y yo le pregunto si usted cree que ahí usted crea un ambiente propicio para que la gente haga esas cosas por usted sin que usted se las pida, sin que usted les dé mal ejemplo. O sea por qué termina su abogado haciendo algo por iniciativa propia pagándole de su plata a un paramilitar para que cambie el testimonio… Por qué no hablamos de ese caso en concreto.

En concreto, mire Juanita, a usted le informaron mal. Ningún pago hay de 40 millones. Ningún pago a Juan Guillermo Monsalve.

No, a Juan Guillermo Monsalve, no. Él le pagó otro paramilitar… Exacto, Carlos Enrique Vélez.

Después le cuento por qué conocí a Diego Cadena. Es un tema bien importante.

El tema de Juan Guillermo Monsalve. Por ejemplo el grupo Pipintá, era un grupo paramilitar, me dijo Luis Carlos Restrepo, esta gente no se desmoviliza, métanlos a la cárcel. Hay que ver las dificultades, las infamias que un señor de esos ha dicho en la justicia contra mi persona. O Juan Guillermo Monsalve. Juan Guillermo Monsalve fue condenado por secuestro y asesinato, a 40 años, por favor entonces a él le prometieron el oro y el moro, que pasarlo a la ley de justicia. Si fuera el paramilitar que han dicho tendría que estar en la Ley de justicia y paz, no entró a la ley de justicia y paz.

Sacó unas fábulas que relacionan con la finca Guacharacas. Mi familia cuando mi padre murió tenía 6.000 hectáreas. Y hoy que tanto maltratan a mi persona, a mi familia y a mi persona, yo creo que todo el grupo familiar no llega a 1.660 hectáreas. En Guacharacas arruinaron a mis hermanas y a mis hermanos. Hubo que venderla por nada. Me dicen que hace dos o tres años la compró una minera que para tener un parque de compensación por cerca de 30.000 millones de pesos. No solamente asesinaron a mis padres, quemaron la finca, nos obligaron a malvenderla sino que nos montaron un prociso de paramilitarismo.

Entonces dicen las fábulas que yo siendo gobernador bajaba allá y patrullaba como paramilitar. Hombre, yo no he tenido sino de escolta a las fuerzas armadas desde el año 88. Las fuerzas armadas de Colombia si han sido juiciosa deberían decir a dónde estaba yo desde el año 88. Hay que ver mi dificultades para moverme como gobernador de Antioquia. El mismo día que salí de la Gobernación me fui a ese exilio que aproveché muy bien académicamente en Inglaterra.

Entonces después, un senador de la república bien amigo de la Farc, presenta en la Fiscalía un testimonio de ese Juan Guillermo Monsalve y de otros, del Cacique Pipintá a quien hice capturar, y oiga y una ONG cercana a ese senador le pagó a la familia de Monsalve y eso está probado. Y yo no sé eso por qué no lo judicializan y todo eso lo denunciamos nosotros. Lo denunciamos en el año 2012, cuando apareció otro testigo a [INENTENDIBLE] que después lo mataron, a decir que hay ofrecían beneficios por acusar a mi hermano y a mí. Cuando lo mataron dijeron “no, lo hizo matar Uribe, lo hizo matar Uribe”.

Nosotros proponemos esas denuncias en el año 2012. Solamente en el proceso electoral y en el año en el año 2014 el senador me hace un debate ordenado por Santos en el senado sobre toda mi vida, el debate de las infamias, ordenados por Santos, con la complacencia de la Farc, etcétera. Y todo eso lo denuncio y me traen unas pruebas que entrego en la corte de cómo el senador había ofrecido beneficios para que me acusaran a mí, y en el año 2018, en plena campaña, dice la corte, dice el magistrado Barceló todo eso manipulado. Cómo le parece.

Compulsa unas copias, ni siquiera me recibieron una declaración preliminar, cómo se llama, no la preliminar, no una que es voluntaria.

Sí, como una versión libre.

Una versión libre y entonces, oiga lo que aparece, Juanita. Usted recuerda que en los Estados Unidos hubo una audiencia a Andrés Arias en la que lo dejaron libre. Yo estuve ahí, porque me citaron. Yo había mandado una declaración que dice lo siguiente: que no había tratado con Estados Unidos de extradición y que las extradiciones del gobierno que yo ordené, se hicieron en virtud del código de procedimiento penal. Porque tuvimos un problema, por ejemplo el presidente Santos dijo que no extraditaba a Makled de Estados Unidos sino de Venezuela, que porque con Estados Unidos no había tratado. Y después para pedir que trajeran a Arias, dijo que sí había tratado.

Caso de Makled, gravísimo. Lo mandaron para Venezuela, era un testigo y sobre todo ese involucramiento chavista en el narcotráfico, se lo advertí al presidente Santos. Ya lo van a silenciar, porque a él le aplican la cárcel cubana. Pero sigamos.

En esa audiencia de Andrés Arias, creo que es en el año [20]16, yo llego y me dicen los abogados “el juez lo deja hablar con usted”. Entré a un cuarto piso, no, no sé a qué piso. Me escoltan unos muchachos fornidos, musculosos, abren una puerta, parece un sitio totalmente oscuro, ponen unas iluminarias y está Arias sentado ahí, de pijama de preso, está de pie sin manos, en una situación impresionante totalmente amarrado. Me muestra el torso de los pies con unas llagas y me dicen “es que la cárcel está al otro lado. Me traen aquí por un sótano, y tengo que caminar con los pies esposados”. Entonces como la señora me había entregado una ropa, se la llevé y me dijo “es la primera vez que me van a dejar asistir vestido. Pero es que le quiero contar que en esta cárcel dicen que en el proceso contra su hermano”, unas personas extraditadas por mi gobierno que estaban en esa cárcel, “que el precio contra su hermano es una venganza porque usted los extraditó”.

Vine a Colombia, pedí investigación sobre eso, nada. Vuelvo a Estados Unidos el 2 de febrero del año 2017. ¿Por qué recuerdo? Porque voy generalmente a La Guajira el 2 de febrero para la procesión de la Santísima Virgen de los Remedios. Y al otro día tenía que dar otra conferencia en la Universidad de Miami. Llegué a Estados Unidos, desayuné con algunas personas, llegó Abelardo de la Espriella a quien aprecio porque quise mucho y he sido amigo de su padre, quien me ha parecido un personaje honesto y muy interesante. Y le dije “Abelardo, usted que sabe de derecho penal, pregunte si esto es verdad, que dicen aquí”. Y a los días me llama y me dice “sí, es verdad”. Me operan a mí, me quedo en la casa, recuperándome de la operación y un día aparece el abogado Cadena, me dijo “usted está interesado en este tema”, le dije “sí”. Me dijo: “Yo soy el mismo que le comuniqué a personas para que ustedes supieran en el 2011 el tema del pago del narcotráfico a asesores políticos de Santos”. Le dije: “¿y por qué no siguieron con el tema?”. “Mi cliente Diego Rastrojo no quiso por la situación política”, me dijo, “es que mis clientes no solamente tienen información del montaje contra su hermano, sino del asesinato de Álvaro Gómez...

Pero, ush, para que no nos vayamos hasta Álvaro Gómez.

Pero mire qué tema, mire qué tema Juanita. Entonces yo llamé a la Fiscalía, le pedí al Fiscal General que lo recibieran a él y le dijeron que fuera a donde el fiscal de mi hermano. Diego llegó allá y el fiscal le dijo “Ah, ¿usted trae información? Es que van a acusar a Santiago Uribe”. Diego no supo qué contestar y regresó a dónde mi persona y le digo “hombre, que traigan unas ofertas de declaración por escrito”. Las trajeron. Me las entregaron a mí. ¿Sabe qué día se las llevé yo al fiscal? Porque es que esto tiene una ilación de hitos, de de fechas que lo hacen inolvidable.

Estaba yo con el fiscal general entregándole eso, 3 ofertas de estos señores para declarar desde cárceles de Estados Unidos sobre los dos temas, y estalla el escándalo del cartel de la Toga. Me tocó a mí, estando en el despacho del fiscal general. Al tiempo me llaman a declarar y le dije a Diego Cadena “usted me acompaña”. Todo este proceso se lo dije a la fiscalía ese día, se lo he dicho a la corte, se lo he dicho a los medios de comunicación y entonces aquí viene lo de Monsalve y compañía. ¿Sabe cuál es el elemento transversal en todo eso que llaman manipulación de testigos? Que yo mando corroborar informaciones que a mí me llegan. Por ejemplo la corte le recibió testimonio a una persona que me dijo a mí “me llega la información de la cárcel de que ese señor Juan Guillermo Monsalve dijo una mentira y quiere rectificar”. Por eso va Diego Cadena.

Enseguida le dice un diputado de Antioquia, “la corte no lo ha escuchado, no lo ha escuchado”. Me dice, “tengo unos amigos comunes con el Tuso Sierra en Miami y él ha dicho que a él lo visitaron a la cárcel y le ofrecieron beneficios para que lo acusara a usted”. Eso es lo que mandó corroborar y lo corrobora una investigadora que había trabajado con el FBI y todo eso él se lleva a la cárcel, pero no le sigo contando todo el proceso, simplemente para que le quede claro esto: yo voy en busca de corroborar, no es busca de manipular. Y la corte lo conoce totalmente y ese es el elemento común en todos los hechos que están involucrados a ese proceso.

Claro, doctor Uribe, pero están ad portas de imputar a su abogado por manipular el testigo pues la Fiscalía ya decidirá si sí lo hizo o no. Pero a mí ahí también me sorprende un poco otros casos de que son similares en donde personas dicen que su defensa, en el pasado, que los ha presionado para firmar papeles en blanco, para retractarse. Está el caso del hacker Sepúlveda que dijo que lo habían presionado para declarar en contra de Zuluaga y en contra de Uribe…

El Hacker Sepúlveda… La defensa mía no ha tenido nada que ver con el hacker Sepúlveda.

Él dijo en Semana, en ese momento dijo que querían que dijera que aquí me estaban presionando que aquí en la Fiscalía me estaban presionando para declarar en contra de Uribe. Le digo los otros casos, Tasmania...

Hemos perdido en esta entrevista en cosas que no están debidamente sustentadas.

Yo creo que esto es bastante relevante. Que Tasmania, por ejemplo, el paramilitar…

Eso no es verdad. No ha habido abogados míos que obliguen a testigos.

Yo no estoy diciendo que lo hayan obligado. Estoy diciendo que los paramilitares han dicho que los han presionado en ese sentido y por eso le doy los nombres…

¿Los han presionado quién? Al contrario…

Le doy los nombres y con eso usted puede decir que no es así. Pero Tasmania que es el paramilitar que era testigo del complot contra la Corte Suprema de Justicia cuando esa corporación empezó a investigar los casos de parapolítica, contó que su abogado le había dicho que firmara un papel y usaron esa firma para añadirle una declaración que él no había hecho y que usted mostró públicamente esa carta y después cuando él dijo que él lo desmintió, el abogado de Tasmania, Sergio González, terminó preso.

Doctora Juanita, el doctor Sergio González no era abogado mío. Yo lo vine a conocer cuando fui a declarar sobre el tema. El señor Tasmania manda una declaración y yo se la conté a los organismos judiciales.

Y al país.

No es la única. Es que hay muchas declaraciones de magistrados auxiliares que presionaron para que se declarara en mi contra. Por favor, no es la única. Ese caso de Tasmania y por ejemplo se quiso decir que había sido un montaje hecho por mi hermano Santiago. Y no sé si a Tasmania o a otro tipo de esos lo mataron cuando salió de la cárcel.

A Francisco Villalba que lo implicó a su hermano y a usted la masacre de El Aro, también firmó un papel en blanco que luego…

No, no, Juanita. Oiga lo que dijo Francisco Villalba. Oiga lo que dijo Francisco Villalba. Dijo lo siguiente: que yo había ido a un pueblo de Antioquia que queda entre Tarazá y Uribe Antioquia, se llama La Caucana, siendo gobernador, en un jeep blanco y rojo. Yo de gobernador no me pude mover sino en helicóptero. Que había ido con mi hermano y 12 paramilitares. Mi hermano... si usted conociera el patrimonio y la vida de mi hermano pensaría distinto. Pero es que es muy importante que ustedes se conozcan todos los personajes y no solamente unas versiones.

Involucró a un general que había muerto nueve meses antes y ahí han investigado bien lo de la masacre. Por ejemplo, dicen que yo fui homicida pues hombre es tan difícil uno como gobernador… Yo todos los días hacía en la gobernación un consejo de seguridad con los militares, los policías, la fiscalía, el CTI, la comisión de paz de Antioquia, también en la procuraduría. Iban civiles a denunciar, etcétera.

¿Sabe quién era el comandante de la cuarta brigada? El general Carlos Ospina, hoy profesor de una universidad en los Estados Unidos de todo el prestigio. Y en la corte hay una carta que él me manda, en la cual me dice que estuvo en Ituango y que no advirtió ninguna colusión entre paramilitares y el ejército. Ahí está en la corte, Juanita. Y entonces trataron de involucrar pilotos de la Gobernación de Antioquia. ¿Sabe qué pilotos me movilizaron a mí? Los mismos que venían del doctor Gilberto Echeverri y el doctor Juan Gómez. Ya murió uno, sería muy bueno que ustedes conocieran cómo se manejan esos helicópteros de la gobernación, el servicio de área de salud, la independencia frente al despacho del gobernador, la bitácora.

Toda esa infamia de Francisco Villalba y salió y lo mataron y dijeron “lo mató Uribe”. Por favor…

Yo solo le estoy preguntando que él también firmó un papel en blanco, que luego salió una información diciendo que se retractaba contra usted.

No, Juanita. No, no, no, Juanita.

O sea, ¿usted dice que ese incidente no pasó?

Lo único que se hizo ahí fue estos elementos fácticos que le acabo de decir, de la caucana, del famoso carro, de los helicópteros, de que yo había ido allá… Desmentirlos, Juanita, desmentirlos. Es que son hechos muy fácilmente desvirtuables, Juanita.

Doctor Uribe, si esos casos son tan desvirtuables, ¿por qué no es en su interés que este caso se resuelva lo más rápido posible el de la manipulación de los testigos?

Juanita, he aportado todo. Le quiero decir, le voy a dejar esto para su reflexión después, esta noche, mañana que piense en esta entrevista: yo no he ido a buscar un solo testigo para que cambie un testimonio. He buscado, y todos los casos los he mandado a la corte, corroborar las informaciones que me llegan.

Por ejemplo, un hombre muy importante hoy acá: Hernando Torres Barrera de muy buena reputación, se me acerca y me dice: “yo lo aprecio mucho a usted, mi familia es amiga de la familia de una fiscal que está presa, y esa fiscal quiere dar una declaración porque conoció todo el montaje contra su hermano”. Eso es lo que se manda a corroborar.

Un día de estos yo en plena campaña del presidente Duque, en Pacho, Cundinamarca, y saliendo en medio de muchas personas, se me arrima un hombre fornido, grueso y me dice: “yo soy desmovilizado. Yo conocí a su familia en Medellín. Necesito decirle una cosa muy delicada”. Como ya sabíamos, dígamela hombre. Y me dijo “no, no”. Entonces le dije: “móntese al vehículo. Este es el conductor, este es el el coronel que me maneja la seguridad”. Entonces me dijo que lo habían aproximado Fulano y Perano a pedirle que declarara contra mí.

Ese mismo día llamé yo a mi UTL, a un hombre muy, muy competente que fue de mi UTL, totalmente honorable, cundinamarqués, el doctor fabián. Le dije “hoy es sábado llámese al doctor Jaime Granados el lunes, lleven a la corte esto de inmediato, acabo de vivir esto”....

Entonces, doctor Uribe, sólo para tener claridad, ¿usted cree que esa imputación que le van a hacer a su abogado Cadena fue por algo que hizo a sus espaldas o es por algo injusto que no hizo?

No, Juanita. No me meta en los términos “a sus espaldas”, ni “me acabo de enterar”, que esos términos tienen una figuración muy negativa en el imaginario de los colombianos. Yo doy las peleas de frente.

A usted la indujeron a un error, hablando de 40 millones...

Ok, pero lo están, lo van a imputar. No lo han imputado es por el coronavirus.

Carlos Enrique Vélez, hay una cantidad de episodios de ese testigo que se conocieron después, en los cuales él, en otros casos decía, que le habían ofrecido prebendas para declarar contra mi familia y contra mí. Lo mismo que dijo en el proceso nuestro. Entonces al doctor Diego Cadena le llega esta información y me consulta. Hombre, si él está diciendo eso, corrobórelo.

Tiempo después, el doctor Diego Cadena en su oficina le ayudaron por no sé qué cosa humanitaria y se ha probado que ese tipo es un estafador. Él pidió 40- 60 millones y como no se los dieron, porque ya vieron, que no era un tema humanitario sino un tema extorsivo, cambió la versión, pero esa versión él la había repetido en otros procesos. La Fiscalía lo tiene todo. Qué injusto que metieran al doctor Diego Cadena a la cárcel. Ojalá examinara en detalle el tema. Y a mí no me diga “a mis espaldas”, a mí no venga con que “me acabo de enterar”, que yo no participo de esa manera de pensar. Yo he procurado siempre combatir con las cartas sobre la mesa.

Doctor Uribe, yo me imagino que el primer interesado en que estos casos se resuelvan pues sería usted, y me llama la atención por qué en este caso de indagatoria usted renunció cuando se le abrieron, después se arrepintió a la siguiente semana, después recusó a tres de los magistrados y se lo negaron con los argumentos de que eran distractores deliberados. Después, el 3 de septiembre la Sala de Instrucción negó las recusaciones en segunda instancia, luego usted interpuso dos nulidades que retrasaron su llamado hasta octubre del 2019… ¿Por qué todas estas acciones que han retrasado que ese caso avance?

No doctora Juanita. Primero le quiero decir lo siguiente: ¿por qué renuncié yo al Senado? Pero es que esto lo he dicho muchas veces. Yo creo que ustedes tendrían la información mía porque lo he dicho muchas veces en público. Mire, doctora Juanita, después de que había pedido una versión libre, en el caso aquél que venía del 2012, y que en lugar de seguir la judicialización a quien había ido a las cárceles docenas de veces a comprar testigos, hicieron una compulsa de copias en mi contra. No me quisieron dar en ese caso la versión libre y me me abren la otra investigación sin notificarme.

¿Sabe cómo me la notificaron? Me llamaron y me dijeron “es que hay un nuevo proceso contra usted y está citado a indagatoria”. Y mire lo grave, el magistrado Barceló le decía a colegas suyos de Bogotá, en esa campaña, “voy a meter a Uribe a la cárcel, lo voy a ‘indagatoriar’’. Y a mí me lo decían: ‘mire lo que le dijo tal periodista a tal periodista’, y yo hacía caso omiso de eso. Y decía, ¿pero por qué? Yo en plena campaña de elección del presidente Duque. Y un magistrado dijo en la Sala Plena de la Corte “vamos a meter a Uribea la cárcel”. A mí me parece muy grave.

Entonces el día que me llaman a indagatoria y yo hablo con mi señora en la intimidad. Entonces tomo la decisión de renunciar al Senado. Hay un programa, de esos programas de radio de la noche, Hora 20, y el magistrado Barceló llama. Esto hace quedar muy mal a la justicia, decir que tienen agarrado a Uribe, que Uribe está renunciando es para salirse del fuero de la Corte, que quiere eludir a la Corte. Por eso yo le digo al presidente del Senado de entonces, a Ernesto Macías, si el efecto de que yo renuncie al Senado es que se cumpla lo que ha dicho Barceló, yo no renuncio, retiro la renuncia. Por eso la retiré, Juanita.

O sea, ¿no era para esperar a que se creara la sala de instrucción?

Eso era incierto Juanita, eso era incierto, Juanita. La verdad es que uno no puede pedirle al periodista que proceda con desprevención, pero tanta suspicacia… No había la idea de la sala instrucción, doctora Juanita. Ahora, yo no estuve de acuerdo con las nulidades ni recusaciones. ¿Sabe qué? El doctor Barceló, después de que hizo todos esos comentarios a la prensa, en otro país democrático no le habrían aceptado eso. Eso es muy, muy grave para la Corte. Él debió declararse impedido en el caso mío. Y el doctor Luis Hernández, que sigue en la Corte, después de que dijo en sala plena de la Corte, y no me lo dijo ninguna grabación, lo comentó con sus compañeros: “que van a meter a Uribe a la cárcel”. Debió declararse impedido, Juanita.

Pero sus abogados diseñan la estrategia sin consultarle a usted sobre sobre las nulidades y eso.

Le cuento lo último, yo estuve en desacuerdo con que el doctor Jaime Granados recusara a la magistrada Cristina Lombana. Uno discute con ellos… El doctor Diego Cadena me dijo “hombre, ¿cómo le parece que este tipo me trató de extorsionar? Por un tema humanitario se le dio para unos un viáticos, algo en esa investigación, se le dio una suma pequeña, que no recuerdo, pero es muy pequeña, yo cometí ese error”. ¿Sabe qué le dije, delante de la persona? Doctor Diego, si usted me hubiera consultado le digo: “así sea el peor caso, el más dramático caso humanitario, no le de un peso, no les dé un peso”.

No crea, Juanita, yo vivo ocupado. Por ejemplo procuró cumplirle muy bien al Senado. ¿Sabe por qué yo le aplacé está esta entrevista esta semana? Por ser cumplido con el Senado. La estamos haciendo hoy porque hoy no hubo plenaria. Entonces le delego mucho a los abogados.

Pedro Juan Moreno

Y la última pregunta que le quiero hacer, o el último caso, es el de Pedro Juan Moreno, que ha vuelto otra vez a la opinión pública y le recuerdo a los usuarios de La Silla Vacía que nos están viendo que Pedro Juan fue secretario de Gobierno durante su Gobernación de Antioquia, era muy amigo suyo pero luego se convirtió en un crítico de su gobierno desde la revista La Otra Verdad. Él murió el 24 de febrero del 2006 en un accidente aéreo cuando se desplazaba desde el Olaya Herrera hasta Dabeiba en un helicóptero. Y una investigación de la Aerocivil concluyó que fue un accidente y usted ha dicho que tan fue así que incluso el fabricante de la aeronave participó en la investigación.

Sin embargo, en el libro que publicó Maria Mcfarland ella cita a ‘Don Berna’, al paramilitar, diciendo que en este caso se había saboteado el helicóptero y que la acción, lo cito entre comillas, “había sido llevada a cabo por órdenes de Uribe”. Y Daniel Coronell recordó hace poco un informe del CTI del agosto del 2014 donde cuestiona ese estudio de la Aerocivil y dice que hay indicios de que pudo haber sido un saboteo. En particular habla del asesinato de una trabajadora de los hangares, de Nancy Orozco Zapata, que había mencionado en un correo electrónico la posibilidad de que el helicóptero hubiera sido saboteado y que fue encontrada muerta en el 2007 con un cartel que decía “aquí no se aceptan sapas”. Yo sé que ese es un caso que es muy sensible para usted y quisiera saber su versión sobre esto último que ha salido.

Lo grave es que en estos días me preguntaban en la reunión con los invitados que qué propondría para despolitizar la justicia. Les dije que muchas cosas: el último eslabón que elevó la politización de la justicia es la JEP, por su origen, en la concepción y en los magistrados. Deberían eliminarla, sacar a los militares de ahí. ¡Gravísimo! Eso es politización de la justicia poner a los militares de Colombia, el país que menos interrupción democrática tuvo el siglo pasado: cuatro años. México tuvo doce.

Unas fuerzas democráticas, cuando algunos de sus integrantes han violado la ley han sido severamente castigados y los pusieron al nivel de terroristas. Me dijeron “¿qué más?”, y dije que se acabe el ejercicio de la justicia mediática. Que a los magistrado les importa más el periodismo que el expediente. Eso hace mucho daño, hace enorme daño.

A mí me sorprende que ese informe lo tuviera el CTI y el implicado, que soy yo, no lo conociera, pero sí lo conoció el periodista. Sinceramente, que le filtren al periodista lo que quiera, pero que también lo sepa el implicado. A mí me parece muy grave.

Pedro Juan Moreno gran amigo, es uno de los temas que más me ha dolido en la vida, que creen esa infamia. ¿Por qué lo nombré secretario del gobierno? Yo gané la Gobernación de Antioquia con muchas dificultades. Fui al Partido Liberal a inscribirme para una consulta y no la dejaron hacer. Dijeron si la hacemos gana Uribe.

Entonces llegamos a la elección tres candidatos apoyados por liberales, contra un gran candidato conservador, el doctor Núñez Lapeira, un hombre respetado. Gané por muy poquito margen. Me apoyó el grupo conservador del doctor Álvaro Villegas Moreno y por eso Pedro Juan Moreno fue secretario el gobierno.

Cuando terminó la gobernación hubo una acusación muy injusta contra Gilberto Moreno, el padre de Pedro Juan, que tenía unos laboratorios 30, 35, 40 años antes de precursores químicos. Pedro Juan se murió de rabia, y con razón, por esa acusación tan injusta a Gilberto Moreno Peláez, su padre.

Yo aconsejé mucho a Pedro Juan, le dije explica las cosas, pero no siga en esa pelea con la Policía. Él quiso que lo nombrara Ministro Defensa, yo nombré a Martha Lucia. Le dije: “Pedro con esa a pelea con la Policía, no”. Enseguida me dijo que creáramos una oficina de inteligencia de la presidencia, “de ninguna manera Pedro, usted sabe que yo voy a combatir aquí a todos los criminales. Le vamos a recuperar la seguridad, la inversión y la política social a Colombia, pero con transparencia. Yo soy un combatiente democrático eso no queda bien”. Le dije váyase a la embajada de Israel, no quiso. Hizo unas denuncias, nunca contra mí, en esa revista y aspiraba al Senado. Y estaban apoyándome y hay ese accidente. En el accidente, además, muere su hijo, a quien yo quería mucho, y muere la hija de un señor que fue secretario en mi Gobernación, una familia que quería mucho.

Hombre, de las cosas que más me ha dolido a mí es que digan que eso fue un crimen de Estado. Claro que yo me preocupé. El superior de la Aeronáutica era el ministro Andrés Uriel y él estuvo muy al pie de que en esa investigación participaran los organismos extranjeros, el fabricante, etcétera. Además de la tristeza, quedé con una vergüenza de por vida cuando ocasionalmente veo a la familia de Pedro Juan me siento muy mal con esa infamia.

Que la persona que también citan ahí, el señor ‘Don Berna’, después sacó una carta desvirtuando eso , pero hubo varios, no solamente él, diciendo que fue crimen de estado de Uribe.

Y esa señora Maria que usted cita... está bien que el periodista tenga orientación ideológica, pero cuando el periodismo está haciendo periodismo tiene que ser como el juez, dejar su orientación ideológica a un ladito, y hacer el cotejo de los hechos, que es lo que tiene que hacer el juez.

Entonces esta señora que usted mencionó, es una señora muy sesgada, pero no voy a entrar a descalificarla. Me duele mucho sí, eso sí, lo de Pedro Juan Moreno.

Sobre todo porque el rumor estaba desde, casi desde la misma muerte. Yo me acuerdo cuando yo trabaja en Semana, que usted fue a Semana a hablar con los periodistas, después de que había esa relación tan tensa con usted, y que Gloria Congote, que yo creo que usted recuerda, que era muy amiga de Pedro Juan, le preguntó precisamente por ese por ese caso, y le manifestó el resentimiento porque pensaba que estaba relacionado con ese episodio.

La verdad es a mí me ha dolido mucho la muerte de Pedro Juan y esa imputación esa imputación que me hicieron. Y fue inmediata, estábamos en plena campaña. “Uribe mató a Pedro Juan”.

Hombre, qué dolor. Sabe una cosa…

A Felipe López le escribí una vez, una notica que él la debe tener. Le dije “recuerdo a mis abuelos liberales Martín Vélez y Luis Uribe, casi llorando, ellos me contaban que casi habían llorado cuando le atribuyeron al presidente López el asesinato de Mamatoco. Le dije “reflexione doctor Felipe”.

Doctor Uribe, en ese caso…

Ahora hay un periodista, ese que vive sacando infamias contra mí. Le dijo esta semana una colega suya que ya dicen que yo los voy a hacer matar y entonces ahora vino... Mire Juanita, yo no he tenido seguridad privada. He tenido mucha seguridad pero del Estado, desde el año 88, solamente seguridad el Estado.

Y la seguridad me la han definido en el estado, yo no he dicho mándenme a Fulano o a Perano, lleva un tiempo conmigo un coronel joven, muy buena persona, y ahora vino muy preocupado a decirme: “mire este periodista está diciendo que su esquema de seguridad le está haciendo perseguimientos y lo está amenazando”.

Es como una mujer que entró en una relación, no sé cómo, era médica en la cárcel, y entró en una relación con Juan Guillermo Monsalve y después apareció como esposa de él. Quisieron enredar a Diego Cadena, y apenas no lo enredaron, porque le iban a hacer un montaje, lo iban a meter a la cárcel ese día. Creyeron que Diego estaba haciendo un mandado criminal y estaba corroborando algo legalmente, sabe que en dónde apareció esa señora, en el extranjero. Dijo que yo lo iba a mandar matar. Entonces la médica de la cárcel se alía con González. Adelantan esa coartada. No les sale y terminan en el extranjero. (Inaudible)

En este caso de Pedro Juan apareció una mujer, que en efecto apareció muerta, con ese cartel, pero además ella había mandado un correo diciendo que sí había habido un saboteo. Mi pregunta para usted es cuál es su hipótesis de por qué hay este correo, por qué aparece muerta (inaudible)

No, el CTI debieron haber avanzado en esa investigación. Lo único que yo le digo sobre el tema es que Andrés Urdiel, que era ministro, un hombre con toda la transparencia, gran amigo de Pedro Juan; mi persona, que puedo tener muchos defectos, pero he sido honesto, y he hecho mi carrera pública con amor a Colombia, nos preocupamos para que esa investigación fuera una investigación absoluta con la ciencia, con la técnica, y por eso en esa investigación participó el fabricante, etcétera.

No creo que un fabricante de helicópteros de esos, vaya a permitir que sobre su concepto objetivo prospere que lo distorsionen para tapar una mentira, no creo.

Bueno doctor Uribe, ya se acerca la hora y media, que fue lo que yo le dije a su jefe de prensa que iba a durar esta entrevista.

Sabe qué me da tristeza doctora Juanita, que muchas veces me critiquen por suposiciones, sin conocerme, sin conocer a mi familia, sin conocer qué he hecho, qué tenemos, cómo vivimos.

Por ejemplo, ahora en el tema de Marta Lucía Ramírez, he estado tan triste con el tema de la vicepresidente. Y he pensado en mi hermano. Entonces a ella la han querido descalificar por un tema del hermano, con una mentira, que fue y pagó una fianza.

 

Usted conoce muy bien la justicia internacional, usted ha vivido mucho por fuera. Ella firmó una garantía para que su hermano compareciera, y se responsabilizó de qué él llegara a la corte.

 

Allí lo condenaron y estuvo cuatro años y medio en la cárcel, y dicen que no dijo, y si una sentencia en Estados Unidos desde el intasment que todo el proceso es público. En Colombia solamente el juicio, salvo las filtraciones periodísticas.

Entonces cómo dicen, cómo dicen doctora Juanita que eso era clandestino, que era privado. Entonces yo digo a la doctora Marta Lucía le han tratado de hacer un daño injusto por su hermano. Y a mi hermano Santiago, un daño injusto por mí. Por ser hermano mío. El único pecado que tiene mi hermano Santiago, de un patrimonio muy moderado, un hombre muy básico, muy trabajador, formado académicamente en el sector agropecuario. Que ha sido buen hijo, buen hermano, buen esposo, muy bueno con sus hijastros, un lujo de persona, le quieran hacer ese daño y todo porque es hermano mío.

Hoy sí que he pensado, el caso de la autora Marta Lucía viéndolo como ejemplo y haciendo un contraste con lo de mi hermano.

Claro, doctor Uribe. Nosotros por eso en esta entrevista hemos querido ceñirnos a los hechos judiciales. Como usted se habrá dado cuenta, no he preguntado por ningún rumor, sino solamente por los hechos.

No, está bien Juanita, y espero haberle contestado con respeto..

Y muchas gracias por contestarme con ese respeto, y ya solo para terminar y porque me muero de curiosidad, solo quiero saber si usted siente que Iván Duque ha sido el presidente que usted esperaba cuando lo puso en la presidencia.

Mire Juanita, primero todo el aprecio por el presidente Duque. Lo conozco desde que nació, su transparencia. En el país ahora hay una estrategia política que es decir: “que a Duque lo eligieron con fraude. Lo eligieron con compro de votos. Falso.

Y segundo, encontró una situación muy difícil, por ejemplo yo fui heredero de una cosa muy buena, que me facilitó avanzar en seguridad. Yo fui heredero del Plan Colombia. El presidente Duque encontró 200 mil hectáreas de droga, y habían puesto candado a la política antidroga y habían tirado la llave al mar. No ha podido empezar a fumigar.

Uno quisiera que avanzara más rápido la seguridad, que empezarán a fumigar. Ojala restablezcan familias guardabosque, usted que es ambientalista, el programa ambiental más importante que ha tenido este país, lo tuvo en el gobierno que yo presidí. 200.000 familias guardabosques para cuidar la selva y tenerla libre de droga.

Uno quisiera que el gobierno hiciera más, que fuera más rápido. Pero ha hecho cosas muy buenas. Ha manejado con mucha prudencia la pandemia. Por supuesto yo digo no lleguen a tres millones con ingreso solidario, lleguen a cuatro y medio millones de familias. No dejen que en este país haya hambre y promueva acuerdo fraternos, no vayan a quitar un solo derecho los trabajadores. Uno se afana, uno quisiera muchas más cosas. Yo soy muy, como le digo, acelerado y acelero mucho, pero también comprendo las limitaciones y dificultades del gobierno. Confiamos que el gobierno lo haga muy bien y que el país ponga cuidado porque todo esto contra Marta Lucía Ramírez, contra mi persona…

Es que mire, en enero yo salí tranquilo del congreso en diciembre porque yo procuro ser muy cumplido y estaba muy entusiasmados con lo que se había aprobado allí y lo que venía, menos impuestos, la prima de los trabajadores que venían para adelante, la devolución del IVA, 3 días sin IVA, disminuirle la cotización de salud a los pensionados de baja pensión. Entonces estaba trabajando, yo trabajo toda la vida como empresario, estaba trabajando y todos los días sacaba una fotico, o dos, o tres de lugares turísticos de Colombia, contento. Cuando aparece: Uribe puso unos micrófonos en la Corte. Uribe fue financiado por Aida Merlano, el Chapo Guzmán le dio un millón de dólares a Uribe en 2007 para despachar 10 toneladas de cocaína del aeropuerto El Dorado. Y después hay este anónimo Uribe es el que ordena que hagan los perfilamiento, las interceptaciones y es el beneficiario de la información.

Bueno, Juanita, ¿sabe qué estoy pensando? Que se termine esta pandemia sin hambre, sin rabia social, con la solidaridad arriba para que se facilite la recuperación de la economía. Y pensando en un poco de proyectos que tenemos en el Centro Democrático.

Bueno, presidente Uribe bien pues muchas gracias. Oyendo son sus respuestas me queda un poco la sensación de que usted siendo como el hombre más poderoso de Colombia, o uno de los más poderosos.

Yo soy un provinciano luchador. No tengo procurador, no he tenido procurador, ni contralor ni magistrados. Nunca he ido a la corte…. Poderoso no, Juanita. ¿Sabe que soy yo? Ganoso de trabajar por Colombia.

Bueno, muchísimas gracias doctor Uribe, hay como unas dudas porque tiene que habíamos que yo le ha mandado como unas reglas para la entrevista y que en todo caso pues tampoco le estaba diciendo que le iba a preguntar, simplemente que iba a ser sobre sus investigaciones.

Despedida.

 

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Lunes, 06 Julio 2020

“Quité el fuero penal militar”: Falso

Por Laura Castaño Giraldo

Esta es una de las respuestas dadas por el expresidente Álvaro Uribe en su entrevista en La Silla Vacía. En Colombiacheck verificamos varias de sus afirmaciones.

-JJ Rendón apoyó a Santos en la primera elección de Santos contra Mockus. En la campaña contra Mockus y también después. Cuando él era el candidato suyo- aseguró Juanita León.

“(sic) quité el fuero penal militar” es un fragmento de la respuesta de Uribe para referirse a una reunión que tuvo con la reserva activa de las Fuerzas Armadas.

Lo primero que debemos precisar es que el fuero militar es “el derecho de los miembros de la Fuerza Pública a ser juzgados por un juez especializado diferente al que ordinariamente tiene la competencia”. 

Nuestro primer paso para la verificación fue hacer una búsqueda avanzada en Google para revisar reportes de prensa y actualizaciones del Gobierno Nacional sobre el tema. Encontramos, por ejemplo, esta nota de Blu Radio titulada “Uribe se arrepiente de haber quitado fuero a los militares”. En ella el expresidente y actual senador simplemente se lamenta por no haber “defendido con firmeza la Justicia Penal Militar” en su gobierno, pero no habla de su eliminación. 

En el resto de resultados que nos arrojó la búsqueda no hallamos pruebas de que el exmandatario hubiera eliminado el fuero militar. Lo que sí vimos fue que tuvo tropiezos con él. 

Tal es el caso de un acuerdo de cooperación que el Ministerio de Defensa Nacional y la Fiscalía General de la Nación firmaron el 14 de junio de 2006. Este obligaba a que las operaciones militares debían ser vigiladas por el Cuerpo Técnico de Investigación de la Fiscalía (CTI) y que las pruebas que recopilara debían ser entregadas a las Unidades de Reacción Inmediata de esa institución, con el fin de que un fiscal de la justicia ordinaria decidiera si los casos merecían traslado a la Justicia Penal Militar o no. 

Eso generó polémica y preocupación en algunos sectores. Por ejemplo, en esta nota Semana indicó que en una encuesta interna hecha en las Fuerzas Armadas en 2010, se reveló que “el principal temor entre el 85 % de 5.000 uniformados consultados era que terminaran en la cárcel por participar en combates contra la guerrilla.”

De todos modos, hay que tener en cuenta que lo anterior fue un ajuste en el funcionamiento de este tipo de justicia, no una decisión de eliminación del fuero.

Tras haber hecho esa primera indagación, contactamos al abogado Miguel José Escobar, reconocido en Youtube por explicar temas jurídicos, entre ellos los que tienen que ver con Justicia Penal Militar, para que nos contrastara la información.  

Escobar perteneció a la Justicia Penal Militar hasta 2004 y, con su experiencia en mano, nos confirmó que no es cierto que Uribe haya acabado con el fuero militar porque “tendría que haber una reforma constitucional en tal sentido”. Además, señaló que el fuero militar viene desde la Constitución de 1991 y “así lo ha establecido la Corte Constitucional de la década del noventa hasta hoy”. 

Eso es cierto. El fuero militar sigue existiendo. A la fecha de publicación de este chequeo, el artículo 221 de la Constitución, que fue reformado por última vez en 2015, dice: “De las conductas punibles cometidas por los miembros de la Fuerza Pública en servicio activo, y en relación con el mismo servicio, conocerán las cortes marciales o tribunales militares, con arreglo a las prescripciones del Código Penal Militar. Tales Cortes o Tribunales estarán integrados por miembros de la Fuerza Pública en servicio activo o en retiro”. 

Esto también existía durante el mandato del expresidente Álvaro Uribe. De hecho, en 2010, último año de su gobierno, se aprobó la Ley 1407 sobre las normas rectoras de la ley penal militar y en el artículo 1, que hace referencia precisa al fuero militar, se escribe lo mismo que ya mencionamos sobre el artículo 221 de la Constitución. 

Los únicos cambios que ha habido, como nos explicó también el abogado Escobar, tienen que ver con la especificación de cuáles delitos se consideran relacionados con el servicio militar y cuáles no, ya que de eso depende que los miembros de la Fuerza Pública y de la Policía sean juzgados por la justicia ordinaria o por la Justicia Penal Militar. 

En ese caso, Uribe hizo un par de objeciones que fueron acatadas. Él dijo que el artículo 3 sobre los delitos no relacionados con el servicio “debía referirse a todas las violaciones de Derechos Humanos e infracciones del Derecho Internacional Humanitario, y no solamente a los delitos de tortura, genocidio y desaparición forzada”. Y así quedó constatado en la norma. 

De esta manera concluimos entonces que es falso que Uribe haya quitado el fuero militar. Este sigue vigente. Lo que hay que tener en cuenta es que ha sufrido algunas modificaciones con el paso del tiempo, la mayoría de ellas vinculadas con el apartado que se refiere, como ya mencionamos, a los delitos no relacionados con el servicio.